España

La Policía desmantela una red de pornografía infantil y pedofilia que operaba desde Madrid

La Policía desmantela una red de pornografía infantil y pedofilia que operaba desde Madrid
Un agente de Policía durante la investigación a una red de pornografía infantil.
Comentar

La Policía acaba de desmantelar una red de producción de material de pornografía infantil con sede en Madrid. La red tenía participación activa en grupos de temática pedófila y operaba a través de los servicios de mensajería instantánea Whatsapp y Telegram, mecanismos con los que intercambiaba numerosos archivos de pornografía infantil.

La operación, bautizada como ‘Corona’ ha sido desarrollada por el Grupo II de Protección de Menores de la Brigada Central de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial. La investigación de esta red se inició en junio del 2016 como consecuencia de la cooperación internacional en la lucha contra la explotación sexual de menores por Internet. Una cooperación que ha incluido al NCMEC-Centro Nacional de Niños Explotados y Desaparecidos, institución constituida como una Organización no gubernamental (ONG), sin ánimo de lucro, con sede en los Estados Unidos de América y en la que se pusieron en conocimiento del Grupo II de Protección al Menor la distribución de contenidos de explotación sexual de menores desde una cuenta de Google Drive asociada a una cuenta de correo que estaría localizada en España.

Las investigaciones policiales dieron, a raíz de esas informaciones, con un servicio de almacenamiento en la nube en el que se pudieron localizar archivos que podrían considerarse claramente como explotación sexual de menores.

Como resultado de la investigación llevada a cabo sobre la cuenta de correo electrónico asociada se tuvo acceso a la titularidad de dicho email. Y tras un duro proceso de investigación, se consiguieron los datos de conexión procedente de la citada cuenta de correo electrónico, medio empleado para la transmisión y almacenamiento de los archivos de pornografía infantil.

En el registro de la vivienda donde residía el detenido se han intervenido una gran cantidad archivos de contenido sexual explícito en los que los menores de edad eran los protagonistas, siendo especialmente llamativas una serie de imágenes de carácter erótico obtenidas por el detenido en lugares públicos, playas y medios de transporte.

En el examen superficial de los dispositivos informáticos intervenidos se ha podido observar la instalación de diferentes aplicaciones de mensajería instantánea, entre ellas las conocidas Whatsapp y Telegram, y en los cuales se participaba activamente en grupos de temática pedófila.

Entre los archivos de vídeo encontrados en sus dispositivos informáticos, a día de hoy, se ha podido constatar que al menos dos de ellos corresponden a menores de edad próximos a su círculo familiar, habiendo grabado los abusos mientras éstos dormían.

Actualmente, se está trabajando en la identificación de todas las víctimas representadas en las imágenes encontradas en los dispositivos informáticos propiedad del detenido por si pudieran corresponder con abusos a menores de edad realizados por el ahora detenido.

Últimas noticias