Empresas

No es sólo Philip Morris: bares y cafeterías denuncian al fabricante de Camel por publicidad ilegal

Camel
(Foto: Getty Images)
0 Comentar

La Asociación Española de Venta de Puntos de Venta con Recargo (AEPVR), que agrupa a más de 38.000 establecimientos que tienen máquinas expendedoras de tabaco (principalmente bares y cafeterías) ha denunciado ante el Ministerio de Hacienda a la compañía Japan Tobacco International (JTI), fabricante de Camel, por publicidad ilegal.

La denuncia, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, ha sido presentada ante el organismo encargado de supervisar el mercado del tabaco que depende del departamento ministerial que dirige Cristóbal Montoro: el Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT). No es la primera denuncia que presenta la AEPVR por publicidad ilegal de tabaqueras, ya que hace un mes entregó otra contra Philip Morris y Altadis, multinacionales propietarias de las marcas Marlboro, Chester, Fortuna, Nobel y Ducados, entre otras.

En concreto, la AEPVR considera que la campaña “Icons Collection 2016” incumple el Real Decreto 119/1999 por el que se desarrolla la ley 3/1998 de ordenación del mercado de tabacos y normativa tributaria (y por el que se regula el estatuto concesional de la red de expendedurías). Según la denuncia la campaña también vulnera la Ley 28/2005 de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, suministro, consumo y publicidad de los productos del tabaco.

La Asociación indica al CMT que la campaña publicitaria incluye promociones con subastas de regalos que se realizan en Internet, lo que está prohibido. La Ley 28/2005 indica que este tipo de actividades comerciales “en ningún caso podrán extenderse fuera de los estancos, ni dirigirse al exterior”.

“La forma de regalos mediante subasta es que los fumadores han sido avisados en las expendedurías (estancos) de esta promoción, la sigan mediante la web y pujen por los premios, pero en la expendeduría sólo se comunica la promoción y la misma es ejecutada externamente desde Internet, sin el consiguiente control sobre el concursante, con la consiguiente vulneración de la Ley”, señala la denuncia.

Otro de los aspectos ilegales de esta campaña es que “el sistema de subasta de mediante puntos no garantiza de ninguna de las formas” que el valor de los regalos sea igual o inferior al 5% del precio del tabaco, tal como también recoge la Ley 28/2005.

El hecho de que la publicidad se realice a través de Internet provoca, además, “otro gravísimo problema”, según la AEPVR: que otras páginas web y redes sociales se hacen eco de la campaña y accede a estas promociones “cualquier usuario, sea o no mayor de edad, ya que no establece ningún filtro para evitar que los menores accedan a la misma”, lo que también es ilegal.

En la denuncia, la Asociación destaca que en el preámbulo de la Ley 28/2005 se manifiesta la necesidad de proteger al público infantil y juvenil en las campañas publicitarias de las tabaqueras y, por ello se circunscriben solamente a las expendedurías. “En el caso de la campaña de Japan Tobacco (Camel) los atractivos regalos como inmuebles, coches y viajes que se ofrecen por Internet están muy dirigidos precisamente a este tipo de público que se quiere proteger”, indica.

“Influye diariamente sobre menores de edad”

Por lo tanto, la tabaquera denunciada “realiza campañas de publicidad de compra de tabaco sin control sobre los receptores en Internet influyendo diariamente sobre menores de edad y mayores no fumadores”.

La AEPVR pide al CMT en la denuncia que aclare si ha dado el visto bueno a la campaña “Icons Collection 2016” y que “ordene una investigación de dicha conducta, considerando adecuada la revisión de las promociones de Japan Tobacco en los últimos tres años” y, si se demuestra que vulneran la normativa, el organismo dependiente de Hacienda “proceda a abrir los expedientes sancionadores oportunos” y ordene la retirada de la citada campaña.

Como en otras ocasiones, la Asociación recuerda al CMT que si no realiza las investigaciones correspondientes a través de su departamento de inspección, entonces “se presentarán las oportunas denuncias en la oficina anticorrupción, sin perjuicio de otras instancias administrativas, civiles y penales,  especialmente aquellas que tengan competencias en materia de Salud Pública e Interior”.

La cúpula del CMT imputada por prevaricación y estafa

Todo esto se produce en un momento muy delicado para el organismo supervisor, ya que tanto Manuel Cuevas (inspector jefe del CMT) como José Luis Nieto (el ya ex presidente del Comisionado) se encuentran imputados junto a Philip Morris en el procedimiento de diligencias previas seguidas en el Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, por supuestos delitos de prevaricación, estafa y falsedad documental “al haber presuntamente preconstituido pruebas para imponer sanciones de más de 120.000 euros a estanqueros por recibir retribuciones de los marquistas”.

El Juzgado ha estimado que existen indicios suficientes para considerar que este organismo supervisor puede haber prevaricado en su política de sanciones e, incluso, puede haber pactado con las tabaqueras para que éstas les entregaran datos confidenciales de los propietarios de estancos y máquinas expendedoras violando la ley, tal como avanzó en exclusiva OKDIARIO. Desde entonces las sanciones están paralizadas por parte del Ministerio de Hacienda, que ha tomado cartas en el asunto ante la posibilidad de que las sanciones sean irregulares.

 

Últimas noticias

Lo más vendido