JAIME PONCE: "NO ALTERA NADA"

El FROB confía en que la publicación de la valoración positiva del Popular no aumente la “litigiosidad”

Banco Popular
La presidenta de la Junta Única de Resolución (JUR), Elke König, acompañada del Presidente del FROB, Jaime Ponce. (Foto: EFE)

El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, admite que la resolución del Banco Popular adoptada por este organismo dependiente del Ministerio de Economía –por orden de la Junta Única de Resolución (JUR) europea– es una actuación “grave” que es normal que genere “litigiosidad”.

No obstante, Ponce no cree que la publicación del informe de valoración que hizo Deloitte vaya a aumentar las demandas contra el FROB y la JUR por el proceso de resolución, a pesar de que confirma que las autoridades españolas y comunitarias ocultaron uno de los tres escenarios que barajaba el documento (el más positivo), que cifraba en 1.300 millones el valor del Banco Popular.

Tanto la JUR como el FROB sólo citaron cuando se produjo la resolución del banco español que había dos valoraciones: una negativa de 2.000 millones de euros y otra, también negativa, de 8.200 millones de euros.

Según el presidente del FROB publicar el documento sin censura “no aumentará sustancialmente la litigiosidad o el apetito por litigar”. A su juicio, “la presentación de ese escenario positivo, que no hicimos publico porque nos tenemos que atener a escenarios prudentes, creo que no altera nada”.

Ponce admite también  ser “consciente” de la severidad de las medidas aplicadas en la resolución de Popular, si bien ha defendido que el mandato del FROB, que era defender el interés público, autoriza a la institución a “hacer lo que hizo”.

“Reconozco que amortizar capital, amortizar deuda y resolver un banco en una noche puede estar sometido a una alta litigiosidad y lo asumo con absoluta normalidad y con la mejor disposición a colaborar con la Justicia”, ha señalado Ponce.

Los abogados que defienden a los accionistas y bonistas afectados por la caída del Popular consideran que la publicación de los nuevos datos de valoración refuerzan la petición de responsabilidades a la JUR y al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ya que en el mejor de los escenarios el banco tenía un valor de 1.300 millones.

Sin embargo, la difusión de los ajustes necesarios para limpiar el balance en la valoración más optimista (de 11.800 millones de euros) constatan que, a pesar de que en términos de solvencia el Popular podría haber sobrevivido, la entidad fue incapaz de obtener en el mercado el capital necesario para sanear su activo.

El equipo gestor dirigido por Emilio Saracho no pudo convencer a los inversores de que la crisis del banco era de liquidez y no de solvencia. Finalmente, Santander fue la única entidad que realizó una oferta vinculante, tras la negativa de BBVA a acudir al proceso de subasta acelerado una vez que las autoridades constataron la inviabilidad del Popular la tarde del martes 6 de junio.

Tal como avanzó en exclusiva OKDIARIO la intención del FROB era realizar la venta del Popular tras la intervención el sábado 10 de junio. El plan era esperar al cierre de mercado bursátil del viernes y completar la operación para comunicarlo a la opinión pública el sábado. De esta forma habría un plazo razonable para que los clientes de la entidad financiera digirieran la noticia y pudieran ir el lunes a sus oficinas con la tranquilidad de que sus depósitos estaban a salvo.

Sin embargo, todo se precipitó por la huída masiva de depósitos que obligó al Popular a acudir al mecanismo de liquidez de emergencia del BCE (ELA, por sus siglas en inglés) el lunes y martes de la citada semana en que se produjo la resolución. El Banco de España ha desvelado que los gestores del banco no presentaron garantías suficientes para obtener la liquidez necesaria para abrir las puertas el miércoles 7 de junio.

Comentar

Últimas noticias