Inversión

¿Vale la pena seguir invertido en los mercados de renta variable?

Fondos
Inversión
Comentar

Tras unas semanas de volatilidad en los mercados, los tipos en EEUU subiendo a marcha decidida y la incertidumbre en Europa tanto política como económica, reviso el riesgo de nuestras carteras con una distancia prudente, aunque no del todo objetiva.

Y la pregunta que me hago es si vale la pena, a estas alturas del ciclo, seguir invertido en los mercados de renta variable. Es una pregunta difícil, pero de lo que no cabe duda es que estamos en una etapa avanzada del ciclo económico y, de nuevo, se convierte en fundamental gestionar el riesgo y no la rentabilidad. Eso no significa que debamos evitar todo el riesgo, porque lo cierto es que la volatilidad reciente no está asociada a la necesidad por parte de la FED de una revisión drástica de la política monetaria en EEUU por el miedo a unas perspectivas a largo plazo del crecimiento en esa zona. Es el regulador (la FED en este caso) el que probablemente nos adelante el próximo ciclo bursátil bajista.

El viernes asistí a la Junta Anual de Partícipes de un fondo de capital riesgo en el que tenemos intereses. El fondo empezó a invertir el año pasado y tiene actualmente invertido aproximadamente el 30% del total del fondo. El objetivo de inversión son compañías que consiguen la disrupción tecnológica en los negocios tradicionales, es decir, mejoran el negocio tradicional apoyándose en la tecnología en cualquier sector. Hasta ahora, mucha parte de la inversión se ha realizado en el sector movilidad, que es uno de los grandes problemas en las ciudades que se está intentando solucionar no exento de polémicas.

Otro de los sectores es en el archiconocido comercio electrónico, en este caso, especializado en algunas industrias. Como su nombre indica, el capital riesgo tiene riesgo. Invierte en compañías en un estadio muy inicial, con lo que eso supone. Pero por otro lado, si el negocio es el correcto y se sabe gestionar, es la manera de conseguir todo el valor de la inversión que, con un poco de suerte, puede llegar a salir a bolsa en unos años.

Sé que invertir en este tipo de fondos no es fácil para el inversor de a pie, porque suele requerir de una inversión alta (mínimos de 250.000 USD o más), además de que las estructuras de los fondos no son fiscalmente eficientes para los inversores. Pero en mi opinión, estamos en un momento del ciclo en el que si uno quiere mantener el riesgo, es más interesante hacerlo en algo así que en los mercados cotizados. Aún así, con la cautela de que estos fondos no deberían suponer más de un 5% – 10% del total de nuestro patrimonio financiero.

¿Y si no puedo hacerlo por que no tengo tanto dinero o no tengo acceso a los mejores fondos de capital riesgo (porque tienen las entradas limitadas a los inversores de otros fondos suyos)? La opción mejor es invertir en fondos de tendencia a largo plazo. Dentro de las tendencias que podemos identificar y en las que creemos son: el agua, el futuro del transporte, la energía limpia, la inteligencia artificial, el ocio, la automatización laboral, el envejecimiento de la población, la investigación genética, entre otras.

En España están registrados varios fondos de diferentes gestoras que invierten en estas tendencias. Así pues, podemos comprar o bien un fondo que invierte en el sector a través de gestoras como Pictet, RobecoSam, BlackRock, Vontobel, Schroders, Jupiter, entre otras, que tienen un amplio abanico de fondos específicos o directamente ETFs, como el Lyxor World Water, si es el agua uno de nuestras inversiones seleccionadas.

Y volvemos al inicio del artículo: es necesario y urgente gestionar el riesgo de nuestras carteras, sin prisas, pero con una estrategia clara que tiene que tener como fin posicionar nuestra cartera para ser resilente al final del ciclo económico. Adaptarse de forma positiva a situaciones adversas.

Arantza Virós Usandizaga
Socio-Director de Neo Inversiones EAFI

Últimas noticias