Fiesta Nacional del 12 de octubre

Sánchez a los periodistas sobre los abucheos: “No voy a ser menos que González y Zapatero”

Sánchez a los periodistas sobre los abucheos: “No voy a ser menos que González y Zapatero”
Sánchez resta valor a la reprobación del Parlament al Rey
Comentar

La vicepresidenta asegura que quieren frenar esa declaración y que no van a aceptar desafíos a la Ley

Pedro Sánchez ha querido restar importancia a los rotundos abucheos que ha recibido esta mañana a su llegada al desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional del 12 de octubre. Ha confesado a los periodistas, en conversación informal durante la recepción ofrecida por los Reyes en el Palacio Real, que eran previsibles porque: “No voy a ser menos que González y Zapatero”, ha comentado.

Sánchez ha sido recibido con abucheos y gritos de “plagiador” y “okupa” a su llegada a Castellana, en coche oficial, poco antes de las 11 de la mañana. El líder del Gobierno socialista hacía su entrada en el punto central de los actos institucionales del 12 de octubre, donde ya le esperaban la ministra de Defensa, Margarita Robles; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido; y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Pese a que su llegada no ha sido anunciada por megafonía -al contrario que sucedió con sus predecesores en ediciones anteriores del desfile-, el público concentrado a pie de calle durante todo el recorrido, y el apostado alrededor de la tribuna de autoridades, ha dedicado pitos y abucheos constantes al presidente del Gobierno. Peticiones de “fuera” y “elecciones ya” han sido las reprobaciones más repetidas.

Cataluña y la reprobación al Rey

Pedro Sánchez ha restado valor a la reprobación del Parlament ayer al Rey Felipe VI. En conversación informal con los periodistas, durante la recepción ofrecida por los Reyes en el Palacio Real tras el desfile de la Fiesta Nacional, el líder de los socialistas ha atribuido un enfoque meramente declarativo a la decisión de Torra y los grupos nacionalistas de la cámara catalana.

La vicepresidenta Carmen Calvo, por su parte, ha confirmado que aunque se trata de un tema complejo, el Gobierno está buscando fórmulas jurídicas para recurrir dicha resolución en la que se cuestiona la monarquía, a pesar de que son conscientes de la dificultad al tratarse de un texto cuyo valor es político y no jurídico.

Sin embargo, Calvo ha insistido en que el Gobierno socialista busca una reacción contundente y ha apuntado la posibilidad de recurrir la decisión del Parlament catalán ante el Tribunal Constitucional. Dado que la voluntad del actual Ejecutivo de normalizar la relación política con Cataluña, no supondrá permitir que se haga nada fuera del marco de la legalidad.

Calvo ha aprovechado la ocasión para recordar que el Gobierno ya ha recurrido ya por la vía contencioso-administrativa la reapertura de las embajadas catalanas.

Aunque el Gobierno considera políticamente inaceptable la resolución del Parlament, en ningún momento ni Sánchez ni Calvo han querido concretar ningún tipo de consecuencia política al hecho del Parlament catalán ni se han referido a la posibilidad de recuperar la aplicación del artículo 155.

Los presupuestos generales 

Sánchez ha pedido “paciencia” a los periodistas que le han preguntado- durante la conversación informal mantenida con la prensa, en los tradicionales corrillos de la recepción real- sobre la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

El líder de los socialistas ha defendido que, tras el acuerdo con Unidos Podemos, las cuentas públicas entrarán en la Cámara con más de 150 apoyos, al nivel de lo que sucedía en la primera legislatura de José María Aznar.

Sin embargo, ha confirmado que no tiene intención de empezar a negociar los Presupuestos de 2019 con PNV, PDeCAT y ERC hasta que la propuesta formalizada ayer con a formación de Pablo Iglesias se presente en el Congreso, es decir, a finales de noviembre o principios de diciembre.

Mientras tanto, el presidente del PP, Pablo Casado, calificaba en otro corrillo las cuentas públicas de “broma”, tanto por el contenido como por el socio con quien cuenta el Gobierno. Casado está convencido de que ni Bruselas dará el visto bueno a las líneas presupuestarias, ni el PNV las aceptará.

También el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha reprochado a Sánchez que haya pactado los presupuestos con un partido que ha reprobado, junto a Torra y los separatistas, al Rey en el Parlamento catalán.

Precisamente el Gobierno socialista confía en lograr el apoyo de los nacionalistas e independentistas para la aprobación de las cuentas públicas. La vicepresidenta, Carmen Calvo, ha señalado que ahora corresponde a los partidos que gobiernan en Cataluña, ERC y PDeCAT, decidir si quieren tener recursos para gobernar y resolver los problemas de la gente o no resolver nada y seguir en un escenario en el que presentar al Gobierno central como enemigo, bajo el lema de que “Madrid es franquista”.

 

Últimas noticias