España

Gobierno y ONG advierten de un nuevo repunte de peticiones de asilo desde Venezuela tras el verano

venezuela2
Las peticiones de asilo de venezolanos seguirán aumentando en españa
0 Comentar

España se prepara para un nuevo incremento de solicitudes de asilo de venezolanos para después del verano. Es la previsión con la que trabajan tanto el Ministerio del Interior como las siete ONG que se ocupan de tramitar este tipo de permisos de residencia.

“La situación política y económica en Venezuela se ha reflejado en que se hayan disparado en el último año las peticiones de asilo. Y la previsión es que pueda ir a más”, apuntan fuentes de Interior que se remiten a los datos oficiales aportados el mes pasado por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

Una de cada cinco peticiones en España corresponde a un venezolano: ya es el país que más solicitudes realiza y ha superado a Siria. Una tendencia que va a continuar, como ya avanzó en un reciente informe la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

Clase media y mujeres de 18 a 59 años

En julio, nuestro país había recibido 4.300 peticiones, siendo el cuarto más solicitado de todo el mundo. Normalmente, se trata de ciudadanos de clase media (docentes, periodistas, funcionarios y empresarios) que se ven obligados a abandonar el país. El perfil medio del solicitante es el de mujeres de entre 18 a 59 años y que huyen de la situación de violencia y la falta de productos de primera necesidad.

Como Emma Justo, natural de Valencia, ciudad donde el pasado 6 de agosto se producía el primer levantamiento militar contra el régimen chavista de Nicolás Maduro. Esta venezolana tiene 45 años y huyó del país en octubre de 2016. Lo hizo junto a su familia.

Tenía una hermana en Madrid que los acogió. Pidieron asilo “nada más llegar, y dentro del mes después, como dice la ley”, explica en conversación telefónica con OKDIARIO.

Emma era contable en una empresa de reciclaje en San Diego, “donde fue detenido el alcalde Enzo Scarano en 2014, incluso antes de Leopoldo López“, nos cuenta. Allí disfrutaba de “una situación estable, pues llevaba nueve años”. Pero la violenta deriva del país les decidió a marcharse.

Inseguridad y falta de productos básicos

“La decisión fue rápida, justo el pasado verano a estas alturas. Las enormes colas para comprar hasta jabón, por el que encima tenía que pagar sobreprecio, y la tremenda inseguridad que me hacía temer por la vida de mis hijos nos convencieron”, señala.

Sobre su proceso de solicitud, tras escolarizar a sus dos hijos, de 15 y 10 años, Emma cuenta que “fue rápido”. Los trámites siguieron un cauce que no siempre se realiza con tanta agilidad, y que puede retrasarse hasta dos años. “Primero nos dieron la tarjeta blanca, y nos contestaron al mes siguiente. Después, la tarjeta roja que no te autoriza a trabajar, pero con la que se puede abrir una cuenta en un banco o solicitar la tarjeta sanitaria”, explica a este periódico. Y “a los seis meses ya nos dieron el permiso de trabajo”.

España, Colombia y Perú, los más solicitados

Tanto Emma como Luis (47), ingeniero en Venezuela, sobreviven desde su llegada con trabajos temporales que nada tienen que ver con lo que hacían en su país de origen. Ella se gana la vida cuidando niños, y él repartiendo propaganda. Pero no lamentan ni un solo día haber abandonado Venezuela. “La situación es terrible, todo el mundo quiere salir del país, la gente está sin comida y sin medicamentos…”, se lamenta.

Esta pareja llegó a España, el cuarto país en número de solicitantes de asilo desde una nación que tras la Segunda Guerra Mundial fue país de acogida. “Tengo muchos amigos que se han ido o quieren salir, pero van a Colombia o Perú“, dice desde el piso del barrio de San Blas donde reside junto a su familia y su hermana.

Y es que según detalla la Oficina de Asilo y Refugio (OAR), el número de personas llegadas de Venezuela que demandan protección según la Ley Reguladora del Derecho de Asilo se ha multiplicado por nueve. Un aumento que se ha contabilizado en las solicitudes de información en las ONG. La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) cifra la evolución que se ha producido en los últimos cuatro años: 35 solicitudes en 2013; 120 en 2014; 596 en 2015, y 4.200 en 2016… rebasada ya en lo que llevamos de 2017.

La ONG Rescate Internacional recoge en su último informe que el 51,16% de las solicitudes tramitadas son de ciudadanos de Venzuela. Y, al igual que Cruz Roja, coinciden en que irán a más. ACNUR reconoce que “esto puede suponer una mayor presión sobre el sistema de asilo español”, lo que confían no se refleje en un ‘cerrojazo’ en la concesión de permisos por parte del Gobierno.

Últimas noticias

Lo más vendido