Empresas

Los fundadores de Transperfect llegan a las manos: Liz Elting agrede a Phil Shawe

Comentar

La crisis que atraviesa la multinacional de traducciones Transperfect, que pone en riesgo la continuidad de 500 trabajadores que la compañía tiene en Barcelona, atraviesa un momento dramático, después de conocerse el enfrentamiento que mantienen los dos fundadores de la empresa: Liz Elting y Phil Shawe inmersos en un proceso de ruptura matrimonial que ha provocado, incluso, discusiones que acaban con agresiones.

Un video al que ha tenido acceso OKDIARIO (el que encabeza esta información) muestra hasta que punto la tensión entre ambos fundadores de Transperfect ha llegado a un punto de no retorno. En el documento audiovisual se observa a Liz Elting sentada en un despacho, entonces entra Phil Shawe en la sala mientras graba un video usando un teléfono móvil.

Elting se levanta bastante molesta por la grabación y, tras una corta discusión, decide levantarse de la silla y lanza algún tipo de objeto con contenido líquido a Shawe, amenazando con repetir la acción si el otro fundador de Transperfect no abandona su despacho.

Este enfrentamiento es una muestra más de las desavenencias personales fruto del divorcio matrimonial de los citados fundadores, han llevado el futuro de la compañía a los tribunales.

Hace pocos meses el juez de la Corte Suprema de Delaware (EEUU), André Bouchard, decretó la venta forzosa de la compañía para poner solución al conflicto en una decisión inesperada y sin precedentes en Estados Unidos que comportará deslocalizaciones y puede acabar con los 500 puestos de trabajo del centro operativo de Transperfect en Barcelona, el segundo mayor del grupo a nivel mundial y sede europea.

Liz Elting quiere vender la compañía para conseguir sacar el máximo retorno por sus acciones. La dirigente neoyorquina ver con buenos ojos vender la compañía a su máximo competidor, Lionbridge, propiedad del fondo HIG Capital, sin importar las consecuencias para la plantilla de Transperfect.

Por el contrario, Shawe estaría dispuesto a comprar la parte de Elting (50%) con el objetivo de seguir haciendo crecer la compañía hasta convertirla en el grupo de traducciones más grande del mundo. El mandatario habría asegurado a medios españoles que, de no hacerse efectiva la venta, la empresa doblaría la plantilla del centro de Barcelona hasta los 1.000 empleados en 2020.

Temas

Últimas noticias