Cataluña

Entrevista con el alcalde de Gimenells (Lérida) que se ha pasado del PSC al PP

Dante Pérez: “Está claro que Iceta busca un acuerdo con los independentistas después del 21-D”

dante pérez
Dante Pérez, este sábado, en un acto con Xavier García Albiol y Marisa Xandri.
0 Comentar

La vida (política) de Dante Pérez (1986) dio un giro de 180 grados en apenas unas horas, cuando anunció que renunciaba a la militancia del PSC para pasarse a las listas del PP, partido con el que se presentará el 21-D como número dos por la provincia de Lérida. Muy crítico con los socialistas, habla abiertamente sobre un posible pacto entre PSC y ERC y aclara que no renunciará a la alcaldía de Gimenells, el pueblo leridano en el que su padre, abuelo y bisabuelo tuvieron también asiento de regidor.

P.-¿Qué le ha llevado del PSC al PP?

R.-Ante la convocatoria de elecciones, el PSC decide aliarse con el nacionalismo catalán de la mano de Unión y con unas declaraciones recientes de Iceta  en las que dice que un Gobierno con otros partidos constitucionalistas, como PP y C’s, no puede prosperar y no es la solución, que no se puede gobernar Cataluña sin el apoyo de nacionalistas e independentistas. Entonces, vislumbro que lo que pretende es un acuerdo con los independentistas. Ante ese planteamiento, no puedo más que rechazarlo y renunciar a mi militancia en el PSC, que es lo que hago en el mismo momento en el que se decide incorporar a miembros del antigua Unió, por cierto, y hay que destacarlo, sin consultar a la militancia, que eso hay que destacarlo. Para mí, eso es determinante y definitivo. 

P.- ¿Qué le hace pensar que Iceta busca un acuerdo con los independentistas?

R.-Sus declaraciones, está claro que es lo que se pretende.

P.-Pero durante mucho tiempo usted sí compartió las tesis del PSC, que en su día defendía abiertamente el derecho a decidir.

R.-Entonces yo todavía no militaba en el partido. Fue cuando llegó Iceta y renunció a ello cuando me incorporé.

P.-¿Qué le hizo decidirse?

R.-Creo que lo determinante fue que no quería perderme bajo ningún concepto unas elecciones como las del 21 de diciembre y teniendo un papel activo. Creo que tengo cosas que aportar en lo relativo a la defensa firme de los valores de la Constitución y de la unidad de España. Yo ya tenía una posición muy marcada en este tema. 

P.-¿En su entorno, lo han entendido?

R.-Hay diversidad de reacciones. Es verdad que ayer me dimitió ya un concejal, pero que ya tenía previsto dimitir. De hecho ,en el acta de dimisión expone su rechazo a la aprobación del 155 por parte del PSOE, así que esa carta la tenía escrita desde hace varias semanas y es ahora cuando decidió presentarla. No decía nada relacionado con mi marcha al PP. Los que este sábado, durante el acto con Albiol y la ministra Dolors Montserrat, han venido con cacerolas e insultándome son los mismos que se manifestaban hace un par de semanas delante de mi casa por ser del PSC, que, en ese caso, apoyaba el 155. 

P.-¿Si se lo hubiese pedido C’s, hubiese ido con ellos?

R.-No. En todo momento tuve claro que si algún día acababa en otro partido sería en el PP. De hecho C’s, aquí en Lleida, seguramente hubiese estado interesado, aunque eso suene un poco pretencioso.

P.-¿Se ha arrepentido en algún momento?

R.-No, nunca. De hecho estoy muy ilusionado.

“Sánchez tendría que limitar la autonomía del PSC, es uno de los grandes males del partido”

P.-¿Ha hablado ya con Iceta?

R.-No, he empezado a hablar con amigos íntimos del PSC, pero tengo previsto hacerlo en los próximos días. 

P.-¿Cree que Pedro Sánchez debería limitar la autonomía del PSC?

R.-Totalmente. De hecho, creo que ése es uno de los grandes males que tiene el socialismo en España. Esa divergencia de criterios entre PSOE  y PSC y ese excesivo poder del PSC en el conjunto del socialismo español…le hace mucho daño al PSOE fuera de Cataluña. Si aguanté hasta este momento es porque confiaba en la capacidad de influencia del PSOE en el PSC por cierta jerarquía… pero con estas últimas maniobras, se ve que va por libre.

Yo fui consejero en el consejo de la comarca y en los últimos tiempos no he ido, porque se ha llegado a votar en mociones con ERC para pedir la liberación de los presos. Voy a mantener mi acta de alcalde, porque me presenté con una marca blanca del PSC, pero al acta de consejero sí renunciaré. 

P.-¿Sabe si Iceta consultó con Sánchez el tema de Unió?

R.-No lo sé, la verdad.

P.-¿Cree que el compromiso de Pedro Sánchez con el Gobierno en la crisis catalana es real?

R.-Creo que sí. Y no puede ser de otra manera, en un partido de Estado como el PSOE. Pero es un compromiso un poco tibio. Un ejemplo es que el PSOE exigió que no se interviniese TV3 y creo que eso es un error.

P.-¿Cree que el Gobierno ha actuado bien ante el desafío independentista?

R.-Sí, el Gobierno ha mostrado en todo caso una responsabilidad de Estado a la altura de lo que se exige.

P.-¿Hubiese sido necesario actuar antes?

R.-Es que antes tampoco había motivos legales para hacerlo, y sin eso no se puede intervenir una autonomía. 

“Sánchez debe limitar la autonomía del PSC, es uno de los grandes males del partido”

P.-¿Cree posible compartir proyecto con el PP, más allá del rechazo a las tesis independentistas?

Sí, totalmente. De hecho, el otro día, viendo un discurso de Javier Arenas en un acto de Nuevas Generaciones, en todo momento hablaba de que lo que requería ahora el PP es un aire de progresismo, de que había que ser valientes y apostar por las políticas sociales. Creo, y lo he pensado siempre, que en políticas sociales PP y PSOE no son tan diferentes. En la práctica, no se distinguen.  

P.-¿Ve posible un acuerdo post electoral con C’s y PSC?

R.-Creo que el PSC ha dejado bien claro que no. 

P.-¿Cómo podrá el PSC explicar eso ante sus votantes?

R.-Porque dentro del PSC siempre ha habido esas dos almas,  en ocasiones con intereses contrapuestos.Y en caso de conflictos de intereses entre las dos, siempre ha acabado primando el alma más catalanista o nacionalista. Realmente, el catalanismo que defiende el PSC no se distingue mucho del antiguo nacionalismo de Convergencia. La verdad es que lo del catalanismo es, en realidad, un eufemismo para hablar del nacionalismo catalán. Creo que una de las cuestiones clave es el modelo educativo en Cataluña y que el PSC intente negar la realidad, sobre todo en el derecho de los padres a elegir la lengua en la que estudian sus hijos o, como mínimo, a tener un porcentaje digno de lengua española en el currículum. Y esa posibilidad no existe. 

P.-¿Qué pronóstico tiene para las elecciones?

R.-La verdad es que es todo tan  incierto… Nunca un proceso electoral había estado tan abierto, todo cambia de un día para otro… Creo que C’s va a sacar mucho menos de lo que dicen las encuestas, que siempre han estado muy por encima de sus resultados. Y tengo la confianza de que ese voto realmente vaya al PP. Sobre todo, por una cuestión pragmática y es que C’s es un partido menor en España, nunca va a ser un partido con fuerza para gobernar, siempre será un partido bisagra y eso es lo máximo a lo que pueden aspirar. Pero acabará desinflándose.

P.-¿Cómo ve Cataluña el 22 de diciembre?

R.-Quiero pensar que con una derrota clara del independentismo. Y seguramente dentro del propio independentismo, un partido como CDC puede acabar cambiando de registro. 

P.-¿Existe solución al independentismo? Es decir, ¿hay todavía margen para convencer a un independentista convencido?

R.-Pues yo creo que sí, y eso es lo que se va a ver el 21 de diciembre. Que una parte de los independentistas con cierto nivel de vida también desean una estabilidad política, institucional, económica. Que ante el desastre al que nos ha llevado la vida unilateral, han constatado que los que defienden sus intereses no están en esos partidos, sino en otros. Y en eso tiene que estar CDC, llegado el momento. Pero si no se baja de esa vía unilateral desastrosa, los votantes optarán por partidos constitucionalistas. Y espero que lo hagan a favor del PP, porque es el proyecto que mejor garantías tiene y porque es un partido más fuerte que C’s y más firme que el PSOE en lo que se refiere a la defensa de la unidad de España. 

P.-¿Cómo ha cambiado Cataluña después del 155?

R.-Como de la noche a la mañana. Se ha notado un mayor clima de seguridad jurídica y social. Se ha restaurado totalmente la legalidad y eso ha sido balsámico, un alivio. Ahora, falta vencer al independentismo en las urnas.

Últimas noticias

Lo más vendido