España

Entrevista al histórico líder del Partido Comunista

Justiniano Martínez: “Estoy jodido con las gentes de izquierdas que van con los del 3%”

0 Comentar

P.- Bueno usted ha vuelto abruptamente a la actualidad política por una tribuna que publicó en el diario El País donde agradecía a Paco Frutos su intervención en la última manifestación de los constitucionalistas en Cataluña, ¿por qué se decidió a escribir esa carta?

R.- Porque escuchando a Paco Frutos me sentí, por primera vez desde hace unos cuantos años, reconocido en lo que debe ser, lo que debería ser y lo que fue la izquierda. Al escuchar a Paco, me removió, entre otras cosas, mi propia conciencia. Y, además, es que con Paco tenemos una trayectoria de muchísimos años. Esas dos cosas son las que me empujaron a decir “Gracias, Paco”.

P.- Yo sospecho que otra de las cosas que a usted le ha irritado es el secuestro del término preso político por parte de la clase independentista. Usted, como recuerda en esa tribuna, sí fue un preso político, estuvo seis años en la cárcel. ¿Cómo recuerda aquello?

R.-  Seis años y a punto de ser doce. Yo llego a la cárcel directamente del juzgado a la enfermería. A mí me detuvieron con estado de excepción y, en lugar de las 72 horas, estuve 8 días en la comisaría. Y ocho días y ocho noches en la comisaría… ahora te cuelgan de los pies, ahora te cuelgan de las manos, ahora te meten un rodillo en los riñones, etc. No cambiaría los seis años de cárcel por esos ocho días en la comisaría. Era terrible.

Todo eso es tortura. En la tortura lo más terrible es pensar cómo es posible que una persona le pueda hacer eso a otra. Yo entré en la cárcel en esa situación. Y luego, yo tengo amigos y camaradas que han dicho que la cárcel es una universidad, pues no. La cárcel te permite leer mucho o puedes llegar a hacerte una carrera porque tienes tiempo, pero la cárcel no es una universidad. La cárcel es terrible.

Por eso no he querido muchas veces hablar de esto. Yo quiero batallar para que jamás ocurra lo que ocurrió en aquella época en este país para traer lo que hay. Por eso he estado tan rabioso, por eso he dicho: “¿Preso político? Yo”. Yo me sublevé contra alguien que se había sublevado con las armas en la mano para acabar con lo que había decidido nuestro pueblo, que podías estar de acuerdo o no, pero era lo que había decidido. Te voy a revelar un secreto. Cuando votamos la Constitución yo ya era dirigente del movimiento obrero, era miembro del partido y miembro de su dirección, y, por tanto, ya había una posición tomada. Pues yo soy uno de ese 4, 5 ó 6 por ciento que, en Cataluña, no votó la Constitución.

P.- Pocos. En Cataluña se votó favorablemente la Constitución muy por encima de la media.

R.- Donde más se votó la Constitución y yo no voté porque quería la ruptura.

P.- Por eso, una de las cosas que más llaman la atención es que haya partidos de izquierdas, como Podemos, que aborrezcan el régimen del 78. De alguna manera, es renegar de ustedes. ¿Qué piensa usted cuando ve a esa izquierda?

R.- Yo he sido muy respetuoso y quiero seguir siéndolo con el que piensa diferente a mí, pero eso no quiere decir que no vaya a decir lo que pienso. Me parece, entre otras cosas, una falta de respeto. Yo no sé si, a Pablo Iglesias, en alguna ocasión le he podido conocer personalmente, no lo sé. Me dijeron que había estado en la Juventud comunista y yo era secretario del partido cuando Rafa Mayoral era secretario de la Juventud. Cuando veo a gente que dice que hay que acabar con el régimen del 78, no se dan cuenta de que acabar con ese régimen implica dos cosas: o volver a lo anterior, o volver a la nada. Esos no piensan en la clase obrera, no piensan en los trabajadores, no piensan en el sufrimiento de la gente que tiene una nómina. Y ese es el primer valor que debe tener la izquierda, de una izquierda que quiere transformar e ir más allá del régimen del 78. Cargarse lo actual para ir a la nada o para dividir este país… ¿Por qué no se van al Sáhara occidental los que quieren la independencia de los pueblos?, ¿por qué, Cataluña?, ¿por qué vamos a dividir esto cuando funciona, cuando está bien? Ustedes no son de izquierdas.

P.- Yo creo que ellos niegan legitimidad al régimen porque consideran que fue una transición tutelada por los poderes fácticos. Pero, claro, usted era un rupturista y estuvo ahí, por tanto, también le niegan su legitimidad.

R.- Éstos no son rupturistas, éstos son otra cosa. Yo era rupturista, pero nuestro pueblo dijo lo que dijo. Desde ese primer momento, respeté lo que dijo nuestro pueblo y, no sólo lo respeté, lo he defendido y lo seguiré haciendo. Y, por eso, estoy (perdona la expresión) tan jodido con las gentes de izquierdas que van con los del 3%. Eso, en Cataluña… porque aquí están todo el día con la corrupción (contra lo que yo también estoy). Hombre, no vale todo. Porque, con la independencia, ambos gobiernos están tapando la corrupción: unos, porque quieren la independencia; y los otros, porque quieren aplicar el Estado de Derecho. Y, mientras, una gente que se llama de izquierdas apoya a aquéllos que están tapando la corrupción.

Últimas noticias

Lo más vendido