Empresas

La relojera suiza Breitling pasará a manos británicas: será vendida por 800 millones de dólares

David Beckham, imagen de los relojes suizos Breitling (Foto Getty)
0 Comentar

Breitling, la famosa firma de relojería suiza, será vendida al fondo de inversión británico CVC Capital Partners por 800 millones de dólares, según Bloomberg. La empresa relojera dejará de tener el sello suizo y pasará a ser inglesa, aunque la familia propietaria se quedará con un 20% de participaciones. Leon Breitling abrió las puertas de su taller en 1884, a finales del S.XIX.

Breitling es una de las marcas suizas más conocidas del mundo por varias razones: por su buen hacer y por sus motivos de aviación. Al final la firma se ha tenido que rendir a los cantos de sirena de los fondos de inversión, tal como le ha pasado a sus competidores como Swatch, por ejemplo. Tal como señala la agencia, Breitling habría contratado a GCA Altium para que encontrase un comprador adecuado.

El sector relojero no ha pasado por sus mejores momentos, sobre todo porque la competencia de otro tipo de productos salidos de Silicon Valley ponen palos en las ruedas a sus ventas. Las exportaciones de relojes suizos aumentaron por primera vez en 21 meses en marzo, poniendo así fin a su mala racha. Concretamente, aumentaron un 7,5% hasta los 1.600 millones de dólares, según datos de la Federación de Industria Relojera de Suiza.

Según señalan los expertos a Bloomberg, el fondo CVC se centrará en levantar la demanda de relojes de la marca Breitling en el mercado asiáticos. La industria ha visto como la demanda desde China o Japón caía estrepitosamente en los últimos años, en el caso del país comunista todo ha venido por la batalla que el presidente tiene contra la corrupción entre sus funcionarios. De ahí que muchas firmas de lujo hayan bajado sus ventas, como ha sido el caso del sector automovilístico o el de joyas.

El escenario, que no ha sido demasiado alegre, ha obligado a conocidas marcas a poner en venta sus enseñas. Ha sido el caso de Maurice Lacroix que fue puesto a la venta por DKSH Holding en 2016, aunque no encontró comprador. Por su parte, Frederique Constant y Alpina fueron comprados por el japonés Citizen Watch.

Últimas noticias