Barcelona

El plan de Colau de que los promotores paguen la vivienda pública disparará los precios de los pisos

obra nueva
Obra nueva

Ada Colau propone que los promotores cedan pisos para vivienda social.

Los promotores inmobiliarios de pisos nuevos o de grandes rehabilitaciones que compren suelo en Barcelona tendrán que reservar el 30% a vivienda social. La propuesta, impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona, ha causado revuelo por el impacto que puede tener en el sector. Los expertos anticipan el frenazo de proyectos de obra nueva y en consecuencia, un aumento de los precios de vivienda.

Pese a que aún no está aprobada -necesita la votación formal de la Comisión de Ecología y Urbanismo para que entre en vigor después del verano-, Fernando Encinar, responsable de Estudios del portal inmobiliario idealista anticipa que “no parece descabellado pensar que muchos promotores retrasarán su decisión de iniciar nuevos proyectos un tiempo, hasta al menos las próximas elecciones municipales”, que se celebran en 2019.

La Ciudad Condal perderá algunos atributos en detrimento de otros municipios cercanos, ya que esta iniciativa sólo afecta a los barrios de la ciudad, pero no a toda la provincia. “Lo más probable es que trasladen su interés a otros municipios del cinturón metropolitano en las que son mejor recibidos”.

Subida del precio de la vivienda

La paralización de los proyectos de obra nueva tiene un efecto colateral: el incremento del precio de la vivienda. Algo, que impactará sobre todo, en la clase media, según explica el jefe de Estudios de idealista.

El precio de la vivienda en la Ciudad Condal ha aumentado en algunos barrios hasta un 20%. Barcelona es la segunda provincia más cara de España después de Madrid y pasa al primera posición del ranking si tenemos en cuenta la ciudad, ya que el precio del metro cuadrado supera los 4.400 euros.

El atractivo de la ciudad permanece y el ladrillo catalán sigue brillando. Pero, si se reduce la oferta de la vivienda, el precio que pagarán por vivir en la región será superior y habrá menos alternativas. “Barcelona todavía es un foco de atención de empleo y es previsible que la demanda de vivienda siga aumentando en los próximos años, pero si la administración no es previsora en las necesidades de vivienda que tendrá la ciudad a futuro veremos cómo los precios crecen con fuerza ante un stock que irá menguando cada vez más”.

Los promotores locales responden

El presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), Juan Antonio Gómez-Pintado, lamenta la medida y cree que trata de tapar los “fracasos” previos de la alcaldesa.  Son “felices ideas” que intentan solucionar a menos de un año de las elecciones municipales los “fracasos estrepitosos” en materia de vivienda de los tres años anteriores del mandato de Colau.

Gómez-Pintado cree que “salen a controlar la obra privada” tras “el fracaso de la política pública” desde 2015, ya que Colau prometió 4.000 nuevas viviendas sociales y “a duras penas llega a mil”.

Cambiar las reglas del juego afectará a los empresarios que hayan adquirido suelo y “de golpe y porrazo” se encontrarán con esa medida.

Un argumento con el que coincide el director general de Azora Europa, Javier Rodríguez Heredia, quien cree que “es fundamental no cambiar las reglas de juego” de repente y ha señalado que son inversiones “estables” en la economía y “no es dinero buitre”.

Últimas noticias