España

El voto del diputado de la coalición PSOE-Nueva Canarias permitirá a Rajoy aprobar los Presupuestos

Nueva Canarias
Pedro Quevedo (NC), en rueda de prensa en el Congreso.
Comentar

El PSOE dará autonomía al diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, para que negocie a su conveniencia con el Gobierno los Presupuestos Generales del Estado (PGE), según fuentes del partido.

Nueva Canarias concurrió en coalición con el PSOE en las pasadas elecciones generales y ha mantenido los mismos argumentos que sus ‘socios’ en los principales debates parlamentarios. De hecho, en la investidura de Mariano Rajoy, Quevedo optó por el ‘no’ pese a la abstención de los socialistas. Entonces, basó el voto en que el presidente del Gobierno había “desoído” las demandas de Canarias. “No nos podemos fiar de usted”, espetó el dirigente canario.

Ahora, su buena disposición a negociar los Presupuestos le convierten en una pieza clave para que estos puedan salir adelante. El Gobierno sumaría así 176 votos (considerando los de Ciudadanos y PNV, partido con el que las negociaciones son también muy favorables), suficientes para que el Ejecutivo pueda superar el trámite parlamentario.

Hasta ahora, las conversaciones no han entrado ni en cifras ni en partidas. La primera toma de contacto se produjo el pasado jueves, con un breve encuentro entre Quevedo y Fernando Martínez-Maillo, coordinador general del PP, en los pasillos del Congreso. Una conversación cordial en la que ambos se emplazaron a nuevas conversaciones. Quevedo se mostró abierto a recibir la llamada del Ejecutivo.

Este jueves, el diputado canario volvió a confirmar que hablará con el PP, pero matizó que no será a cambio de “propinas”. Eso sí, sin desvelar sus cartas-estrategia de negociación, aseveró- sí aseguró que no pedirá “ni el oro ni el moro”. Esto es, básicamente, que el Gobierno asuma que “Canarias ha sido maltratada en los últimos cinco Presupuestos” y ponga remedio. “Lo que no vamos a hacer es suicidarnos”, dijo, en declaraciones a la Cadena COPE.

El diputado canario ya ha tratado con el PSOE su disposición a negociar para obtener ventajas para el archipiélago. En fuentes socialistas, la disposición es buena. Al fin y al cabo el voto de Quevedo les exime de un apoyo que, consideran, podría pasarles factura política.

Apoyo al PSOE en la enmienda a la totalidad

En el PP no cuentan con que ese respaldo sea inmediato. En ningún caso, en la primera fase del trámite parlamentario, cuando se debe votar la enmienda a la totalidad que el PSOE, entre otros, presentarán al proyecto del Ejecutivo. En ese caso, Quevedo se mantendrá fiel a los socialistas y votará a favor de su enmienda. No será problema para el Ejecutivo, que podría solventar el trámite con el voto del PNV. Con 175 votos a favor, y otros tanto en contra, la enmienda decaerá en tercera votación, según el reglamento parlamentario.

Con los peneuvistas las conversaciones han dado un paso considerable  y, con toda la prudencia que requieren estos casos, Hacienda es ciertamente optimista. Este viernes, el presidente de la formación, Andoni Ortuzar, defendió ya abiertamente que hay que “aprovechar” la “oportunidad” de negociar los Presupuestos para conseguir “cosas contantes y sonantes”. Y esto, para el PNV, es como ya informó este periódico, una reforma del Concierto Económico y la transferencia de la deuda que, a juicio del PNV, el Estado mantiene con la administración vasca por el cobro indebido de ese Cupo.

En definitiva, financiación e inversiones en infraestructuras, sobre todo en materia ferroviaria, como el tren de alta velocidad a las capitales vascas. Ortuzar valoró públicamente los avances en este último asunto, y emplazó a la negociación en cuanto el Gobierno apruebe el proyecto presupuestario, el último viernes de marzo. 

Tras la fase de enmiendas totales llegará la negociación de las parciales, la fase más delicada del proceso presupuestario. Los populares esperan que aquí se “ponga toda la carne en el asador” para implicar a Quevedo y lograr el ‘sí’ o, en su caso, la abstención. Cualquier opción sería suficiente para el Ejecutivo.

El objetivo es además que en esa fase se incluya a todas las formaciones, incluidas el PSOE y Podemos. Aunque en esos casos, el rechazo se da prácticamente por seguro, la intención del Gobierno es “retratar” a los partidos ofreciendo partidas para algunas de sus propuestas de programa. En definitiva, hacer que queden comprometidos al explicar a la opinión pública por qué se oponen a unas cuentas que, de entrada, aspiran a ser generosas en materia social.

C’s acepta al PNV

De hecho, el Gobierno ya ha asegurado por ejemplo a Ciudadanos que los Presupuestos incluirán prácticamente la totalidad de las 150 medidas pactadas para la investidura de Mariano Rajoy. Además, los de Rivera no pondrían obstáculos que el PNV acabe votando ‘sí’ a los PGE, pese a sus evidentes discrepancias. 

En fuentes populares se preparan para una negociación ardua. Un esfuerzo considerable para unas cuentas que apenas tendrán vigencia durante unos meses. Pero sacar adelante los PGE se interpreta, sobre todo, como un ejercicio de “responsabilidad” de cara a los ciudadanos y también a Europa. El deseo de Rajoy.

Muy tocado por la votación del decreto de los estibadores, el pasado jueves, el presidente no descarta ningún escenario. Y aunque se sabe que su intención no es convocar elecciones, “por ahora”-como apunta alguno de sus colaboradores más directos-tampoco lo es alargar un bloqueo permanente. 

En cualquier caso, Rajoy no tomará ninguna decisión hasta pasado el verano. Superadas las primarias en el PSOE, será, entonces sí, el momento de calibrar si la legislatura tiene o no sentido.

 

 

 

Últimas noticias