España

El PP obliga al Gobierno vasco a proteger a las clases medias ante cualquier reforma fiscal

PNV
Cristóbal Montoro conversa con Iñigo Urkullu. (Foto: EFE)
0 Comentar

El Gobierno vasco (PNV-PSE) y el PP han firmado este lunes un acuerdo por el que los ‘populares’ se comprometen a abstenerse en la votación de los Presupuestos del País Vasco para este año -lo que garantiza su aprobación-, a cambio de modificaciones valoradas en 29 millones de euros (un 0,26 por ciento de la cuantía de las Cuentas) y de algunos compromisos en materia fiscal.

El acuerdo ha sido firmado este lunes en el Parlamento vasco por el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, y el portavoz de economía del PP, Antón Damborenea, que han subrayado que se trata de una “buena noticia” y de un pacto “positivo”.

El pacto consiste en un documento de bases que, con posterioridad, se deberá concretar en un acuerdo sobre las enmiendas específicas que el PP pretende introducir en el Proyecto de Presupuestos vascos para este año.

Estas enmiendas, según se recoge en el documento, sumarán “un máximo” de 29 millones de euros (alrededor de un 0,26 por ciento de la cuantía de las Cuentas), y el acuerdo sobre las mismas se podría cerrar en un plazo de tres o cuatro días.

El acuerdo contempla el “compromiso” de eliminar de forma progresiva, hasta el final de la legislatura, el recorte del siete por ciento en la cuantía de las ayudas a la conciliación de la vida laboral y familiar, una reducción que fue introducida por primera vez en los Presupuestos de 2012, aprobados por el Gobierno vasco del PSE con el apoyo del PP.

Reformas fiscales

Las enmiendas que introducirá el PP a las Cuentas también afectan al ámbito de la industria, los emprendedores y la educación. Además, el documento incluye una reflexión en torno a la política fiscal, cuya regulación es competencia de las Juntas Generales de cada territorio.

El texto señala que cualquier reforma fiscal que pueda llevarse a cabo en la región deberá basarse en un “amplio acuerdo” y no habrá de suponer una “merma de ingresos” para las rentas medias y bajas. Asimismo, se indica que la eventual modificación del sistema tributario deberá “favorecer la competitividad de las empresas, especialmente de las pequeñas y medianas”, y fomentar el ahorro y la inversión.

A través del documento suscrito este lunes, el PP se compromete a abstenerse en la votación de los Presupuestos en el Parlamento vasco, lo que garantiza su aprobación al Gobierno de coalición que conforman el PNV y el PSE-EE, que se encuentran a un escaño de la mayoría absoluta en la Cámara.

Azpiazu ha afirmado que se trata de un acuerdo “muy positivo”. Respecto a la forma en la que se ha cerrado el acuerdo, ha explicado que no se puede hablar de que haya sido “fácil o difícil”, y que al final ha sido posible encontrar un “socio” presupuestario porque el Gobierno ha “trabajado” para lograrlo.

El consejero, además, ha rechazado “especular” sobre la posibilidad de que este pacto presupuestario con el PP pueda trasladarse a las Cuentas de los próximos años.

“Presupuestos realistas”

Por su parte, Damborenea considera que el entendimiento alcanzado con el Ejecutivo autonómico es una “buena noticia” porque contribuye a la “estabilidad” y permite aprobar unos Presupuestos “realistas”.

No obstante, ha explicado que su grupo no votará a favor de las Cuentas, y que se limitará a facilitar su aprobación absteniéndose en la votación de las mismas en el Parlamento. El PP procederá de esta forma porque “no está de acuerdo con muchas partidas” recogidas en el Proyecto elaborado por el Gobierno del PNV y el PSE.

Damborenea ha asegurado que el acuerdo alcanzado evita que el Ejecutivo caiga en la “deriva hacia la extrema izquierda” que se hubiera producido en caso de acercarse a las posiciones de EH Bildu o Elkarrekin Podemos para aprobar las Cuentas con el apoyo de estos grupos.

Medidas de conciliación

El parlamentario del PP ha asegurado que su partido defiende que se revierta el recorte del siete por ciento en las ayudas a la conciliación de la vida familiar y laboral, pero que es contrario a que esa medida se aplique también a la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), una prestación que también fue objeto de ese recorte en 2012, y que está destinada a las personas sin recursos económicos y en riesgo de exclusión social.

De hecho, ha asegurado que el PP tampoco está de acuerdo con la decisión del Gobierno vasco de subir la RGI un 1,5 por ciento para adecuarla a la inflación del año pasado y evitar que los perceptores pierdan poder adquisitivo.

Damborenea no ha descartado la posibilidad de reeditar este acuerdo presupuestario en próximos años, aunque ha supeditado la posibilidad de que el PP pueda votar a favor de las Cuentas del próximo año a que el Gobierno vasco busque “antes” el acuerdo con su partido y a que los Presupuestos se acerquen más a las tesis presupuestarias que defienden los ‘populares’.

Últimas noticias

Lo más vendido