Comisión territorial: el acta que demuestra que el PSOE vetó a Guerra y Bono porque no eran “necesarios”

ciudadanos
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en el Congreso de los Diputados.

El PSOE consideró que las comparecencias de Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno y los expresidentes autonómicos, Juan Carlos Rodríguez Ibarra (Extremadura) y José Bono (Castilla-La Mancha), solicitadas por Ciudadanos  en la comisión territorial impulsada por este partido en el Congreso, no eran “necesarias” y, en todo caso, “no lo deben hacer en este momento”.

Por parte del PP, el secretario general del grupo parlamentario, José Antonio Bermúdez de Castro-miembro de la comisión-insistió en que su partido no vetaba las comparecencias y que Guerra debía “comparecer más adelante, antes de que terminen los trabajos de evaluación”. “En cuanto a los ex presidentes José Bono y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, manifiesta que también deberían considerarse a otros ex Presidentes para el momento en que se considere que han de comparecer”, añadió el representante ‘popular’.

Así consta en el acta de la reunión de la comisión, celebrada el pasado 7 de febrero y a la que ha tenido acceso OKDIARIO.

Comisión territorial: el acta que demuestra que el PSOE vetó a Guerra y Bono porque no eran “necesarios”

La guerra entre los grupos parlamentarios estalló este martes a cuenta del veto de los socialistas a la citación de varios exdirigentes, críticos con el actual secretario general, Pedro Sánchez.

Ese veto propició el plante de Ciudadanos, que anunció que no seguirá participando en lo que denominó “Comisión Sánchez o Comisión de la nación de naciones”. Una salida que se produce después de que en la última reunión de esa comisión, del pasado 15 de marzo, los socialistas insistiesen en su rechazo a las citaciones.

“Si de verdad quieren una reforma constitucional que modernice España suprimiendo aforamientos, reformando el Senado o abordando la garantía de los derechos sociales sí nos va a encontrar. Para esto, no”, aseveró Rivera.

La salida del partido de Rivera ha alimentado en paralelo la batalla particular con el PP. Las versiones de ambos partidos se cruzaron en el Congreso durante toda la tarde del martes. Desde Ciudadanos se explicó que los ‘populares’ estaban de acuerdo con el veto, y que se habían inhibido para que las solicitudes no prosperasen. Desde el PP se desmarcaron asegurando que en ningún momento el partido vetó a los comparecientes, aunque se precisó que el momento oportuno sería más adelante, una vez citados, por ejemplo, los sindicatos y varios cargos europeos. El portavoz del PP, Rafael Hernando, acusó al líder de la formación ‘naranja’ de “infantilismo” y “veleta”.

Desde el PSOE apenas se dieron explicaciones, aunque los socialistas sí abundaron en las críticas a Rivera. La portavoz, Margarita Robles, consideró que éste “buscaba un protagonismo” y “se mueve por tener presencia y por fotos”  y arremetió porque se negase con su salida a construir “una Constitución dentro del ámbito de la Europa del siglo XXI”.

Según Ciudadanos, la petición para citar a los expresidentes regionales, así como a Guerra, se repitió hasta en cuatro ocasiones. Así se demuestra también en el acta, donde se avisa de que la comparecencia del ex vicepresidente debería haberse producido ya “por respeto institucional”.

Los socialistas atribuyen la negativa a que el tiempo de los trabajos es limitado. Aún así, resulta llamativo que se nieguen esas comparecencias, ante el perfil de otras citaciones requeridas por este partido: entre ellas, la del presentador Jordi Évole , el cantautor Joan Manuel Serrat o el escritor Javier Marías.

Los expresidentes del Gobierno desfilarán en el tramo final de la comisión, ya en el cierre. Y aquí también hay desacuerdos. En fuentes de Ciudadanos se considera que no existe interés en el bipartidismo por escuchar esas comparecencias.

Pese a la salida de Ciudadanos, tanto PP como PSOE están decididos a mantener abierta la comisión, una apuesta de los socialistas en la legislatura que los ‘populares’ aceptaron tras su apoyo al artículo 155 en Cataluña. Ahora, este órgano se quedará oclaramente descafeinada ya que solo participan, además de estos dos, Unión del Pueblo Navarro y Compromís. Podemos, PNV y los independentistas anunciaron su baja desde el primer momento.

 

Últimas noticias