Preocupación en el mercado por la investidura de Torra: el bono a dos años se dispara un 14%

Quim Torra
Quim Torra. (Foto: AFP)
Comentar

La rentabilidad del bono a dos años español se ha disparado un 14% desde que el pasado 13 de mayo Quim Torra fue investido presidente de la Generalitat de Cataluña. La fuerte convicción independentista del nuevo president y sus declaraciones radicales han generado claras dudas entre los inversores.

Aunque la prima de riesgo del bono a 10 años es el indicador más conocido para medir la confianza de los mercados en un país, a la hora de medir riesgos a corto plazo, lo más común es utilizar bonos a menor plazo. Por ejemplo, a dos años, que en el caso de España se ha disparado más de un 14% desde la investidura de Torra. En concreto, ha pasado del -0,288% al -0,251% desde el pasado 13 de mayo, con datos a cierre de mercado de este miércoles.

Una subida que demuestra que la situación política de Cataluña es motivo de preocupación en los mercados pese a que la economía española sigue creciendo con fuerza. De hecho, en un reciente informe de Goldman Sachs sobre las perspectivas de la economía europea, el banco de inversión hizo una mención expresa a la política catalana. 

En el documento, al que ha tenido acceso este periódico, la firma reconoce que sus previsiones para la economía española se han “moderado” en dos décimas, hasta el 2,4%, tras recordar que “la tensión política en Cataluña, todavía en curso, ha tenido un impacto moderado” en el agregado de la actividad de la economía española.

Otra firma que se ha pronunciado sobre el conflicto catalán tras la formación del Govern ha sido Barclays. El banco británico reconoce que las tensiones entre el nuevo Ejecutivo regional y el Gobierno de España seguirán siendo elevadas, aunque al mismo tiempo señala que no prevén que Torra y su nuevo equipo vulneren el marco constitucional.

En este sentido, Barclays explica que “un efecto colateral” del nombramiento del nuevo Gobierno de Cataluña y la esperada retirada del 155 será la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ya que el Gobierno en minoría de Mariano Rajoy podrá contar con el apoyo del PNV.

Tras la demora en sacar adelante las cuentas para 2018, el Gobierno de Mariano Rajoy deberá comenzar a preparar el borrador de los PGE de 2019, que deberá enviar a Bruselas el próximo mes de octubre. “Esperamos que el déficit fiscal este año se reducirá por debajo del 3% bajo nuestro escenario macroeconómico, que prevé un crecimiento del PIB del 2,75%”, apuntan los analistas de Barclays.

Estos comentarios demuestran el interés con el que los grandes bancos de inversión están siguiendo a la inestabilidad política española. Y es que los efectos del referéndum ilegal del pasado mes de octubre han sido han pasado por la economía regional como una apisonadora.

La inversión extranjera en Cataluña se hundió un 40% en 2017 con respecto a un año antes y, de este modo, País Vasco arrebató la segunda posición en el ranking nacional. La gran beneficiada de esta caída de la inversión foránea en la comunidad catalana fue Madrid que recibió el pasado año más del 60% de la misma.

El daño económico seguirá ‘in crescendo’ en Cataluña con la investidura de Torra
Inversión extranjera en el cuarto trimestre Fuente: Ministerio de Economía

A pesar de estas cifras, en el último trimestre -y tras la aplicación del 155- Cataluña logró recuperar parte de la inversión y recibía 910 millones de euros, aunque esta cifra suponía el 50% de lo recibido en el mismo periodo de 2016 y del 24% respecto a la media de los últimos cinco años.

Temas

Últimas noticias