Asesinato de Gabriel Cruz

El pequeño Gabriel murió estrangulado: la autopsia revela lesiones en el cuello

Comentar

El pequeño Gabriel Cruz murió estrangulado el mismo día de su secuestro. Es la conclusión que, después de dos horas de trabajo, han alcanzado los médicos forenses en el Instituto Anatómico de Almería sobre el cadáver el menor. El informe preliminar revela que hay golpes en la zona del cuello de Gabriel.

El informe preliminar es esencial para los investigadores de la Guardia Civil, para poder llevar los registros que que se están efectuando en estos momentos hacia una u otra dirección. A lo largo de los próximos días se conocerán los detalles exactos que causaron la muerte a Gabriel Cruz, y si en ellos participó sólo una persona o fue necesaria la intervención de más personas.

Gabriel, como les ha avanzado esta mañana OKDIARIO, murió el primer día de su desaparición. Fuentes cercanas al caso avanzan que su cuerpo estaba lleno de barro y lodo y cubierto en una manta.

La autopsia es una de las pruebas clave para los investigadores, que, si bien no descartan ninguna hipótesis, creen que la principal sospechosa actuó sola.

También será fundamental la declaración que preste la detenida ante la Guardia Civil, así como la inspección que se está haciendo en la finca de Rodalquilar, en Níjar, en la que se encuentra el pozo en el que supuestamente Quezada ocultó el cuerpo de Gabriel hasta que ayer lo sacó y lo cargó en su maletero.

El cadáver de Gabriel Cruz, que desapareció el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Níjar, Almería), fue encontrado en la mañana del domingo por las fuerzas de seguridad en el maletero del coche de Ana Julia Quezada, quien ha sido detenida en la localidad de Vícar durante un amplio operativo policial.

Con el hallazgo del cadáver, la detención de Quezada y su traslado a la Comandancia de Almería se ha puesto fin a trece jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía trabajaron 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios.

Una hija suya murió hace 25 años

La Policía ha confirmado que la niña que cayó desde una ventana a un patio interior en Burgos hace cerca de 25 años era la propia hija de Ana Julia Quezada. Las investigaciones lanzadas a raíz de una llamada que alertó este domingo de que Ana Julia había estado relacionada con un caso de un menor que había muerto a principios de los 90 en Burgos tras caer de una ventana han confirmado parte de los hechos.

Efectivamente la niña murió tras precipitarse desde una ventana a un patio interior, pero no era una “niña a la que ella cuidaba”, tal y como delató la llamada realizada a las fuerzas policiales. Era su propia hija traída desde República Dominicana cuando la menor tenía dos años.

Últimas noticias