Mariano Rajoy

Cospedal y Soraya tampoco se dirigieron la palabra en la comida de despedida de Rajoy

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy con sus ministros en el restaurante Filandon. (Foto: OKDIARIO)
Comentar

La tensión se instala en el PP tras la pérdida del Gobierno: María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría no se dirigieron la palabra durante toda la comida de despedida del Gobierno organizada por Mariano Rajoy el pasado sábado.

Ni en la entrada en el restaurante, ni durante la comida, ni en la salida. El ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, organizó este pasado sábado una comida —larga y tendida— con sus ministros para despedirse del Gobierno tras perder la moción de censura. La comida se alargó cinco horas. Se realizó en el madrileño restaurante Filandón. Y durante todo ese periodo, la hasta ahora vicepresidenta del Gobierno y la secretaría general del PP no llegaron a dirigirse la palabra, tal y como han relatado a OKDIARIO fuentes conocedoras de lo ocurrido.

El líder de los populares aprovechó la comida para confirmar a sus ministros que se quedará como jefe de la oposición. Rajoy lanzó el mensaje una vez comenzada la comida, que dio inicio a las dos de la tarde.
Y desde esa hora ya hasta las siete y media, que se fueron despidiendo todos los ministros, las dos mujeres con más peso en el Gobierno hasta hace escasos días no llegaron a cruzar una palabra.

Y no lo hicieron pese a que María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría escoltaron a Mariano Rajoy a uno y otro lado del presidente. Es decir, que la distancia entre ambas rondaba el metro de distancia.

Junto a la vicepresidenta en funciones en ese momento se sentó Cristóbal Montoro y el ex ministro de Fomento Íñigo de la Serna. Y con ellos sí hubo interlocución.

La escena recordó a los asistentes a la secuencia vivida recientemente con motivo de la celebración del dos de mayo en la Comunidad de Madrid. Fue tras la dimisión de Cristina Cifuentes. Y ambas mandatarias no dudaron en dejar ver su enorme distancia —no física: las separaba, de nuevo, una silla—.

noticias hoy
Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal en los actos del 2 de Mayo.

Y lo hicieron a través de una instantánea que fue recogida por toda la prensa; a través de una fotografía que mostraba a las dos políticas mirando en sentido opuesto y sin cruzar palabra. En la silla vacía habría de sentarse posteriormente el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. Pero su ausencia inicial —justificada por los actos que se desarrollaban en ese momento— no facilitó que las miradas de ambas mandatarias se cruzasen.

La nueva escena de este pasado sábado en el Filandón fue comentado por los distintos sectores del ex Gobierno y, obviamente, del partido, desde donde temen que la pérdida del Gobierno por parte del PP se convierta en un factor adicional de pelea por el partido y, por lo tanto, de desestabilización interna. Y es que, al no haber Ejecutivo que ocupar, los cargos son menos, los puestos menos, y las peleas suelen ser proporcionalmente mayores. Porque, ahora, sólo queda el partido.

Y ése es precisamente uno de los temores de algunos de los hombres clave del PP: que el partido se enzarce en peleas internas de poder, algo que podría terminar de afianzar la crisis de los populares.

Especialmente cuando las distintas versiones de lo ocurrido el famoso jueves por la tarde, durante la celebración de la moción de censura, ya han aludido a que la pugna entre De Cospedal y Sáenz de Santamaría se volvió a hacer presente.

“Por primera vez nos vamos a disputar el centro derecha desde la oposición y con otro partido asentado [Ciudadanos] y otro que llama a la puerta [Vox]. Y en esa situación, lo último que nos beneficiaría sería una sensación de egocentrismo y ausencia de la gravedad de la realidad de España plasmada en peleas internas”, señala un alto cargo del PP.

“Esperemos que este no sea así”, añade.

Últimas noticias