La TVE de Sánchez e Iglesias despilfarra el dinero público con series y ‘realities’ carísimos en ‘prime time’

TVE
Rosa María Mateo, administradora de RTVE, y Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno. (Foto: EFE)
Comentar

Pablo Iglesias quería tener el control de TVE, especialmente de los informativos, y Pedro Sánchez cedió a cambio de sus votos para sostener a un Gobierno con 84 diputados. El nuevo rumbo de la televisión pública pasa por escalar posiciones en el prime time televisivo como sea para desbancar a Telecinco y Antena 3. Para ello, la nueva dirección de la cadena, con la provisional Rosa María Mateo al frente, ha decido quemar todas las naves y ha llenado la hora de más audiencia diaria de producciones y realities carísimos con el fin de arañar cuota de pantalla a sus rivales.

El objetivo del nuevo gobierno, con cogobierno parlamentario incluido, es demostrar que la televisión pública es de gran interés y que puede competir de tú a tú con las dos principales cadenas privadas. Telecinco, primera, y Antena 3, segunda, lideran la audiencia televisiva desde hace años, y ahora los nuevos gerifaltes quieren cambiar esa supremacía de lo privado a cualquier precio.

En las horas de máxima audiencia –en España desde las 22.00 horas hasta la 01:00, en algunos casos las 02.00– TVE ha programado los lunes, El Continental; los martes, Estoy vivo; los miércoles, Operación Triunfo; los jueves, Cuéntame y los domingos Masterchef Celebrity.  Los viernes han colocado El Paisano, una producción de bajo coste, y los sábados una película que por lo general corresponde a títulos importantes, de los llamados de alta gama.

Para algunos expertos del sector, consultados por OKDIARIO, esto es “una auténtica locura”, ya que pretenden competir todos los días con programas carísimos –la serie El Continental, por ejemplo, cuenta con un presupuesto de 5 millones de euros– o realities como Operación Triunfo con un coste de 10,2 millones de euros por temporada. Esas mismas fuentes señalan que las cadenas privadas programan a la semana, como mucho, dos o tres programas o series de ficción de ese nivel, no cinco como está ofertando la cadena pública. El abanico de posibilidades que tendrían para todo una temporada, lo queman de golpe, algo que muchos en el sector consideran una táctica cortoplacista para ganar cuota de pantalla rápidamente pero insostenible en el tiempo.

Por el momento, la estrategia de la nueva dirección de TVE no está logrando, salvo en casos puntuales, los réditos que se esperan. En relación con el mes de agosto, la cadena pública sólo ha logrado medio punto más de share, alcanzando el 10,5%.

El pasado lunes, día 17, se producía el estreno de El Continental, una de las grandes apuestas para esta temporada que, sin embargo, no logró cautivar a la audiencia logrando un discreto 10,4% de share y siendo arrasada por  The Good Doctor (Telecinco) que alcanzó en su segundo capítulo un 26% de share.

Sólo Operación Triunfo y MasterChef Celebrity, los dos realities programados por TVE, están salvando la cara de la cadena. El estreno de Operación Triunfo logró colocarse el pasado miércoles como el programa más visto con una cuota de pantalla del 20,5%. El domingo 16, el programa de cocina con los famosos lideró la noche dominical con un 18,3%, superando al debate de GH VIP.

Ingresos de 1.000 millones

La Corporación de RTVE presupuestó para 2018 más de 1.000 millones de euros de ingresos. El desglose de esas entradas en caja incluyen una dotación de los Presupuestos Generales del Estado de 343 millones, a lo que hay que sumar la tasa que se cobra a las operadoras de televisión y telecomunicaciones que asciende a algo más de 600 millones de euros. A esas dos fuentes de financiación habría que sumar los ingresos por patrocinios, que estaban estimados en casi 54 millones de euros.

En cuanto a los gastos, capítulo que se ha visto reflejado en la apuesta de TVE por asaltar el liderazgo del prime time de las dos cadenas privadas, la cadena pública disponía de una partida de más de 400 millones de euros, lo que ha permitido adquirir nuevas series de ficción, renovar programas de éxito y mantener el nivel de películas de gama alta y otros programas de menor coste hasta completar la parrilla televisiva que, según el PSOE y Podemos, debe ofrecer un servicio público y de calidad a los ciudadanos.

 

Últimas noticias