España

Errejón desafía a Iglesias exhibiéndose en una larga reunión a solas con Madina en el Congreso

Iñigo Errejón de camino a su asiento en el Congreso de los Diputados (Foto: Francisco Toledo)

Íñigo Errejón se reunión durante más de media hora con el diputado socialista Eduardo Madina, en la cafetería del Congreso a la que solo pueden acceder los diputados. Allí, los dos políticos mantuvieron una seria conversación ante la sorpresa del resto de señorías testigos del encuentro.

Según fuentes presenciales, la reunión entre Errejón y Madina “parecía ser más que un simple café”, aunque los protagonistas lo niegan. El ex número dos de Podemos ni confirma ni desmiente tal encuentro. “No tengo por qué contar con quién me reúno o con quién tomo un café”, asegura Errejón y añade: “Lo hago con mucha gente”. Por su parte, el socialista sí confirma la conversación aunque asegura que no fue para nada en concreto.

Lo cierto es que, una vez más, al entorno de Iglesias no le gustan nada las reuniones y los acercamientos que el ex secretario de Política de la formación mantiene desde hace tiempo con diferentes líderes socialistas. “Ese coqueteo constante con el PSOE no le beneficia a a él, ni a nosotros”. Estas fuentes aseguran a OKDIARIO que Errejón “provoca constantemente” a la dirección de Podemos “exhibiendo” sus “amistades” dentro de las filas del PSOE.

Por su parte, los errejonistas aplauden la actitud de su líder y afirman que “han intentado apartarlo y él se defiende”. “Que intente tender puentes con el PSOE no es más que mantener la postura que siempre tuvo a este respecto y que le costó la ruptura con su secretario general, Pablo Iglesias.

También con Sánchez

El ex número dos de Podemos, Íñigo Errejón, sigue manteniendo buenos contactos con el aspirante a las primarias del PSOE, Pedro Sánchez, una relación fluida que se empezaría a forjar cuando ambos tenían se encontraban en la cima de sus respectivos partidos.

Según informó OKDIARIO a principios de este mes, los equipos de Errejón y de Sánchez estarían tanteando la posibilidad de que ambos funden un nuevo proyecto político en el que pudieran plasmar sus idearios sin que ningún otro dirigente o formación les pusiesen trabas.

Previsiblemente, el último trayecto de esta buena sintonía podría ser la de establecer una nueva formación política, o bien, la de la integración del propio dirigente podemita en el nuevo proyecto del PSOE que Sánchez quiere liderar.

Sin embargo, todo esto dependería de si el ex secretario general socialista fuese capaz de ganar nuevo las primarias de su partido, y de la nueva ejecutiva que conformaría tras una hipotética victoria en el proceso interno del PSOE que tanta incertidumbre está generando en el panorama político nacional.

Por su parte, Errejón estaría valorando una retirada de Podemos, debido a los continuos desplantes que recibe de Pablo Iglesias tras Vistalegre II. Quitarle de la portavocía del partido en el Congreso, o el veto para impedir que participe en la tertulia radiofónica de la Cadena Ser, entre otros motivos, han hecho perder la paciencia al ex número dos podemita.

Cabe recordar que cuando Pedro Sánchez se encontraba negociando un alternativa de Gobierno a la de Mariano Rajoy tras los comicios del 20D, Errejón fue de los pocos dirigentes de Podemos que puso más de su parte para que se formase un Ejecutivo en coalición con el PSOE. Por su parte, Iglesias, era partidario de esperar un nuevo adelanto electoral para que se produjese el ‘sorpasso’ a los socialistas, algo que finalmente no se cumplió.

Tras las últimas elecciones generales del 26J, el que fuese número dos del partido morado también seguía apostando por formar una alternativa de Gobierno con el PSOE, hasta que Pedro Sánchez presentó finalmente su dimisión el pasado 1 de octubre.

Tras la salida de Sánchez del panorama político nacional y la derrota de Errejón en Vistalegre II, el propio Errejón negaba rotundamente en las entrevistas que concedía que estuviese valorando un cambio de aires al PSOE. No obstante, en caso de que el ex secretario general socialista recuperase su puesto, el ex número dos de Podemos podría estudiar muy seriamente unirse a este partido, o bien, fundar uno propio con Sánchez.