Se vota este jueves en el Congreso

Fuerte división en el PSOE por la derogación de la prisión permanente revisable

prisión permanente revisable
Pedro Sánchez al frente de la Ejecutiva Federal del PSOE. (Foto: PSOE)
Comentar

El debate en el PSOE es intenso desde que el partido planteó el apoyo a la derogación, y más aún ahora, una vez se ha confirmado el asesinato del pequeño de Níjar (Almería). En fuentes socialistas se admite que la división es intensa y tampoco se descarta que esa presión provoque que el secretario general, Pedro Sánchez, acabe modificando el sentido de voto. En 2015, el PSOE ya presentó un recurso al TC contra la prisión permanente.

El trágico desenlace del pequeño Gabriel Cruz –cuyo cadáver fue localizado este domingo en el maletero del coche de la pareja de su padre, Ana Julia Quezada– marca una semana en la que, precisamente, el Congreso debatirá la derogación de la prisión permanente revisable.

Se trata de una iniciativa del PNV, apoyada por PSOE, Podemos e independentistas, que busca la derogación de la pena. PP y Ciudadanos presentarán sus enmiendas a la totalidad para evitar que prospere.

La presión social lleva semanas intentando que la clase política recapacite en su intención de privar a los criminales de un mayor castigo. Por ejemplo, en iniciativas como la encabezada por los padres de Diana Quer, Mari Luz Cortés y Marta del Castillo en Change.org y que lleva ya recabadas más de tres millones de firmas. 

Precisamente, la pasada semana, la portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, se reunió con Quer y Cortés, y ambos le pidieron la abstención del partido y “esperar a que dictamine el TC”.

Defienden la “resocialización”

La derogación de la prisión permanente revisable fue tomada en consideración en octubre de 2017, por 162 votos a favor, 129 votos en contra (el PP) y 31 abstenciones (Ciudadanos).

El PSOE ha insistido en derogar la norma, incluso en momentos de gran convulsión, como fue el hallazgo del cuerpo de Diana Quer, el pasado enero, y la detención de ‘El Chicle’ como autor del asesinato.

El portavoz de Justicia del PSOE en el Congreso, Juan Carlos Campo, consideró que se trataba de una pena “innecesaria” y “una contradicción en sí misma”. “Lo que es permanente no es revisable y lo que se revisa no es permanente”, defendió, recalcando que esta medida no endurece las penas y solamente ha aportado “populismo punitivo”. Según Campo, “las penas, por muy largas que sean, tienen que ir encauzadas a la propia resocialización”.

Los socialistas argumentan que la pena de la prisión permanente revisable “vulnera la dignidad de las personas” e “incumple el fin de la reinserción” establecido en el Código Civil y en la Constitución defienden. Consideran que es “absolutamente innecesaria” en España, donde la pena máxima es de 30 años teniendo en cuenta que el índice de criminalidad es de los más bajos de la Unión Europea.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, también se sumó en los últimos días al llamamiento para que el PSOE no permita con su voto la derogación de la prisión permanente revisable, al menos, hasta que la Justicia se pronuncie sobre su propio recurso de inconstitucionalidad. La abstención del PSOE bastaría para que la iniciativa del PNV no salga adelante.

Si el Congreso tumba la prisión permanente revisable, el recurso de inconstitucionalidad decaería y nunca se sabría si esta pena es constitucional o no.

“Habiendo puesto ellos el recurso, nos parece razonable que esperen a la decisión y no deroguen en caliente una norma que se está evidenciando que la sociedad necesita”, apuntó el padre de Quer, tras un encuentro con el líder de la formación ‘naranja’, también la pasada semana.

Últimas noticias