LOS AÑOS TRABAJADOS EN LA EMPRESA OSCILA ENTRE LOS 30 Y 40 AÑOS PARA LOS AFECTADOS

Más de 3.000 empleados de 60 años de Iberdrola ya se han acogido a un plan de prejubilaciones

Iberdrola
El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán (Foto: Iberdrola.com)
Comentar

Iberdrola tiene muy avanzado su proceso de rejuvenecimiento de la plantilla. Tanto es así que, según fuentes de la energética, cerca de 3.500 trabajadores ya se han adherido al ‘plan de bajas incentivadas’.

Hace dos meses Iberdrola cerró un plan de bajas incentivadas para los cinco países en los que se encuentra. En los resultados de 2017, de hecho, se provisionó un coste de 203 millones de euros para prejubilar a cerca de un 10% de la plantilla, unos 3.500 trabajadores. 

Era la promesa que el presidente de la compañía había hecho a sus inversores para poder mantener los márgenes tras el alza que sufrieron el pasado año debido entre otras cosas a la consolidación de su filial en Brasil.

Rotación de personal

La compañía asegura que esas 3.500 bajas serán cubiertas con jóvenes talentos. “Se trata de cubrir el 10% de la plantilla que se jubilará vegetativamente en el periodo por nuevas contrataciones”, explican fuentes de Iberdrola, que añaden que “invertiremos y creceremos en resultados sin reducir plantilla a pesar del proceso de digitalización que sigue el sector”. “La plantilla se mantendrá en el entorno de las 35.000 personas”, concluyen desde Iberdrola.

De media, los que se han acogido al plan han trabajado entre 30 y 40 años en la energética. “Prácticamente el 100% de los que entraban en el plan aceptaron las condiciones”, señalan fuentes conocedoras.

Cabe recordar que en 2017 causaron baja 2.689 trabajadores de Iberdrola, de los que casi un 70% eran también mayores de 50 años. Por otro lado, en contra de lo que aseguran hacer a lo largo del plan, contrataron a 3.210 personas de las que sólo un tercio tenían menos de 30 años.

José Sáinz Armada, director financiero y de recursos humanos de Iberdrola, es quien lleva la batuta en este proceso de rejuvencimiento. El objetivo, además de traer a jóvenes talentos, pasa por ahorrar costes en gastos, toda vez que, lógicamente, ganará mucho menos un joven empleado que uno que acumula más de 40 años a sus espaldas en la compañía.

Temas

Últimas noticias