Junqueras: “Lo que tendría que hacer el Gobierno es no dificultar la economía catalana”

Oriol-Junqueras copia
Oriol-Junqueras copia
Comentar

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha salido diciendo que la reunión con la vicepresidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sido “muy cordial y muy difícil. Desde el punto de vista de que es evidente que representamos posiciones distintas en muchos ámbitos. Aunque siempre tendremos la mejor actitud para llegar a acuerdos útiles”.

Tras reunirse algo más de una hora y cuarto con la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Junqueras ha comparecido en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa antes de asistir al Consejo de Política Fiscal y Financiera, que esta tarde preside el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

“Hemos hablado sobre cuatro grandes ámbitos y hemos intentado apuntar algunos aspectos concretos. En lo que concierne a la economía deberían dejar de sacrificar las evidencias económicas en función de intereses estrictamente políticos. Sin capacidad de endeudamiento es difícil que el Gobierno luche contra las dificultades. Lo que tendría que hacer el Gobierno es no dificultar la economía catalana. Debería de tener una actitud de menos apriorismo políticos y más responsabilidad económica. El TC debería dejar de actuar en función de los intereses de los partidos y debería de actuar en defensa de los intereses generales de la ciudadanía”, ha dicho el catalán. 

Junqueras consideró que la distribución del techo de déficit entre las distintas administraciones es “profundamente injusta” y “arbitraria”, y señaló que “si el Estado cumpliera correctamente sus obligaciones no harían falta recursos como el FLA”. A su juicio, que el objetivo de déficit autonómico haya pasado del 0,3 al 0,7 es una buena noticia, pero continúa “a años luz” de lo que la Generalitat cree que correspondería a Cataluña.

 

El catalán ha admitido que hay un deshielo en las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat y que “hoy por hoy es más fácil dialogar que hace unos meses”, si bien ha insistido en que siguen las diferencias irreconciliables en temas como el independentismo. “Yo soy independentista y la señora Sáenz de Santamaría no. Por supuesto, que no la voy a convencer pero cumpliremos con el mandato democrático”, ha insistido en referencia a la independencia de Cataluña.

Cada uno se ha comprometido a estudiar respectivamente las peticiones del otro y, en función de como evolucionen estos asuntos concretos, seguirán hablando de otros. Entre estas peticiones, Junqueras ha solicitado la vicepresidenta, por ejemplo, que el Gobierno no recurra al Tribunal Constitucional la ley relativa a desahucios y pobreza energética, y la vicepresidenta le ha explicado que la estudiarán mañana en el Consejo de Ministros. A esto, la vicepresidenta en funciones ha explicado que no se trata de que el Gobierno lleve al Constitucional toda la Ley de pobreza energética por el fondo, sino por las formas y ha aclarado que son pequeños puntos al encontrarlo competencias del Estado. Insistió en que el Gobierno no desprecia el fondo de esas medidas referidas a los desahucios o sobre los autónomos.

 

 

 

 

La Generalitat quiere igualmente que se convoque la Junta de Seguridad, que lleva siete años sin reunirse, y la vicepresidenta se ha comprometido a proponer una reunión para avanzar en este tema entre el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y e conseller catalán del ramo, Jordi Jané. También ha dejado claro que están en contra del plan hidrológico tal y como está planteado.

Tras ese encuentro, Gobierno y Generalitat han pactado esta misma semana cinco asuntos sobre los que tenían disputas competenciales, entre ellos el nuevo Institut Català de Finances (ICF), y con los que han evitado acudir al Tribunal Constitucional.

Últimas noticias