Turismo

El AVE cumple sus bodas de plata: una inversión de 52.000 millones de euros para vertebrar España

(Foto: AFP)

El AVE celebra sus bodas de plata por todo lo alto: es la segunda red AVE más extensa del mundo, encadena récord de viajeros y gana el pulso al avión en los desplazamientos dentro del país.

Su 25 cumpleaños viene de la mano de una inversión de 51.775 millones de euros destinada a su construcción: la red de Alta Velocidad se encuentra en plena expansión y pendiente del reto de la próxima apertura a la competencia de la explotación del servicio de transporte, actualmente monopolio de Renfe. Según fuentes de ADIF, se trata del importe que ha supuesto la infraestructura y no incluye por tanto lo invertido por Renfe en el centenar de trenes AVE con que cuenta para explotarla.

Desde que el 20 de abril de 1992 se inaugurara la primera línea AVE, la Madrid-Sevilla, la red de Alta Velocidad ha llegado ya a 47 ciudades.

A ellas se irán sumando otras capitales a medida que vayan concluyendo las obras de construcción de las conexiones AVE a Galicia, Asturias, el País Vasco, Extremadura, Castellón, Granada, Murcia y Almería, entre otros destinos.

La llegada del AVE a alguno de estos destinos está programada para el horizonte de 2020, con lo que coincidirá con la fecha prevista para liberalizar el transporte de viajeros en tren y que operadores privados entren a competir con la compañía pública Renfe.

Por el momento, la actual red AVE española cuenta con 3.240 kilómetros de longitud y figura como la segunda mayor del mundo por detrás de China y la primera de Europa por delante de Francia.

Por sus trenes ya han pasado más de 267 millones de viajeros, desde que se inaugurara en 1993. Esta cifra se eleva hasta los 357,5 millones en caso de sumar los trenes Alvia, aquellos que circulan por vías de Alta Velocidad en parte de su recorrido con el fin de extender la reducción de tiempos de viaje que permite el AVE a ciudades donde aún no llega directamente.

El AVE español es también líder mundial en velocidad media comercial, dado que sus trenes circulan a una media de 222 kilómetros por hora, si bien alcanza los 248 kilómetros por hora en el caso del AVE a Barcelona. Así, son más rápidos que los de Japón (218 kilómetros por hora) y Francia (216 kilómetros por hora).

Gana el pulso al avión

La reducción del tiempo de viaje y la puntualidad son dos de las principales ventajas de este transporte ferroviario las que le han llevado a ganar la batalla al avión en todas las relaciones en las que compiten.

A cierre de 2016, los trenes AVE copaban el 63% de los viajes directos entre Madrid y Barcelona, el corredor de mayor movilidad de viajeros del país, frente al avión.

Asimismo, la Alta Velocidad fue la opción elegida frente al avión por el 89% de los viajeros para ir a Sevilla, por el 87% en el caso de los trayectos a Valencia, el 83,5% en el de Málaga y el 80% en el de Alicante, según datos de Renfe.

El pasado año, los trenes AVE y Larga Distancia transportaron 35,2 millones de viajeros y encadenaron así cuatro años de récord de pasajeros, desde que en 2013 Renfe decidiera bajar el precio de los billetes y lanzara una política comercial de descuentos y promociones con el fin de ganar usuarios para este modo de transporte, y optimizar y rentabilizar la inversión en la infraestructura.

Modernización del país gracias al AVE

El AVE alcanza así su primer cuarto de siglo en pleno desarrollo y como prioridad de los distintos gobiernos. “Terminar los corredores de Alta Velocidad en construcción es uno de los principales retos de Fomento para los próximos años”, aseguró este mismo lunes el titular de este Ministerio, Íñigo de la Serna, quien destacó “la contribución socioeconómica y la vertebración y modernización del país que ha proporcionado el AVE“.

“Se han podido cometer errores, pero también se han hecho cosas bien y el ferrocarril ha ganado posiciones que tenía perdidas“, declaró el ministro de Fomento, que pidió “dejar de utilizar el AVE como arma de confrontación política”.

Temas