Rajoy aceptará subidas de las pensiones si son sostenibles y dentro del Pacto de Toledo

Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados. (Foto: AFPEFE)
Comentar

Mariano Rajoy aceptará este miércoles mejoras en las pensiones pero con dos condiciones: que no pongan en peligro su sostenibilidad y que se negocien dentro del Pacto de Toledo. El presidente del Gobierno no está dispuesto a que se debata de forma aislada el Índice de Revalorización –el que regula una subida mínima anual garantizada de las pensiones de un 0,25%– y, menos aún, a que se haga fuera de su ámbito natural: el Pacto de Toledo.

Rajoy no se negará en esta comparecencia a seguir introduciendo mejoras, siempre que la salud financiera y la sostenibilidad del sistema lo permitan. Pero el líder del Ejecutivo tiene claro que no se va a dejar cercar en una trampa lanzada por la oposición, consistente en obligarle a aceptar determinadas subidas bajo la presión de la calle y pese a que puedan poner en peligro el sistema para los que ahora son cotizantes,  que tienen el mismo derecho que los actuales perceptores de prestaciones a percibir una pensión futura.

Por ello, Rajoy mantendrá su mano tendida a realizar “gestos” que mejoren el cálculo de las pensiones pero, como él mismo señaló en una de las últimas reuniones con su partido y anticipó OKDIARIO, ahora “ingresamos lo mismo que en 2007 pero gastamos 50.000 millones más” en pensiones.

El presidente, que ha preparado estos días su intervención de la mano de la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, recordará que uno de los grandes motivos que han llevado a España a recuperar su crédito internacional ha sido precisamente la garantía de la sostenibilidad de las pensiones. Y que no se va a jugar ese factor porque es la base de que las pensiones aguanten en el futuro.

Negativa a ligar pensiones al IPC

Rajoy, igualmente, mantendrá su negativa a equiparar con el IPC la subida de las pensiones cada año y de forma automática. Porque los cálculos –comprobados en las últimas semanas– demuestran que no es posible, a menos que se quiera meter a España, de nuevo, en la senda del descontrol del gasto.

Rajoy llega a esta cita con unas cifras e ideas muy claras. La primera, que cada año, actualizar con el actual sistema las pensiones supone un coste cercano a los 4.000 millones de euros debido al 0,25% de subida; a la entrada de nuevos pensionistas en el sistema; a la prolongación de la esperanza de vida y al incremento de la cuantía de la primera pensión.

El presidente recordará, además, que él ni ha congelado ni ha recortado las pensiones. Y que su decisión de evitar el rescate ha permitido que España haya sido el único país de los más afectados por la crisis económica que no ha tenido que hacer un fuerte recorte en las pensiones. Mientras, Grecia, Irlanda o Portugal tuvieron que aprobar recortes en las pensiones de hasta un 40%. 
Algo que recordará especialmente al PSOE, que sí congeló las prestaciones a los jubilados.

El jefe del Ejecutivo explicará que él estaría encantado de poder subir más las pensiones, pero que el número de pensiones contributivas ha crecido hasta las 9.573.282, lo que supone un 7,97% más que en 2011. Y eso hay que pagarlo.

La pensión media supera los 1.000 €

Recordará que la pensión media de jubilación supera ya los 1.000 euros (1.077,52€) y desde diciembre de 2011 se ha incrementado un 16,73%. Que hay más pensionistas que nunca: 669.820 más que a finales de 2011.
Y que desde 2007 el gasto en pensiones contributivas se ha incrementado un 53% pasando de 79.000 a 122.700 millones de euros.

Y todo ello se ha afrontado sin ni siquiera congelar las pensiones. Porque lo cierto es que ahora se incrementan todos los años, suben todo lo que el sistema permite –al menos un 0,25%– y lo hacen por ley.

Mayor poder adquisitivo

El presidente acude cargado de cifras. Cifras como que desde la aplicación del Índice de Revalorización de las pensiones, los pensionistas han ganado poder adquisitivo 3 de los 4 años. Y el saldo acumulado ha permitido el mantenimiento del poder adquisitivo prácticamente igual (ha caído una décima en seis años).

Del mismo modo, recordará que desde 2007, año del inicio de la crisis económica, los pensionistas españoles han mantenido el poder adquisitivo pese al impacto en el resto de la población. El incremento acumulado de la inflación media anual en ese periodo ha sido, de hecho, de 16,50 puntos, mientras que las pensiones han crecido ligeramente por encima: 16,53 puntos.

Con todos esos datos explicará que, frente a la demagogia tan sólo se puede actuar con cautela. Porque ya en 2017, el 94,1% de las pensiones se pagan con empleo. 1,5 puntos más que el año anterior, debido, precisamente a que la conocida como hucha ya está prácticamente agotada. Y a que con casi 1 millón de afiliados menos, los ingresos por cotizaciones sociales serán los más elevados de la historia. Según el avance: 109.166 millones de euros. Una tendencia que no es conveniente cortar.

Últimas noticias