Su mano derecha en la Junta de Andalucía

La ministra de Hacienda se lía con el organigrama y relega por error a su viceconsejera Paneque

Hacienda
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Senado. / Foto: EFE
Comentar

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se lía con el organigrama y relega por error a su viceconsejera María del Pilar Paneque Sosa. Era su viceconsejera y mano derecha durante todo este tiempo en la Junta de Andalucía. Su amiga y compañera plena de fatigas. Pero un error en el conocimiento del organigrama ministerial por parte de la ministra Montero ha provocado que su ascenso se haya visto un tanto degradado. Y es que lejos de acabar siendo algo parecido a una supuesta ‘viceministra’ -lo que en teoría debería haber sido- ha acabado de subsecretaria, un cargo más centrado en el control interno y con menor proyección política y exterior que cualquiera de las Secretarías de Estado que han ocupado sus compañeras pero, hasta ahora, subordinadas.

La nueva ministra de Hacienda ha hecho el equipo que ha pedido. Pero, posiblemente, no el que hubiera querido. Y es que una pequeña confusión ha llevado a una notable frustración: la que lleva en estos momentos María del Pilar Paneque Sosa. Se trata de la nueva subsecretaria del Ministerio de Hacienda. Y aunque es evidente que se trata de un cargo de alta responsabilidad, también lo es que ella esperaba más.

Básicamente porque era la mano derecha de la nueva ministra María José Montero -hasta ahora consejera de Hacienda en Andalucía- ocupando hasta el momento el cargo de viceconsejera de Hacienda en la Consejería que lideraba Montero. Pero su jefa directa, pensado que el cargo de subsecretario le confería el carácter de número dos del Ministerio, la ha ubicado en esta plaza, con el pequeño problema de que realmente, la Subsecretaría es un puesto de apoyo al resto de cargos del Ministerio.

Paneque estaba destinada a seguir siendo esa mano derecha que era en Andalucía. Y no la tercera mano: subsecretaria, un cargo que se centra en el apoyo técnico al resto de sus compañeros, es decir, también a las Secretarías de Estado.

Sus funciones en el Ministerio

La figura del subsecretario de Estado fue definida en España en el Real Decreto de 16 de junio de 1834. Y se concretó como un cargo asistente de las llamadas entonces Secretarías de Despacho (actualmente Ministerios). Su función de hecho, prescinde del protagonismo personal para centrarse en la ayuda al resto de cargos. Por eso apoya a los órganos superiores en la planificación de la actividad del Ministerio, por medio de una tarea de asesoramiento técnico.

La paradoja es evidente. Y es que, a partir de ahora, sus antiguas subordinadas en la Junta de Andalucía y ahora secretarias de Estado, pasarán a tener más peso en el Ministerio que ella.

Se trata de dos de las también más estrechas colaboradoras de Montero en la Consejería de Hacienda de Andalucía: la nueva secretaria de Estado de Hacienda, Inés María Bardón Rafael, que era la secretaria general de Finanzas y Sostenibilidad de la Junta. Y la nueva secretaria de Estado de Presupuestos, María José Gualda Romero, que ocupaba el cargo de secretaria general de Hacienda en Andalucía.

Últimas noticias