Los barones del PSOE presionan para que Sánchez salte el día 2 y no sea el candidato el 26J

Los barones del PSOE presionan para que Sánchez salte el día 2 y no sea el candidato el 26J
Pedro Sánchez durante su discurso de investidura. (Foto: EFE)
Comentar

La inminente convocatoria de elecciones anticipadas para el próximo 26 de junio puede suponer el punto final de la trayectoria de Pedro Sánchez.

Los principales barones socialistas han comenzado a movilizarse de nuevo para lograr que Sánchez renuncie a repetir como candidato a la Presidencia del Gobierno.

Las últimas encuestas publicadas este fin de semana han disparado las alarmas en Ferraz: casi todos los sondeos coinciden en el estancamiento del voto del PSOE, mientras Ciudadanos mejora sus perspectivas y Podemos comienza a recuperar el terreno perdido.

Sobre la cúpula del PSOE vuelve a planear la amenaza del sorpasso por parte de Podemos, si sale adelante la operación puesta en marcha por Pablo Iglesias y Pablo Echeniche para integrar en su candidatura a Izquierda Unida.

Pese a que dio el paso de someterse a una fallida sesión de investidura, mediante el pacto suscrito con Ciudadanos, Pedro Sánchez no logra mejorar su suelo electoral.

El Rey abre otra ronda de consultas

Entre los barones socialistas y la vieja guardia del PSOE comienza a cundir la certeza de que el candidato no da más de sí, después de haber obtenido en las elecciones generales del 20D el peor resultado de la historia del partido.

A ello se suma el malestar que ha provocado su errática estrategia de pactos. Sánchez no ha dejado de rogar hasta el último minuto el respaldo de Podemos, pese a ser consciente de que era incompatible con su acuerdo con Ciudadanos. En todos los casos, la respuesta de Pablo Iglesias ha sido una nueva humillación para el PSOE.

También levantó ampollas la entrevista mantenida por Sánchez con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont: muchos entrevieron que el candidato del PSOE había intentado negociar la abstención de los independentistas para ser elegido presidente. Algo que vulneraría abiertamente una de las líneas rojas marcadas por el Comité Federal del PSOE.

El Rey Felipe VI mantiene durante el lunes y martes de esta semana una nueva ronda de consultas con los portavoces de los grupos parlamentarios. Previsiblemente, tras constatar que ningún candidato tiene suficientes apoyos para ser investido presidente, ordenará al presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones anticipadas.

El plazo acaba el 2 de mayo

De acuerdo con el artículo 99.5 de la Constitución, el 2 de mayo –dos meses después de la primera votación fallida de investidura de Pedro Sánchez– concluye el plazo para convocar unos comicios que se celebrarán muy probablemente el 26J.

Pero los barones socialistas no quieren que Sánchez repita como cabeza de cartel, pues han llegado al convencimiento de que cosecharía un nuevo fracaso, con un mapa electoral que haría aún más difícil la formación de un pacto de Gobierno.

Por este motivo, han vuelto a retomar las presiones para que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dé un paso adelante y se postule como candidata a la Presidencia del Gobierno.

Las fuentes socialistas consultadas por OKDIARIO señalan que Díaz se muestra reticente y se ha resistido hasta ahora a estas presiones. Entre otros motivos, porque considera que los dos meses que restan hasta el 26J suponen muy poco tiempo para armar una candidatura solvente, capaz de invertir la tendencia de voto del PSOE.

Ni Madina ni Chacón darán el paso

El PSOE sólo celebrará primarias para elegir a su candidato a la Presidencia del Gobierno si hay más de un aspirante. Susana Díaz podría convertirse en cabeza de cartel si fuerza la convocatoria de primarias frente a Sánchez, o bien si la presión de la cúpula del partido logra la renuncia de éste.

Las fuentes consultadas descartan por completo la posibilidad de que Eduardo Madina o Carmen Chacón, los dos aspirantes apadrinados por José Luis Rodríguez Zapatero, vayan a dar el paso de forzar la convocatoria de primarias. El ex presidente del Gobierno, en cualquier caso, carece de influencia sobre la actual dirección del partido.

Por tanto, todo está en manos de la presidenta andaluza Susana Díaz, que de aquí al 2 de mayo podría meditar la solución planteada por los barones para que encabece la candidatura a la Presidencia del Gobierno.

De ser así, el PSOE concurriría a los comicios con una nueva líder que desconfía profundamente de Podemos y que intentaría remontar los malos resultados cosechados por los socialistas el 20D.

Últimas noticias