España

‘Nous Catalans’: fundación independentista y vivero del radicalismo

‘Nous Catalans’: fundación independentista y vivero del radicalismo
Portada de El Mundo con la foto de Khalid Shabaz.
0 Comentar

El vivero independentista entre la inmigración en Cataluña se llamó durante años ‘Nous Catalans’. La fundación, creada en 2012 por Artur Mas, tenía el propósito no disimulado de atraerse a los inmigrantes a su causa secesionista. Consideraba el independentismo que los ‘nuevos catalanes’, pero, sobre todo, los que no controlaban el idioma, eran así más fácilmente adoctrinables, y bolsa de votos apetecible para un futuro referéndum.

Pero la fundación se convirtió, en paralelo, en un caldo de cultivo del radicalismo. No en vano hasta dos de sus dirigentes fueron investigados por sus vínculos extremistas. Uno, el presidente de la Unión de Centros Culturales Islámicos de Catalunya y director del espacio catalano-marroquí de la Fundación, Noureddine Ziani, a quien el CNI expulsó en 2013 por la difusión de tesis salafistas considerándolo una amenaza para la seguridad del Estado.

Otro, Khalid Shabaz. El responsable del área asiática de la organización, era militante de CDC, fue en el número 79 en la lista de Artur Mas para las autonómicas de 2012 y fue considerado por la Policía como un “paquistaní de ideología extrema”. Shabaz, alias Chuhan- que en 2011 fue detenido por estafa y falsedad de documentos-llegó a fotografiarse con una ametralladora durante un viaje a su país, como publicó en su día El Mundo. Uno de sus colaboradores, el también paquistaní Rajda Shaoib Satti, fue detenido con heroína de gran pureza.

La fundación-que cerró sus puertas en septiembre del año pasado– llevó a cabo una tarea de adoctrinamiento indiscutible. Desde sus primeros momentos, y con vistas a las autonómicas de 2012, la tarea encomendada a su director Àngel Colom-en su día militante de ERC fue la de difundir por las mezquitas las ventajas de un eventual Estado independiente: más trabajo y bienestar para todos. 

Pero en mente estaba la eventual secesión y el recuerdo de Quebec, donde la independencia fracasó por una diferencia de apenas 54.000 votos.

La fundación estuvo siempre en el punto de mira del ministerio de Interior, especialmente durante la etapa de Jorge Fernández Díaz. En 2015, el entonces ministro dejó claras las sospechas de una vinculación al radicalismo islamista: “Recuerdo que a raíz del proceso independentista, recuerdo que en la fundación Nous Catalans a mucha de esta gente se la intentaba captar y hacer proselitismo de esta comunidad con el hecho de la independencia”, dijo, tras una operación de los Mossos contra el yihadismo. El entonces consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler, censuró esas declaraciones y consideró “absolutamente desafortunado” vincular la independencia con el terrorismo.

La entidad, vinculada a CDC y al Departamento de Bienestar Social y Familia de la Generalitat, recibió en todo este tiempo jugosas subvenciones públicas, y también donaciones privadas. Su finalidad pública era ofrecer cursos o talleres a la población inmigrante, además de actos “para que puedan trabajar para una mayor identificación entre las personas nacidas en Cataluña y los nuevos catalanes”.

Últimas noticias

Lo más vendido