OKDIARIO entrevista a la ministra de Defensa

Margarita Robles: “Nunca podremos pagar la deuda de gratitud con las víctimas de ETA”

Comentar

Margarita Robles (León, 1956) fue la primera mujer en sala de lo Contencioso-Administrativo, la primera en presidir una Audiencia -la de Barcelona- y la tercera en llegar al Tribunal Supremo. Se estrena ahora como ministra de Defensa. Es la primera ocasión en la que asume una cartera dentro de un Gobierno, pero no la primera vez que forma parte de él. Con Felipe González fue secretaria de Estado de Justicia (93-94) y de Interior (94-96). Recibe a OKDIARIO en su nuevo despacho para hablar de la actualidad política, valorar el inicio del nuevo Gobierno y explicar sus proyectos para los dos próximos años de legislatura.

 

PREGUNTA: Habla del concepto de Estado, del servicio público y del marco constitucional. La Constitución reconoce al Rey como jefe del Estado y en Cataluña ha sido reprobado…

RESPUESTA: El servicio público a la ciudadanía -íntimamente ligado al cumplimiento de la ley- hace inaceptable todo lo que sea vulnerar las líneas rojas del orden constitucional. La crítica política es aceptable. Lo que pretenda ir contra el ordenamiento jurídico, no. Todos los comportamientos ilegales tendrán la respuesta correspondiente dentro del marco normativo.  Por suerte, España es un país absolutamente consolidado en la democracia y referente internacional importante. Lo estoy viendo desde el Ministerio de Defensa. Hay muchos ejemplos puntuales de cosas que no son aceptables. Pero Cataluña es una sociedad tolerante y abierta y a mí me gustaría poner en valor que España es un gran país. Mi Ministerio abarca 22 misiones internacionales de hombres y mujeres, que están en el mundo trabajando con Naciones Unidas y la Unión Europea, son españoles y representan lo mejor de la marca España. Pongamos en valor lo que supone.

– ¿Cree que el jefe del Estado, la Monarquía, es una buena marca España?

– El jefe del Estado es una buena figura. La Monarquía Parlamentaria  -constitucionalmente reconocida- es una muy buena marca España, claro que sí.

-No le habrá gustado entonces el gesto de reprobarle en Cataluña o de manchar su figura en España…

-No me gusta cuando se trata de manchar la figura de nadie. Ni del jefe del Estado, ni del presidente del Gobierno por hipótesis y no por hechos concretos. No me gusta vivir en la sociedad de la descalificación o del insulto fácil y gratuito. A mí me está ayudando mucho para ello estar al frente del Ministerio de Defensa, que representa lo más positivo de España, de sus valores, de sus hombres y sus mujeres y, evidentemente, también del jefe supremo de las Fuerzas Armadas que es el Rey.

“El Ministerio de Defensa representa lo más positivo de España, de sus valores, de sus hombres y sus mujeres, y también del jefe supremo de las Fuerzas Armadas que es el Rey”

Fuerzas Armadas que son las garantes últimas de la unidad territorial del Estado. ¿Se lo ha planteado, si fuese necesario?

-La función de las Fuerzas Armadas está delimitada en el artículo 8 de la Constitución. Por tanto, sería perfectamente legal. Pero yo creo que hay escenarios que nunca se van a plantear. Soy bastante optimista porque creo mucho en este país y hablo desde mi experiencia. Fui secretaria de Estado de Interior desde el año 1993 a 1996, años muy duros en los que ETA mataba. Mucha gente ha sido asesinada, hay muchas víctimas. Y cuando las veo trabajar con generosidad y sin rencor, a mí me reconcilia con otras cosas. Cuando llegué a este Ministerio me felicitó Marimar Blanco. Ella representa, como muchísimas otras víctimas, el ejemplo de esa España generosa, que sabe anteponer los intereses del país. Para mí fue muy emocionante. El día que mataron a Miguel Ángel Blanco, nos mataron un poco a todos. Esta sociedad ha sabido derrotar a ETA. Pues desde esa fuerza que tiene España y los españoles vamos a tratar de hacer entre todos un mensaje constructivo.

-¿No cree que siempre se les exige más a las víctimas que a sus verdugos cuando se apuesta, por ejemplo, por el acercamiento de presos a las cárceles vascas?

– Tenemos una deuda de gratitud con las víctimas del terrorismo que nunca vamos a poder pagar. Para los terroristas de ETA que están condenados -y por tanto cumpliendo su pena en base a una sentencia previa- el control penitenciario es individualizado y corresponde al juez de vigilancia y por tanto, las decisiones que se vayan a tomar acerca de traslados tendrán que ser siempre individualizadas y previa decisión judicial.

-¿Y en el caso de los políticos catalanes en prisión provisional?

– Son casos diferentes. No es lo mismo un preso provisional que un penado. Los que están en situación de prisión provisional lo están como consecuencia de un procedimiento en curso. La Administración Penitenciaria es un instrumento a disposición de los jueces para que puedan realizar su trabajo. Si el juez Llarena, avanzada la fase de instrucción, entiende que no hay inconveniente para que los presos estén en Madrid o en Barcelona habrá que remitirse a la Ley Penitenciaria que recoge que las personas privadas de libertad podrán estar lo más cerca posible de sus familias, de sus domicilios, de su entorno y de lo más conveniente para el ejercicio de su derecho de defensa. Que una persona esté privada de libertad, no significa que lo esté de otra serie de derechos constitucionalmente reconocidos. Por tanto, la posición del Gobierno es muy clara en esta materia, vamos a estar a lo que diga el juez instructor.

“He visitado algunos acuartelamientos y las condiciones y dormitorios en los que viven no nuestros militares son aceptables”

-Una de sus preocupaciones en Defensa es valorar el estado de las Fuerzas Armadas y ponderar el número de hombres y mujeres ¿Por qué?

– Tengo dos prioridades. Que las Fuerzas Armadas sean conocidas por la ciudadanía y que la labor que están desarrollando por la paz y la libertad en España y en el mundo sea reconocida. El esfuerzo que hacen estos 120.000 hombres y mujeres es muy importante. Son todos profesionales de una cualificación magnífica, absolutos servidores de España y de la sociedad. Y están preocupados por la calidad de vida de muchos acuartelamientos. He visitado algunos de  ellos y las condiciones y dormitorios en los que viven no son aceptables. Deben vivir con la dignidad que es exigible. Mi responsabilidad como ministra de Defensa es que esas condiciones sean las debidas. El tema de la mujer me parece importante porque sólo hay un 12% de mujeres en las Fuerzas Armadas y porque en todos los contactos que he mantenido con sus miembros me piden que haya más mujeres.

-Pero las mujeres deberían elegir libremente, ¿no?

-Por supuesto. Por eso hay que hacer atractivas las Fuerzas Armadas y la mejor manera de hacerlo es darlas a conocer. Cuando algo es desconocido no resulta atractivo. Por ejemplo, hablando con la coronel Gala Gallego, actualmente en Irak, me siento muy reconfortada al ver que ella está en primera línea de combate y como ella muchísimas otras mujeres que, cuando conozcan mejor el papel del Ejército, estoy segura de que se van a incorporar.

– Gala Gallego, que es la primera mujer al frente de una misión internacional, afirma que las Fuerzas Armadas no son machistas…

-Tiene toda mi admiración, mi respeto y creo que va a ser ejemplo para muchas mujeres.

-Hasta ahora los compromisos presupuestarios con la OTAN se han incumplido, ¿van a incrementar el presupuesto en Defensa?

-Hay un compromiso con la OTAN que no es sólo económico, sino de capacidad operativa y de cooperación internacional. En este momento España está siendo uno de los países de la UE que más misiones asume en el marco de la OTAN. Más allá de los compromisos presupuestarios, están las misiones asumidas para garantizar la paz y la libertad en el mundo.

Últimas noticias