Inversión

¡Es tiempo de osos!

mercados-inversores
Wall Street (Foto. Getty)
Comentar

“Para aquellos que esperan con gran expectativa ese eslogan favorito de los medios de comunicación, ese cambio de sentido, sólo tengo una cosa que decir. Tú cambias de dirección si quieres. ¡La señora no está para dar la vuelta!” Margaret Thatcher

Probablemente recordarán que el lunes pasado les explicaba en ésta, mi tribuna de opinión, bajo el título “Dead cat bounce?”, los motivos por los que técnicamente podría estar hablando de mercado bajista, y la posibilidad de que la semana pasada cohabitáramos con un complicado proceso de volatilidad latente. Consecuentemente, la semana se completó con un proceso ampliado de dicha volatilidad, con sesiones en las que el tecnológico americano Nasdaq100 llegó a desplomarse un 4,36% y profundizar nada menos que hasta en un ¡11% de castigo! durante este mes de octubre.

A mi entender, los elevados precios en los que las Bolsas cotizan, junto con una mejora en la rentabilidad de los activos libres de riesgo, sumados a un proceso de desaceleración en la capacidad de las empresas ‘growth’ de generar beneficios, se han conjuntado formando una ¡tormenta perfecta para las bolsas! que si bien podrían tener un rebote en las próximas semanas manifiestan, en mi opinión, que los riesgos para las posiciones operativas alcistas a largo plazo, especialmente en Estados Unidos, ¡tienen muchísimo peligro!

El equilibrio entre el PER y el ‘Yield Spread’ se puede prolongar mientras la rentabilidad de los activos libres de riesgo se mantenga estable o en descenso, y los beneficios incrementen de manera notable por encima de las previsiones de los analistas. Cualquier equidistancia entre este círculo virtuoso de las cotizaciones bursátiles ¡pone en tela de juicio los argumentos que justifican el ascenso de las bolsas señores! y puede corromper de manera notoria, como hemos acontecido esta semana, el compromiso emocional de los inversores con el mercado. Pagar un PER 30, a cambio de un crecimiento boyante de los beneficios y con una rentabilidad de los bonos al 0%, ¡tiene sentido! Pero de cualquier otra manera se convierte en una perversa aberración que históricamente ha tenido dramáticas consecuencias. Solamente un mensaje conciliador de la FED, respecto a su actual política de endurecimiento monetario, podría frenar las ventas en los principales mercados de activos. ¡Y espero que ello pueda suceder!

Y lo espero sinceramente al presenciar este pasado viernes la manera con la que los precios rebotaron durante la sesión ¡anormal, repentina!, recordándonos que la FED sigue apoyando a los mercados haciendo uso de lo que entre los Traders conocemos como “la mano de Dios” (la compra en el mercado abierto por parte de la Reserva Federal de Futuros de los principales índices de Renta Variable americana). Si les soy franca, ¡y siempre lo intento!, no tengo ninguna duda respecto a la intervención de la FED sobre cualquier hito de volatilidad. Pero ningunear la potencia de un mercado bajista ¡es un gravísimo error! Son muchos los analistas que se refugian en los fundamentales, pero no se engañen: la volatilidad suele indiscriminar los precios de manera abusiva llevando a estado de pánico ¡al más cuerdo!

Pero, dicho esto, sabemos que el ingente incremento de inversores en los robots de gestión pasiva ha provocado en parte la reducción de la volatilidad durante los últimos años. Comprar el índice completo aporta confort a la tendencia pero lo cierto es que si el nerviosismo se impone entre los operadores de la misma manera que la gestión pasiva lo compra todo ¡también lo vende todo! Y en este proceso de indiscriminación considero que los value investors, si son suficientemente hábiles, ¡podrían ponerse las botas! ¿Cuándo? si finalmente el mercado bajista se impone, se consolida, se acelera y ¡lo aprovechan!

Y como ustedes saben no me me considero una Trader de consenso, más bien una persona de fuertes convicciones y sigo recomendando ¡mucha cautela y extrema paciencia! Bendita paciencia, qué bonita virtud de aquellos que sabemos sufrir y tolerar las contrariedades y adversidades con fortaleza, esperando siempre a que las cosas sucedan. En todo mercado bajista existen rebotes, de la misma manera que en todo mercado alcista existen correcciones. Y sí, es muy probable que veamos un rebote en las próximas semanas, pero solamente presenciando al Nasdaq100 por encima de los 7.500 puntos ¡cambiaré mi estrategia operativa! puesto que si en el rebote, el Nasdaq100 agota su movimiento, seguiré con una estrategia táctica bajista, buscando ampliar el riesgo, simplemente a medida que los hechos se alineen con la hipótesis operativa que construyo en Blackbird y que, como trato de explicarles, ¡ahora es eminentemente bearish! Por lo tanto, pueden cambiar de dirección si quieren. Pero, la señora no está para dar la vuelta.

Últimas noticias