Trump: ¡el arte del engaño!

Donald Trump
Donald Trump

Esta semana, Gisela Turazzini, CEO de Blackbird Broker explica en su columna de OKDIARIO las tácticas de 'Sun Tzu' y cómo Donald Trump se convirtió en uno de los mejores estrategas del mundo empresarial.

"La mejor victoria es vencer sin combatir" Sun Tzu

Sun Tzu es probablemente el libro de estrategia más relevante de la historia de la literatura. Concebido como un libro de estrategia militar, ‘el arte de la Guerra’ se ha venido utilizando desde la segunda mitad del siglo XX, como un santo grial de la estrategia empresarial. Las tácticas de Sun Tzu son útiles en todos los ámbitos de la vida, pero a mi entender de una utilidad sin igual en el campo empresarial, y desde la llegada de Donald Trump al poder ¡también en el marco político!

Como decía Sun Tzu, si utilizas al enemigo para derrotar al propio enemigo, serás poderoso allá donde vayas. Utilizar la debilidad de tu adversario para tener una victoria sin combatir, es la mejor de las estrategias. Donald Trump es un personaje peculiar, que ha conseguido tener década tras década protagonismo, ya sea como el empresario más mediático de Estados Unidos, como celebrity o como el presidente de EEUU. Trump ha sabido cohabitar éxitos y fracasos de manera constante a lo largo de su vida.

Sin embargo, si algo podemos destacar de la personalidad de Mr. Trump, no es tanto su capacidad de reinventarse, sino de saber en cada momento qué es lo que más le conviene. Él es seguramente uno de los mejores negociadores del mundo y un fanático de Sun Tzu. Tras la sonada quiebra del Taj Mahal, su imperio inmobiliario se tambaleó llevándole a la quiebra. La excesiva ambición de Donald le llevó a asumir riesgos innecesarios, hasta su propia aniquilación. Tal vez tras su fracaso decidió sumergirse en la literatura China, para aprender las estratagemas de Sun Tzu y Confucio. De ahí surgió la versión renovada de Trump, convirtiéndose en una celebrity del mundo del management empresarial y escribiendo libros de coaching empresarial, crecimiento personal y éxito. Volver a estar en primera línea mediática le ayudó a posicionarse estratégicamente y no fue por casualidad, puesto que si hiciéramos un perfil del actual presidente de los EE.UU podemos definir a Trump como uno de los mejores estrategas del mundo empresarial.

Es muy importante evaluar dichas habilidades, puesto que para entender las decisiones políticas que marcan el ritmo en los mercados financieros de la actualidad, es necesario hacer un ejercicio (perfil) de quién tiene el mando de las decisiones en Estados Unidos. Los mercados tradicionalmente se han movido a golpe de resultados empresariales o de noticias de bancos centrales, y desde el 2016 al compás que marca el timeline del Twitter de Trump.

Tal y como hizo con Corea y como estamos viendo con la guerra comercial con sus vecinos de México y Canadá, la nueva política americana es hacer uso de la intimidación en beneficio propio. Y claro, el mercado todavía no ha asimilado la voracidad negociadora de Donald, contemplando que el engaño en la estrategia empresarial, es en parte un arte. Y eso, el actual presidente americano lo sabe perfectamente.

Parece absurdo que EEUU declare la guerra de los aranceles del que es su mayor acreedor, puesto que el proteccionismo dista mucho de la eficiencia de las políticas liberales que están impulsando la economía americana y de rebote la global. Los aranceles, parten más de una medida de presión dentro de una negociación, que de una amenaza real. Tensar la cuerda al máximo es propio de un gran negociador, pero romperla es claramente un riesgo. Un acuerdo comercial de gran escala entre Canadá, México, Europa, Reino Unido y China podría suponer claramente un riesgo para la hegemonía económica mundial de EEUU y el USD, debido a que las transacciones libres entre mercados siempre buscan el beneficio máximo y aunque a corto plazo podría suponer un problema para los mercados, su capacidad de adaptación al medio seguro beneficiaría a China y a Europa a largo plazo. El hundimiento del USD encarecería el coste de financiación de la deuda y restaría interés para China, debido a la devaluación del bono americano. Los aranceles son claramente un desafío para los mercados actualmente, pero no tengan ninguna duda de que el mayor desafío para un Trader no es tanto evaluar las circunstancias sobre la deriva definitiva al proteccionismo americano, sino la capacidad de comprender el “farol” y el arte del engaño en la negociación para de ese modo mantenerse cuerdo delante de las fluctuaciones del mercado. Los mercados, así como la economía americana, no pueden permitirse una guerra comercial que vaya más allá de dicho “farol” y eso se sobreentiende en cada paso de avance. Suavizar las declaraciones en cuanto a los aranceles en la industria automovilística en Europa y en la industria del acero sobre México y Canadá, son sin lugar a dudas dos síntomas que evidencian que en el arte de la guerra, ¡la mejor victoria se logra sin combatir!

Gisela Turazzini
CEO Blackbird Broker

Lo último en Economía