Anna Simó

La nueva presidenta del Consejo Escolar de Cataluña se manifestó a favor de los ‘profesores del odio’

La nueva presidenta del Consejo Escolar de Cataluña se manifestó a favor de los ‘profesores del odio’
Simó, en el centro de la imagen, en la concentración ante el instituto El Palau.
Comentar

Anna Simó, nueva presidenta del Consejo Escolar de Cataluña, se manifestó a favor del instituto El Palau de Sant Andreu de la Barca (Barcelona),  acusados de vejar en sus clases a los hijos de guardias civiles y adoctrinar a los alumnos.

Simó, exconsejera de Bienestar y Familia en el primer tripartito y exmiembro de la Mesa del Parlamento catalán en la última legislatura, se concentró ante las puertas del centro, como se puede ver en la imagen, con pancartas en defensa de la Escuela Catalana.

“No permitiremos que nos toquen uno de los tesoros más valiosos para el equilibrio y la cohesión social. No permitiremos más ataques hacia docentes, familias y a la comunidad educativa que se tiene que enfrentar cada día a acusaciones falsas de manipulación y adoctrinamiento”, escribió además en su perfil en las redes sociales.

El Consejo Escolar de Cataluña es el “organismo superior de consulta y participación de los sectores afectados en la programación general de la enseñanza no universitaria en el ámbito de la Administración de la Generalitat”.

Entre sus potestades, el Consejo tiene que ser consultado sobre  los proyectos del ámbito educativo que apruebe el Govern, la programación educativa en Cataluña, o, en general, “las actuaciones generales dirigidas a mejorar la calidad de la enseñanza y mejorar su adecuación a la realidad social de Cataluña”. Sus dictámenes son preceptivos, pero no vinculantes.

Además, el Consejo tiene capacidad para formular por iniciativa propia propuestas al Departamento de Enseñanza sobre cualquier cuestión de su ámbito, proponer debates sobre temas de actualidad y promover informes y estudios. Con periodicidad anual, organiza además una Jornada de reflexión sobre la situación de la enseñanza en Cataluña y participa en el encuentro de Consejos escolares de las Comunidades Autónomas.

Como secretaria primera de la Mesa del Parlament en la anterior legislatura, Simó fue procesada por el Tribunal Supremo por un presunto delito de desobediencia.

El pasado abril, la Fiscalía de Barcelona denunció a nueve docentes del centro El Palau por, presuntamente, lesionar la dignidad de las personas “por motivos de discriminación por nacionalidad”, en concurso con un delito contra la integridad moral.

Según los hechos relatados por el Ministerio Público, el día después del referéndum ilegal, los profesores se refirieron a los guardias civiles-en presencia de sus hijos, alumnos del instituto-como “perros rabiosos” o “animales que solo saben dar palos”. Otra docente espetó a un pequeño, de doce años: “¿Estarás contento con lo que hizo tu padre ayer?”.

La denuncia destacó también que los profesores señalaron a estos alumnos en clase y les presionaron para concentrarse en el patio contra las cargas policiales.

La Fiscalía denunció además que el día 20 de octubre, otro de los acusados, “con motivo de las jornadas de huelga de estudiantes que se habían convocado desde sectores sociales y políticos en favor de la independencia, preguntó a los alumnos, “que levanten la mano los hijos de los guardias civiles”.

El profesor “comentó a los alumnos que habían levantado la mano, que entendían que no quisieran hacer huelga los días 25 y 26 de octubre por la condición que tenían sus padres de ser guardias civiles y entendía que no apoyarían la huelga porque sus padres no eran independentistas, así que deberían ir al Instituto para hacer clases con normalidad, poniendo en evidencia ante todos los alumnos a aquellos que eran hijos de Guardias Civiles, señalándolos de esta forma para ser blanco del rechazo y la hostilidad de sus compañeros de aula”.

El pasado mes de mayo, un juzgado de Martorell acordó abrir diligencias contra cuatro de estos denunciados, por los delitos de discriminación y contra la integridad moral. 

El anterior presidente del Consejo, Lluís Font, calificó en su día de “linchamiento público” el tratamiento mediático sobre el caso.

Font consideró que el centro “como institución social,  ha de educar el espíritu crítico de los alumnos para que, éstos, se conviertan en ciudadanos libres y respetuosos de la alteridad, en una sociedad democrática avanzada”.

Últimas noticias