Inversión

Dead cat bounce?

Dead cat bounce?
Nasdaq
Comentar

“A menos que creáis en vosotros mismos, nadie lo hará; ¡este es el consejo que conduce al éxito!” John D. Rockefeller

.

La semana pasada, en ésta mi Tribuna de opinión, les planteaba los diferentes peligros que, en mi opinión profesional, azotan la economía europea especialmente haciendo referencia a su afectación sobre los principales mercados de activos cotizados.

Si bien, es cierto que hay una pieza sin encajar en el puzzle bajista: el Futuro del BUND (la rentabilidad de la deuda a largo plazo del bono alemán). La semana no fue esperanzadora para los alcistas que ven en la presentación de resultados empresariales, ¡un clarísimo clavo ardiendo al que aferrarse! Craso error.

Tras un incipiente rebote de los índices de Renta Variable, especialmente en el tecnológico americano NASDAQ100 sobre el comienzo de la semana pasada, la vuelta del mercado a números rojos, deja la cotización cerca de la zona de mínimos, posicionando los precios en Wall Street y en Europa, sobre la duda que se nos plantea al conjunto de Traders de todo el mundo. ¿Estamos ante una pauta técnica de suelo menor que pueda dar paso a un rebote técnico, dentro de un mercado bajista? ¿O estamos delante de un fallo del mercado, en lo que se conoce como “dead cat bounce” (rebote del gato muerto), o trampa alcista? ¡Mucho ojo operadores!

Perder los mínimos de la semana anterior sería indiscutiblemente un duro golpe para los alcistas y daría la oportunidad de acontecer un nuevo ataque bajista, especialmente en Wall Street, que generaría mucho pero que mucho dolor y volatilidad, sobre nuestras bolsas globales. La posibilidad de que vivamos un crash en Wall Street en las próximas semanas está abierta y solamente observar el NASDAQ100 por encima de los 7.500 puntos nos daría un respiro en el corto plazo. ¡No nos engañemos!

Cierto es, que el hecho de que hable de un crash ¡son palabras mayores señores! por eso no trato de explicarles que esta semana veremos un colapso en las bolsas americanas, y simplemente trato de advertirles, que la posibilidad de que ello suceda, ¡está abierta! Y dicha posibilidad está abierta por muchas razones. En primer lugar, es que realizando un análisis en profundidad de los componentes de los diferentes índices bursátiles, puedo afirmar que el mercado bajista en las bolsas, no sólo ha comenzado sino que se ha sucedido con mucha intensidad a día de hoy.

Los índices bursátiles se sujetan principalmente por la enorme capitalización de las Blue Chip en USA, por ejemplo, y las ya famosas GAFAM; empresas que cada una de ellas, capitaliza tanto o más que todo el Ibex 35. Caídas como el -70% de H&M o el -45% de la extraordinaria empresa química alemana Covestro, ¡son tan solo dos de cientos de buenos ejemplos!

Esta dinámica bajista nos está generando en Blackbird un mar enorme de oportunidades de inversión, pero como es bien sabido; ¡en bolsa anticipar el fin de un mercado, a veces es perverso y dañino! Esta paradoja, se explica en las teorías de amplitud de mercado en el campo del análisis técnico. Las divergencias suelen marcar zonas complejas de mercado y ahora, la divergencia es muy preocupante para los alcistas. ¿No creen?

Si tenemos en consideración que las empresas de mayor capitalización siguen infladas por la absurda justificación del mercado, sobre la nula rentabilidad de los activos libres de riesgo, puedo advertir, que el encarecimiento de la política monetaria por parte de la FED, junto con un incremento de la aversión al riesgo; restarán sentido al crecimiento y se centrarán en exigir más rentabilidad por dividendo, lo que implica ¡siempre señores! un ajuste notable en las cotizaciones.

Este factor, que técnicamente se conoce como ajuste en el “yield spread”, es lo que verdaderamente me preocupa, puesto que si en la presentación de resultados, saltan a la palestra los dichosos profit warning, lo que estamos viendo en las empresas de media y pequeña capitalización, ¡se puede trasladar a las Blue Chip!

Y en ese preciso momento, ocultar la realidad que subyace sobre los índices, reflejará el miedo que provoca ver, al Dow Jones, el SP500 o el Nasdaq 100, ¡con dramáticas y dolorosas caídas! que generan y desencadenan pánico. A este acontecimiento (ajuste en el yield spread), junto con un margin debt (compras apalancadas sobre la bolsa americana) en máximos históricos, y unos 10 trillones de activos cotizados en manos de los bancos centrales, tengo una pregunta que no puedo desdeñar.

¿Quién comprará en caso de pánico? Y finalmente, para completar los factores detonantes de una tormenta bursátil perfecta, la enorme suma de dinero captada por los fondos de gestión pasiva, suponen un factor enorme de riesgo, puesto que los modernos roboadvisor, ¡nada de mi agrado! pueden provocar de manera automática una desbandada de saldos, que no solamente se trasladará directamente sobre las cotizaciones, sino que se podría retroalimentar, lo cual considero peligrosísimo.

La cuestión que les planteo es; ¿qué quedará de una economía alimentada por la manipulación de sus consumidores por efecto riqueza, sin riqueza? ‘Para más inri’, el colmo de los colmos, parece destinado a nuestro país, puesto que las últimas estadísticas muestran récord histórico en la cantidad de depósitos bancarios. ¡Nunca antes el ahorrador español había tenido tanto dinero debajo del colchón señores! Muy significativo el dato por cierto, sobre la confianza de aquellos que gestionan nuestros recursos, ¿no?

Definitivamente, como ven las circunstancias que podrían detonar un colapso, parecen converger todas en el tiempo, por este motivo, la presente publicación de resultados, insisto, especialmente en Wall Street, ¡es la más importante de la última década! De los yankees derivará, lo que veamos las próximas semanas. Ante ello, anticipándome a un mal mayor y haciendo uso de la teoría del ‘rebote del gato muerto’, en Blackbird hemos ampliado nuestra posición de liquidez ya sobre el 50%, con una inversión directa e indirecta del 7% en ORO y una posición bajista del 7% sobre el futuro del NASDAQ100, en el rebote del lunes.

Por lo tanto, con una exposición neta alcista en Renta Variable española en las Blue Chip del 36%, ¡nosotros estamos preparados para que la volatilidad, llegue o no, sea nuestra aliada monetaria! Pero ustedes; ¿cuánto creen en sí mismos?

Gisela Turazzini
CEO, Blackbird

Últimas noticias