España

Arrimadas: “Los libros de texto y las escuelas no pueden tener consignas políticas”

0 Comentar

P.- Estos días el sindicato catalán de profesores (AMES) presentó un informe sobre el adoctrinamiento de los libros de texto en Cataluña. Ustedes le han preguntado al ministro de Educación por este asunto y el Gobierno considera que, si no hay una denuncia previa, no se puede actuar. Me gustaría una valoración de Inés Arrimadas.

R.- Se ha dejado hacer en Cataluña lo que se ha querido. En general, y no solo en Cataluña, los libros de texto y las escuelas no pueden tener consignas políticas. Tenemos que sacar los tentáculos de la política de las escuelas. Eso hay que hacerlo en toda España, pero, en un lugar como éste en el que hay una presencia de ideología política en determinados libros de texto y escuela, es donde más cuidadosos deberíamos ser. Tenemos una revolución educativa pendiente en este país para que aumente la calidad educativa y, dentro de ello, está el sacar las consignas políticas de la educación.

P.- ¿Cree usted que las transferencias en educación fue uno de los pecados capitales?

R.- No. Yo no creo que haya problema en que las comunidades autónomas tengan competencias en educación, el problema es para qué las usan. Hay otros países descentralizados sin ningún problema y otras comunidades autónomas que no han utilizado la educación para construir realidades paralelas a España. Allí, donde sí se ha producido, es donde tenemos el problema. Por tanto, no veo mal la descentralización, repito, el problema es para qué las usan.

P.- A usted la acusan de buscar, en este momento, el voto del nacionalismo moderado. Usted ha dicho que hay que buscar una “alternativa completa” en Cataluña, ¿están ustedes virando su mensaje para captar el voto de Convergencia?

R.- El único partido que, el año pasado, ha hecho una rueda de prensa para decir que se ofrecía para ser la casa de los huérfanos de Convergencia es el señor Albiol (PP), que el año pasado hizo una rueda de prensa para decir específicamente esto. Y dijo, “somos la nueva casa de los huérfanos de Convergencia y estoy hablando ya con gente de Uniò para ver si podemos formar una alternativa”. Por tanto, esa pregunta se la debería hacer al PP, que es quien lo ha explicitado. Nosotros estamos haciendo una alternativa mayoritaria para los catalanes y ahí tendrá que haber gente que ha votado al Partido Socialista -que ha sido un partido de la centralidad política-, tendrá que haber gente que venga de la abstención, del Partido Popular, de Convergencia, por supuesto, que ha sido un partido que ha ganado elecciones. Somos un partido de la centralidad.

P.- Pero hay gente en su partido que se lo ha recriminado. La señora Punset, algunos dicen que también el señor Girauta extraoficialmente…

R.- A mí no me consta. Yo creo que es más un tema del Partido Popular de aquí, que están un poco desorientados y están sacando unos resultados desastrosos -reconocidos por ellos mismos-. Ellos son los que lo dicen. Yo no criminalizo a nadie por haber votado a ningún partido. Ciudadanos va a ser una alternativa de gobierno en Cataluña, una alternativa centrada, de consenso y limpia. En Cataluña tenemos muchos casos de corrupción y es evidente que los viejos partidos no van a poder solucionarlo. Por tanto, Ciudadanos va a ser una alternativa de gobierno.

P.- Hablando en términos nacionales. Es verdad que Ciudadanos en Cataluña tiene un alma muy definida. Ustedes nacen porque hay un gran vacío, en la defensa de España, dejado por los partidos constitucionalistas. Pero, fuera de Cataluña, ¿su partido no se desdibuja?

R.- No lo veo para nada así, todo lo contrario. Ciudadanos crece, va consolidando el centro. Era un reto volver a tener un partido de centro en España. Queríamos construir ese centro -que sociológicamente existía porque la mayoría de los ciudadanos se sitúan ahí-, pero luego no tenían un referente de centro regenerador, nuevo, liberal-progresista. Lo que estamos viendo en otros países de Europa es que ese espacio político existe, aquí nos ha costado mucho trabajo que algunos lo entendieran porque estaban muy cómodos en los cajones de derechas e izquierdas. Lo que hemos visto con Macron, en Francia, es que ese espacio político existe. Es el espacio de los liberales-progresistas

P.- ¿Macron es Ciudadanos en España?

R.- Macron ocupa el mismo espacio político en Francia que el de Ciudadanos en España. Francia no es lo mismo que España y hay diferencias, pero el espacio político que ocupan es el de centro liberal-progresista. Lo que pasa es que aquí tenemos una mochila de 40 años en los que todo el mundo ha encajado todo entre derechas e izquierdas, pero cada vez se va viendo más y en todas las encuestas vamos subiendo.

P.- Pero, ¿no están basando demasiado su estrategia en la corrupción y, por tanto, en la regeneración?

R.- No, es que en nuestro caso no es solo eso. Es una parte fundamental, pero, además, tenemos propuestas económicas y sociales. Nosotros tenemos propuestas en términos de modelo laboral, fiscales, regeneración de la administración pública. Ciudadanos es una alternativa para gobernar. Ahora bien, que es evidente que nadie habla más claro que nosotros en regeneración, en lucha contra la corrupción, y que, además, no solo nos quejamos, sino que ponemos propuestas factibles encima de la mesa. Es evidente. Yo quiero ser útil, que la gente me vote y sirva para algo. Votar para quejarte está bien, pero no es útil. Votar para proponer propuestas es útil y es lo que está haciendo Ciudadanos.

P.- Hágame una valoración de las últimas semanas: reprobación del ministro de Justicia, los últimos acontecimientos en la Fiscalía, los informes sobre Cristina Cifuentes de la OCU…etc.

R.- El gobierno de España, y el PP, siguen aferrándose como un clavo ardiendo al viejo sistema obsoleto. En España vamos a dar un salto cualitativo como país, no me cabe ninguna duda, pero eso va a requerir que se despolitice la justicia, que no haya injerencias políticas en los fiscales, que se eliminen los aforamientos, que se eliminen indultos a políticos corruptos, etc. Y eso va a llegar. Sé que al PP no les gusta, sé que a los viejos partidos no les gusta, pero va a llegar. Nuestro papel es muy claro: somos el partido sensato que da estabilidad; que quiere que España tenga presupuestos, cumpla con Europa y vaya hacia delante; pero somos el partido implacable contra la corrupción porque no tenemos mochilas, no tenemos las manos atadas ni sucias. Ciudadanos va a seguir siendo muy claro. Vamos a conseguir que se eliminen aforamientos, que se eliminen indultos, o, al menos, si no se hace, todo el mundo tendrá claro de quién ha sido la culpa y quién lo ha intentado hasta el final. El acuerdo de investidura se podrá aplicar en España, aunque el PP no quiere y ponga excusas.

Últimas noticias

Lo más vendido