El último, este martes

La ‘plaga’ silenciosa que asola la Guardia Civil: ya se han suicidado cuatro agentes este año

Guardia Civil (Foto: EFE)
Guardia Civil
Comentar

Es la ‘plaga’ silenciosa, casi tabú en las Fuerzas de Seguridad del Estado y que asola la Guardia Civil. La tasa de suicidios alcanzaba a una muerte cada 26 días, pero en lo que va de 2018 va a más: ya se han quitado la vida cuatro agentes. El pasado martes se quitó la vida otro en Tenerife, tenía 38 años. Y el miércoles otro lo intentó aunque afortunadamente, no lo llevara a acabo. El porcentaje se sitúa ya en uno cada 12,7 días.

En 2016 fueron nueve los casos, y casi el doble al año siguiente, con 17 muertes. El siguiente fue peor: 21 suicidios, de los cerca de 460 registrados desde 1982. La Dirección General de la Guardia Civil dispone de un protocolo de atención y actuación desde 2001, pero actualmente trabaja en uno nuevo y que contemple la prevención. Mientras, profesionales y asociaciones reclaman dar visibilidad a esta triste estadística.

 

La prevención, fundamental

Las asociaciones profesionales de la Guardia Civil reconocen la gravedad de estas cifras y reclaman “la necesidad de que se haga un estudio profundo para ver las causas y prevenirlas”. Algo que ya está en marcha: se trabaja en una norma para establecer un protocolo de actuación con el fin de adoptar medidas preventivas ante situaciones de naturaleza psiquiátrica o conductas anómalas. Interior lo confirmó  el pasado año.

En ese grupo de trabajo participan todas las asociaciones representativas, señalan desde APROGC su portavoz, Fernando  Ramírez Trejo. Con todo, no cree que una de ellas sea de índole estrictamente profesional. “Es un trabajo con presión, pero como puede haber otros, y no creo que un guardia tenga más predisposición a ello”, explica a OKDIARIO.

Psicólogos civiles

Otros asociaciones como AUGC han pedido la externalización de los psicólogos. Demandan que sean de fuera del cuerpo, puesto que los que tiene la Guardia Civil (unos 50), al integrarse en la escala de oficiales, se han convertido en mandos. Ello dificulta que un agente solicite ayuda “porque los ven como mandos más que como un especialista en psicología“, señalan.

Estas asociaciones (la Guardia Civil no tiene sindicatos) advierten que es un problema que llevamos denunciando hace años y aportan un dato: “sólo uno de cada cuatro compañeros que se suicidan estaban de baja psicológica”.

Tuit de la Guardia Civil por el repunte de suicidios

¿Por qué entonces ese repunte de las muertes voluntarias? “Evidentemente se trata de que se estudie, pero sí podemos decir una cosa. Como cualquier trabajo con turnos y muchas veces en condiciones duras puede producirse una situación que lleve a ello”, apuntan desde la Asociación Profesional de la Guardia Civil (APROGC).

El estrés, la lejanía de la familia con destinos a cientos de kilómetros del lugar de origen, la presión… Todo ello puede sumar, pero no creen que más que otras profesiones sujetas a esos condicionantes. Por eso, las asociaciones consultadas coinciden: “Hay un aspecto que facilita esa decisión: que puedes abrir la taquilla y tienes ahí tu arma reglamentaria“. Nueve de cada diez suicidios son precisamente por arma de fuego.

Últimas noticias