Acuerdo de Presupuestos

Los bancos sí reciben un castigo: PSOE y Podemos regulan un impuesto mínimo para ellos del 18%

presupuestos
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras firmar el acuerdo sobre los Presupuestos para 2019. (Foto: EFE)
Comentar

El Impuesto a la Banca ha sido diluido bajo un compromiso oficial de estudiarlo el próximo año. Pero eso no ha librado ni mucho menos a la banca de recibir un fuerte golpe fiscal: mientras que el resto de empresas pagarán un tipo mínimo del Impuesto de Sociedades del 15%, los bancos tendrán que hacer frente a un impuesto mínimo del 18%.

Se trata de uno de los apartados recogidos de forma expresa en el acuerdo de Presupuestos sellado entre PSOE y Podemos con al pleno apoyo de La Moncloa.

Un acuerdo que regula la subida del Impuesto de Sociedades para la gran mayoría de empresas ubicadas en España pero, además, de forma especial para las sociedades de dos sectores: entidades de crédito y compañías centradas en la explotación de los hidrocarburos. Ambas, donde se encuentran los bancos y grandes energéticas, tendrán que asumir un castigo fiscal de tres puntos adicionales con respecto al resto de operadores económicos.

El Gobierno aparca el impuesto a la banca, pero aumenta Sociedades y las entidades de crédito pagaran más.

De este modo se regula la subida del Impuesto de Sociedades con la siguiente redacción: “Creación del tipo mínimo del 15%. Se exigirá una tributación mínima (cuota líquida mínima) de un 15% sobre la base imponible positiva del Impuesto de Sociedades. El objetivo es que la tributación efectiva no se vea afectada de una forma excesiva por el uso de deducciones y bonificaciones que reducen la cuota a pagar del impuesto, especialmente en el caso de grandes empresas”.

Golpe fiscal

Pero ese punto tiene una salvedad para aumentar el golpe fiscal. “Adicionalmente, para las entidades de crédito y explotación de hidrocarburos el tipo de gravamen sería del 18% dado que cuentan con un tipo nominal incrementado (frente al 25% general tienen el 30%)”.

El resultado será que, pese a dejar diluido en cierto modo el golpe de un impuesto específico a la banca, ha llegado el castigo fiscal por otro mecanismo. Pero, sea como sea, las entidades de crédito pagaran más. Y es que, como ha señalado podemos desde hace tiempo, querían buscar un mecanismo para que “devuelvan el rescate que han recibido”. Y todo ello, pese a que lo cierto es que el rescate fue a las cajas y no a los bancos y pese a que el grueso del rescate se destino a comprar deuda pública, es decir, que el verdadero rescatado fue el Estado.

El golpe a los banco, además, será extensible a todo el resto de entidades de crédito.

Con esta denominación se engloban también todas las empresa cuya finalidad o actividad es la de otorgar créditos a terceros. Y ahí entran bancos, cooperativas de crédito, establecimientos financieros de crédito y las entidades de dinero electrónico.

El otro sector afectado también se considerable. El área de hidrocarburos afecta a empresas como Cepsa, Repsol, Unión Fenosa Gas. Compañías, todas ellas, en uno u otro sector, que deberán evaluar el coste fiscal a partir de ahora y tomar decisiones.

Últimas noticias