Niños cantores con esteladas y lazos amarillos en el concierto de San Esteban en el Palau de la Música en Barcelona

esteladas
Niños cantores con esteladas

El concierto de San Esteban que ha tenido lugar este martes en el Palau de la Música de Barcelona se ha convertido en un acto de exhibición y exaltación independentista. Un grupo de niños pertenecientes a uno de los coros que intervenían en el espectáculo musical portaban lazos amarillos y han desplegado numerosas esteladas durante la actuación.

El conocido Palau del 3% ha acogido este martes una nueva exhibición de músculo independentista. Pese a que en el programa oficial del concierto se resalta que “el Concierto de San Esteban es una de las metas anuales más importantes en el Palau de la Música Catalana. Pretende contagiar el entusiasmo de los cantantes y aspirar a tener un mundo mejor a través del canto y la música”.

Un objetivo que parece sólo estar al servicio de menos del 50% de la población catalana, que no apoya el independentismo. Y que ve cómo, un año más, se utiliza una institución emblema en Cataluña para los fines del separatismo. En el concierto han participado el Orfeón Catalán, el Coro de Cámara del Palau de la Música, así como diferentes coros pertenecientes al propio Orfeón Catalán, entre los que se incluyen el de jóvenes y el infantil.

Precisamente los niños han sido grandes protagonistas del festival independentista. Además de lucir lazos amarillos y desplegar esteladas, también han mostrado un cartel pidiendo democracia en Cataluña y la libertad para los presos por el golpe de Estado del 1-O.

El concierto, que en sus orígenes, tenía como objetivo amenizar las fiestas navideñas de todos los catalanes, se ha convertido en uno de los múltiples reductos vampirizados y robados al común de la ciudadanía catalana. ahora, además de los villancicos, se ha incluido por primera vez en el repertorio Els Segadors.

El saqueo del Palau

El Palau de la Música se convirtió a principios del siglo XX en uno de los epicentros de la corrupción en Cataluña. Félix Millet, por entonces presidente del Patronato de la Fundació Orfeó Catalá-Palau de la Música. El desvío de fondos de la fundación manchó la emblemática institución salpicando a la antigua Congvergència.  Millet llegó a reconocer un desfalco en las cuentas del Palau de 3,3 millones de euros, que se destinaron a su propio uso y disfrute.

 

Comentar

Últimas noticias