España

Entrevista al presidente del PP de Cataluña

Albiol: “Los constitucionalistas ganaremos el 21-D si votan todos los que lo hacen en las generales”

0 Comentar

OKDIARIO entrevista a Xavier García Albiol, presidente del PP de Cataluña y candidato de este partido a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre.

P.- Hágame una valoración sobre la decisión de la juez Lamela.

R.- Respeto por las decisiones judiciales. Éste es un país en el que, para lo bueno y para lo malo, tenemos separación de poderes. Es cierto que la política en algunas ocasiones va por una vía y la justicia, con sus tiempos y con sus decisiones, va por otra y en ningún momento acaban coincidiendo. Por tanto, es cierto que es una decisión en el ámbito judicial que tiene una trascendencia política (estamos hablando de la encarcelación de medio gobierno de la Generalitat), pero algunos llevamos mucho tiempo advirtiendo que lo que ocurrió el jueves podía suceder.

P.- Hay quien piensa que esto puede tener una influencia muy negativa en el escenario político en Cataluña. ¿Ustedes, en el Partido Popular, también creen que la vía judicial puede interferir negativamente en el ámbito político?

R.- El independentismo siempre necesita algún argumento para seguir con sus planteamientos victimistas. Nosotros estamos convencidos de que, más allá de los acontecimientos judiciales, hay una cuestión que tenemos que tener muy clara: si el día 21 de diciembre todos esos hombres y mujeres de Cataluña que no son independentistas y votan cuando hay unas elecciones generales (pero no votan en las autonómicas porque entienden que no son importantes o no son las propias), si todas esas personas van a votar, el independentismo en el gobierno de la Generalitat será historia y podremos empezar el camino que ha marcado el artículo 155. Ese artículo que ha decidido aplicar Mariano Rajoy ha tenido una gran virtud y es demostrar que se puede recuperar la normalidad, que se puede recuperar la confianza de las empresas. En esa dirección debemos avanzar.

P.- ¿Usted cree de verdad que el constitucionalismo puede ganar esas elecciones?

R.- Si todos esos hombres y mujeres que votan en unas elecciones generales y no son independentistas van a votar el 21 de diciembre, ganaremos las elecciones autonómicas.

P.- Pero defíname quiénes son independentistas y quiénes no. Por ejemplo, Catalunya Sí que es Pot, ¿usted cree que van a estar en el bloque del constitucionalismo?

R.- Catalunya Sí que es Pot es la muleta del independentismo, es la parte del independentismo que no forma parte de esa estructura propia, de ese sentimiento, pero que les sirve para legitimar un movimiento que está al margen de la ley. Yo creo que, si al final se produce un escenario en el que los constitucionalistas tenemos algunos votos más que los independentistas, a Podemos y sus confluencias les va a costar muchísimo justificar que no permiten que gobiernen los partidos que tenemos un proyecto para toda España. Si esto ocurriera, las consecuencias que va a pagar Pablo Iglesias en las próximas elecciones generales van a ser importantes. Por tanto, yo espero que al final, esa ambigüedad o ese posicionamiento que ahora tiene Catalunya Sí que es Pot en favor del independentismo, cuando llegue el momento cierto, yo me conformo con que, como mínimo, no entorpezcan un gobierno constitucionalista.

P.- ¿Y el Partido Socialista?, ¿qué espera del PSC?

R.- El Partido Socialista es un partido que está actuando con lealtad. En términos generales, está a la altura de las circunstancias en este momento. También es cierto que el Partido Socialista en Cataluña está viviendo una crisis de identidad muy importante. Hace dos días, el alcalde de la cuarta ciudad más importante de Cataluña, Tarrasa, ha dimitido y ha roto el carné. El Partido Socialista ha dado a entender en Cataluña que estaría dispuesto a llegar a un acuerdo con Esquerra Republicana y con Podemos. Veremos.

P.- ¿Ve ese tripartito posible?

R.- Creo que forma parte de la voluntad de Podemos y, del Partido Socialista, probablemente también. Esto es algo que yo no entendería y una parte muy importante de la población tampoco. A mí me parece que aquellos que no son independentistas, los que apostamos por pasar página y reescribir una historia que ha sido la realidad de Cataluña durante mucho tiempo, no entenderían que el Partido Socialista acabara pactando con Esquerra y con Podemos. Pero, bueno, vamos a ver cómo queda el escenario, cómo queda la fotografía electoral el día 21 y ya veremos.

P.- En todo caso, de los escenarios probables, tanto si gana el secesionismo como si se da esta variante de tripartito con Socialistas-Esquerra-Podemos, ¿estamos abocados a un escenario de negociación con el secesionismo?

R.- Estamos abocados a hacer un esfuerzo de integración en la sociedad. No puede ser que en estos momentos Cataluña esté fracturada, que la mitad de la población no se hable con la otra mitad, que se hayan puesto en riesgo relaciones familiares, relaciones entre amigos, que las empresas de Cataluña se estén marchando. Yo creo que nuestro objetivo tiene que ser el de ponernos desde el minuto uno a volver a tejer esa convivencia en la sociedad catalana, en generar el clima adecuado para que las empresas que se marcharon en las últimas semanas regresen a Cataluña. Desde la aplicación del artículo 155 por parte del gobierno de Mariano Rajoy hemos visto que ya hay un cambio, que se está empezando a recuperar cierta confianza. Por ejemplo, la empresa Freixenet, que tenía previsto marcharse, lo dijo muy claro, que con la intervención del gobierno de España se quedan en Cataluña. Pues bien, esa es la tarea que yo creo tenemos por delante.

P.- Este viernes el Ministerio de Empleo ha hecho públicos unos datos en los que se ve la incidencia directa sobre el empleo de la crisis catalana…

R.- Es evidente, y yo creo que las consecuencias de seguir por este camino las viviríamos, las sufriríamos a medio plazo porque las empresas que se están marchando representan el 30% de la producción de Cataluña, representan muchos puestos de trabajo. Y es cierto que se puede decir que por el momento sólo se ha trasladado el domicilio social. Después del domicilio social, como ya ha ocurrido, viene el domicilio fiscal, el traslado de los servicios centrales y, también, al final, la producción. Y esto significa más paro para nuestros hijos a medio plazo. Y a mí me parece que tenemos que hacer un esfuerzo porque si no Cataluña entrará en una deriva muy peligrosa desde un punto de vista económico.

Últimas noticias

Lo más vendido