España

Cada vez más voces critican el liderazgo de Rajoy pero nadie da la cara

El presidente del PP, Mariano Rajoy (Foto: Efe)

Altos cargos del Partido Popular quieren que Mariano Rajoy dé un paso atrás “por el bien del partido”. Así lo han asegurado a OKDIARIO fuentes de Génova 13. El descontento en el Partido Popular ha ido a más desde los resultados de las pasadas elecciones. Desde entonces, son muchas las voces que se han quejado del inmovilismo del presidente en funciones durante las negociaciones.

Desde que el pasado viernes el líder de los populares declinara ante el Rey presentarse al debate de investidura, las críticas han ido en aumento. “La maniobra ha sido buena”, confiesan, “pero no nos lleva a nada porque es prácticamente imposible que consiga los apoyos para su investidura. Por eso, debería entender que él es ahora mismo un problema para el partido y, por tanto, debería dar un paso atrás”, afirman.

Además añaden que “sería mucho más sencillo con otro candidato porque sus relaciones con Sánchez están más que encalladas”. Hay que recordar que la relación entre los dos líderes está prácticamente rota desde que en el debate electoral entre ambos, Sánchez le espetara: “No es usted decente, señor Rajoy”. Desde entonces, la mala sintonía ha sido más que evidente. De hecho, tras la agresión recibida por el candidato popular en Pontevedra, el líder socialista fue el único líder político que no obtuvo respuesta del presidente en funciones.

“Su estrategia de desgastar a Sánchez no es suficiente”

Rajoy, quien no da un paso atrás, se protege ahora en su estrategia de desgastar a Pedro Sánchez, explican fuentes del PP a OKDIARIO, y deja la fortuna de ser investido en manos de los barones socialistas y en la esperanza de que éstos no permitan a su líder pactar con Podemos y el resto de fuerzas de izquierdas.

Según fuentes populares, el presidente del PP está jugando a quemar a Sánchez con el mensaje del “horror” que sería un Gobierno con la izquierda más radical.

En este sentido, se ha podido ver cómo en las últimas intervenciones del PP, dirigentes como Fernando Martínez-Maíllo o Pablo Casado han avivado el enfrentamiento dentro del PSOE, recordando el descontento interno ante un eventual pacto con Podemos y fuerzas independentistas, así como la propuesta del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que algunos socialistas han calificado de “humillante”.

Al rechazar el hecho de someterse el primero a la sesión de investidura, el presidente del Gobierno en funciones busca ganar tiempo con la baza de que “Pedro Sánchez quiere romper España” por negociar con las fuerzas independentistas.

Sin embargo, aunque por el momento nadie se atreve a hablar de congreso abiertamente dentro del Partido Popular, son muchos los que en la sombra se manifiestan, algunos convencidos de que esta estrategia de Rajoy no será suficiente para parar el pacto que fragua Pedro Sánchez para ser investido presidente. Y aún reconociendo que Rajoy domina las estructuras del partido, aseguran que si Sánchez forma Gobierno, el presidente del PP “tiene que convocar Congreso, y ahí nos vamos a mojar todos”.

“Nadie levanta la mano contra él porque saben que se va a morir solo. Nadie se quiere quemar matándolo. Rajoy ya está amortizado”, reconocen.

“Nadie quiere dar el primer paso, porque saben que, como decía Alfonso Guerra, el que se mueva no sale en la foto”

José María Aznar fue el primero en poner sobre la mesa el “delicado” asunto de la sucesión. En aquel momento, los barones cerraron filas en torno al presidente popular, al que algunos dedicaron grandes ovaciones como “ha sido el mejor candidato” o “estamos orgullosos de usted”.

“Pero ahora las cosas han cambiado“, aseguran. “Nadie quiere dar el primer paso porque saben que, como decía Alfonso Guerra, el que se mueva no sale en la foto” señalan fuentes de Génova. Aunque subrayan que “esta situación no llega al verano”, confiando en que la “ansiada” sucesión llegue cuanto antes.

Si embargo, Mariano Rajoy ha sido muy claro con respecto a la celebración del congreso donde se abordaría este asunto: “Habrá congreso en cuanto haya Gobierno, no antes”. A lo que algunos populares responden: “No hace falta que hagamos nada, él solo se está forjando su salida a base de no gestionar, algo habitual en él”.

Así las cosas, la quiniela está abierta y son muchos los que subrayan que “hay gente muy válida en el PP que podría sacar al partido de donde nos han metido” y añaden que “en este congreso saldrán varios nombres que hasta hora no se atrevían”.

Aznar y Aguirre, los más críticos públicamente

El expresidente, José María Aznar, ya mostró su disconformidad con los resultados del pasado 20D. En la Ejecutiva Nacional celebrada tras los comicios, el presidente de honor del partido valoró negativamente los resultados y solicitó la convocatoria de un congreso “abierto” donde el sistema de votación para elegir al próximo presidente de la formación fuera de “un militante, un voto”.

En aquel momento, Rajoy no hizo comentarios al respecto excepto un: “la vida está llena de cosas incoherentes”, en respuesta a una periodista que le preguntaba si no le parecía incoherente que Aznar hiciera esta propuesta cuando fue justamente él quién delegó la Presidencia al actual líder popular sin pasar por votación alguna.

Esperanza Aguirre también ha sido de las más críticas llegando a afirmar estos días que “es el momento de los sacrificios personales tal como hice yo en la Alcaldía ofreciendo nuestro apoyo a Antonio Miguel Carmona”.

Otros barones como el ex presidente de Extremadura, José Antonio Monago o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes han asegurado que “nadie es imprescindible”.

Los sucesores

Los posibles nombres para sustituir al presidente de los populares son muchos. Desde la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, pasando por la secretaria general del partido o el “nuevo valorPablo Casado.

Sáenz de Santamaría se situaba hasta este momento entre los primeros nombres de la tabla. La confianza que deposita Rajoy en su mano derecha es de sobra conocida. Sin embargo, las fuentes populares consultadas por OKDIARIO entienden que el resultado de las elecciones y la imposibilidad de formar Gobierno “es un fracaso de todo el equipo de Rajoy”, por lo que poco importa ya que Soraya no tuviera los apoyos suficientes dentro del partido ya que su función se ha limitado al Ejecutivo.

María Dolores de Cospedal, como secretaria de general de los populares, contaría con apoyos dentro del partido aunque muchos la consideran responsable del “desorden” que existe en la formación.

El ministro García-Margallo es un nombre que ha sonado mucho en los últimos días, algo que según las mismas fuentes no ha sentado nada bien en Moncloa. Por ello, el responsable en funciones de la cartera de Exteriores ha salido este mismo lunes al paso de estos comentarios que lo situaban como posible recambio del número 1 de Génova, afirmando que “el liderazgo de Rajoy es incuestionable”.

Pablo Casado es otro de los nombres que cada vez suena con más fuerza como persona de confianza del presidente popular, aunque “aún está muy verde, le falta rodaje”, subrayan.

Hay otros nombres como los de el actual ministro de sanidad, Alfonso Alonso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes o el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo que en un momento dado podrían dar la sorpresa.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

¡Síguenos en Facebook!