El rentable matrimonio de las 1.600 empresas españolas con Ikea

Ikea
Una de las tiendas de Ikea (Foto Ikea)
Comentar

Ikea tiene en nuestro país alrededor de 1.600 millones de proveedores de productos y servicios indirectos en los que invierte más de 200 millones de euros anuales. Eso sí, la firma de muebles y decoración sueca exige rapidez y precios bajos de producción para dar respuesta de manera inmediata a los clientes. Además, señalan desde la empresa, sólo van de la mano de aquellas compañías que desarrollan políticas de sostenibilidad y para asegurarse de ello hace alrededor de 1.000 auditorías anuales.

Ikea no tiene ‘efecto sede’, ya que ésta se ubica en Suecia, sin embargo, el impacto económico que tiene en España es innegable. Las cifras son tozudas. Actualmente, la plantilla de la compañía asciende a casi 8.700 personas, la mayor parte de ellas repartidas en tiendas y centros de distribución. Durante los últimos 5 años, se han creado más de 2.500 nuevos empleos directos en España, según datos de la propia compañía.

1.600 proveedores y 200 millones de inversión

En la actualidad, según datos de Ikea, la firma de decoración tiene 1.600 proveedores españoles de productos y servicios a los que destina una inversión de más de 200 millones de euros. Concretamente, en 2017 Ikea dejó una inversión de 122 millones de euros en estas sociedades españolas. Unas compras, además, que se elevan cada año.

Algunas de las compañías españolas que trabajan con Ikea son la gestora de residuos y papel Defesa (Madrid), Industrias Cárnicas Tello (Toledo) es el proveedor de los codillos envasados al vacío de su espacio de alimentación, la marca de animación infantil Froggies (Madrid), la compañía de plásticos SP Berner (Valencia) -que trabaja con Ikea desde hace 18 años-. También la imprenta Eurohueco (Barcelona) es la responsable de la impresión de los catálogos que nos llegan a casa con cada temporada

Más de 40 millones de personas pasearon por sus establecimientos y la web registró casi 109 millones de visitas, un 14% más que un año antes. De hecho, fue la puesta en marcha del ecommerce la razón por la que su Ebitda menguó hasta los 130 millones de euros y el beneficio cayó un 19% hasta los 98 millones de euros en el último ejercicio fiscal de 2017 -cerrado el pasado 31 de agosto-.

Pero, precisamente también por el auge del comercio electrónico, la relación entre proveedores es duradera y muy rentable. Por un lado, Ikea puede dar respuesta de manera eficiente y rápida a la demanda de los clientes cada día más impacientes. Y por el otro, la facturación de estas empresas españolas que trabajan con la sueca se eleva de manera considerable por el alto volumen en los pedidos y las contrataciones.

Los proveedores, que deben cumplir unos requisitos muy estrictos. No trabajan de manera exclusiva con Ikea, de hecho, sólo admiten que los fabricantes comprometan un máximo del 40% de su producción con la multinacional. Además, exigen rapidez en la producción, así como precios de producción ‘low cost’.

Eso sí, a cambio la sueca brinda un buen volumen en los pedidos y un pago con puntualidad británica, más allá de la media de plazo del pago a proveedores de España que ronda -como mínimo- los 90 días.

1.000 auditorias anuales

Actualmente, alrededor de 600.000 personas de todo el mundo trabajan en compañías que suministras directamente a la sueca. La unión entre proveedores e Ikea, que suele ser a largo plazo, se vertebra sobre el código conocido como IWAY -puesto en marcha en el año 2000-. Un código que contempla que los proveedores y subproveedores demuestren “su buen hacer en el desarrollo de políticas de sostenibilidad, tanto en su actividad como en la gestión de personas”.

Para asegurarse de que se respetan las condiciones laborales, la prevención del trabajo infantil o el respeto al medio ambiente, Ikea explica que lleva a cabo más de 1.000 auditorias de control anual con visitas usuales a los proveedores. En el ejercicio fiscal de 2017 -cerrado el pasado mes de agosto- Ikea facturó en España 1.466 millones de euros, casi un 6% más que un año antes. Los dos mercados más potentes son Madrid y Cataluña con 656 y 342 millones de euros en ventas.

Últimas noticias