Echar gasolina con antelación o instalar un toldo: estas y otras maneras de ahorrar en vacaciones

ahorrar vacaciones
Toldo de una terraza en verano (Foto: iStock)
Comentar

Aunque algunos aún estén recuperándose de la vuelta de vacaciones, otros tienen mucho verano por delante. Disfrutar del tiempo libre no sólo se traduce en descanso, también en dinero. El incremento de la factura de la luz, un aumento de los precios de los billetes de avión y de tren, los alojamientos más caros… Sin embargo, hay ciertas claves para ahorrar en vacaciones: desde instalar un toldo hasta llenar el depósito un mes antes. Aquí te contamos estas y otras maneras para no ‘inflar’ las cuentas.

“Se puede ahorrar en casi todo lo que podamos imaginar: en alojamiento, billetes (de avión, tren, etc), combustible, alquiler de coche, gasto en restauración, comisiones, etc. Eso sí, para conseguirlo hay que actuar siguiendo tres consejos clave: planificar, comparar precios y leer bien la letra pequeña de cada oferta. Sólo de esa forma conseguiremos las opciones más económicas y/o no malgastar dinero en cosas innecesarias o que podríamos evitar”, cuenta Estefanía González, portavoz de Finanzas Personales de Kelisto.es.

Viajes en coche

No es lo mismo viajar en coche que hacerlo en avión. Para intentar ahorrar en combustible, la clave está en primer lugar en llenar el depósito con máxima antelación para evitar los picos de precios en la Operación Salida.

Otra de las recomendaciones que hacen desde el portal de Kelisto es comparar el precio de diferentes gasolineras, ya que se puede ahorrar entre un 8% y un 15%.

No sólo depende de los precios de los carburantes ni del momento en que repostemos, el ahorro de hasta un 15% también depende del conductor del vehículo. “Hay que tomar medidas de conducción eficiente: arrancar el motor sin pisar el acelerador, elegir la marcha más adecuada para circular, vigilar el peso del vehículo y el estado de los neumáticos o mantener el coche en perfectas condiciones permiten ahorrar hasta un 15% de combustible”.

¿Y en avión o en tren?

Si nuestra opción es viajar en avión o en tren, la clave principal es comprar los billetes con antelación. “Por ejemplo, en el caso del avión, la antelación adecuada cambia dependiendo del destino: entre uno y dos meses antes, si el destino es europeo; seis meses para Norteamérica y Asia y diez meses para Latinoamérica“.

Más allá de planificar los viajes, también hay que tener en cuenta el equipaje, ya que los cargos por sobrepeso oscilan entre los 50 y los 150 euros.

En el caso del tren, un truco que muchos viajeros practican es comprar el billete en los espacios con mesas, “porque suelen salir más económicos”.

Alojamiento: ¿qué tipo de turistas somos?

La alta demanda en temporada alta eleva los precios y en ocasiones, alojarnos en un sitio u otro permite que la factura sea algo inferior.

No todos los turistas buscan un alojamiento de lujo o un todo incluido. El lugar donde nos hospedemos dependerá de nuestras necesidades como viajeros. “Hoy en día, el hotel no es la única opción: tenemos apartamentos de alquiler, B&B, hostales, campings, etc. Por tanto, hay que reflexionar si no nos importa perder algo de comodidad para así ganar en precio“.

Anticiparse no sólo es clave en la forma de llegar al destino, también en el hospedaje para aprovechar las ofertas y promociones.

Trucos básicos en casa

Ojo. No todos tienen la posibilidad de irse de vacaciones en los meses de verano, pero el calor también hace que el consumo de luz y agua aumenten y crezca la factura. “Durante los meses de verano, quizá la factura a la que hay que prestar más atención es la de la luz, que puede llegar a dispararse más del 20% según un informe de Kelisto”.

Para evitarlo: hay que elegir el equipo de climatización adecuado, utilizarlo de forma eficiente,  prestar atención a la potencia (ya que cada grado supone un gasto adicional del 8%) e instalarlo en la zona adecuada de la casa. “Lo preferible es que, tanto las unidades interiores como las exteriores, estén situadas en zonas de sombra, no se encuentren cerca de otros aparatos que desprendan calor y dispongan de una buena circulación de aire”.

Más allá del aire acondicionado, también existen otras formas de reducir el consumo de la electricidad: desde instalar ventanas de doble acristalamiento o doble ventana, instalar toldos y sellar puertas y ventanas que permiten ahorrar hasta un 60% en el consumo energético del hogar, ventilar la casa durante primeras horas de la mañana y la noche, utilizar ropa adecuada, hasta optar por un ventilador.

Últimas noticias