España

40 aniversario de la entrada de España en el Consejo de Europa

Felipe VI intervendrá ante la Asamblea General

0 Comentar

El Rey renueva este jueves el compromiso adquirido por España en 1977 con la defensa de los derechos humanos, la democracia pluralista y la primacía del derecho, principios que sustenta el Consejo de Europa desde su fundación en 1949. Don Felipe interviene en la sesión plenaria de la Asamblea Parlamentaria de este organismo que cuenta con 318 parlamentarios y al que pertenecen actualmente 47 naciones europeas, incluidas Rusia, Ucrania y Turquía. Precisamente la situación política que vive actualmente el pueblo turco, con el preocupante aumento de poder de su presidente Recep Tayyip Erdogan, es el eje de las deliberaciones de las sesiones de la Asamblea.

Desde el inicio de sus actividades, el Consejo de Europa goza de un gran prestigio por ser garante de los derechos humanos y su órgano más conocido y emblemático es el Tribunal de Derechos Humanos. Sus 47 jueces -procedentes de cada uno de los Estados miembros- emiten sentencias vinculantes sobre asuntos tan dispares como la libertad de prensa, desapariciones y asesinatos, torturas o tratos inhumanos, privación arbitraria de libertad o disolución de partidos políticos. Entre las competencias del Consejo están también el terrorismo, el crimen organizado, la xenofobia y la lucha contra la discriminación racial.

Para la España post franquista, fue un reto el ser admitidos en el Consejo, entidad muy exigente a la hora de admitir a nuevos miembros, a los que se les exigía un respeto absoluto a los principios que lo sustentaban: ser un país regido por normas absolutamente democráticas. Sin embargo, en noviembre de 1977, España carecía aún de una Constitución aunque ya se habían celebrado elecciones generales en junio y existía el compromiso del Gobierno español de elaborar una Carta Magna que sustituyera a las leyes de Franco.

Como hecho inédito en el Consejo, se aprobó el ingreso de España “por palabra de honor” avalada por el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y los presidentes del Congreso y del Senado, Fernando Alvarez de Miranda y Antonio Fontán. Los responsables del Consejo de Europa admitieron como garantía la promesa de los máximos dirigentes políticos españoles, dados los hechos ocurridos en el país como la legalización del Partido Comunista de España y la celebración de elecciones legislativas. Ambos demostraban la voluntad del país de aceptar los valores del Convenio Europeo de Derechos Humanos aprobado en 1950, condición imprescindible para entrar a formar parte de la institución europea más exigente en materia de democracia y respeto máximo a la primacía del derecho.

El monarca español, con su visita a Estrasburgo, sede del Consejo y lugar de celebración de sus cuatro Asambleas Parlamentarias anuales, pone de manifiesto de nuevo el compromiso de nuestro país con esos principios que hay que respetar y cuyo incumplimiento puede dar lugar a una demanda ante el Alto Tribunal, que sus magistrados tendrán que examinar, y emitir la preceptiva sentencia que es vinculante y de obligado cumplimiento para los demandados.

Últimas noticias