Empresas

Philip Morris y Altadis denunciados ante Hacienda por publicidad ilegal en los estancos

Estancos
Un estanco.
0 Comentar

La Asociación Española de Puntos de Venta con Recargo (AEPVR), que representa a más de 38.000 propietarios de máquinas expendedoras, ha denunciado ante el Ministerio de Hacienda a las compañías Philip Morris y Altadis por considerar que están realizando publicidad ilegal en los estancos. La denuncia ha sido presentada ante el organismo regulador del mercado, el Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT), que depende del departamento que dirige Cristóbal Montoro.

El documento, al que ha tenido acceso OKDIARIO, considera que al menos seis campañas comerciales de las citadas multinacionales propietarias de marcas como Marlboro, Chester, Fortuna, Nobel o Ducados pueden vulnerar la Ley 28/2005 de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta el suministro el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, así como la Ley 13/1998 que determina la normativa tributaria que regula este sector.

En concreto la denuncia se centra en los folletos de publicidad y promoción de tabaco que Philip Morris e Imperial Tobacco-Altadis colocan en los mostradores de las expendedurías para que el consumidor, con independencia de su tipología (edad en concreto), acceda a ellas sin ningún tipo de control. “Dado que, al parecer se trata de una práctica habitual de las empresas denunciadas, la AEPVR ha centrado su queja en la publicidad de Philip Morris, con la promoción Regalamos 101.000 euros”:

Philip Morris
Carátula de folleto publicitario de Philip Morris que aparece en la denuncia.

La imagen muestra la carátula del folleto publicitario de Philip Morris en la que no se incluye ninguna advertencia de que esta promoción es de tabaco y que se dirige exclusivamente a personas mayores de 18 años fumadores. La AEPVR indica en su denuncia que “esta falta de claridad podría ser intencionada, dado que se repite en todas las acciones comerciales de la multinacional a las que la denunciante ha tenido acceso”.

A este respecto, la asociación indica que se trata de “una promoción sugestiva que a ningún mayor ni menor, fumadores o no, le pasa desapercibida: incita a fumar, y eso está prohibido por Sanidad”, ya que “en los estancos, además de tabaco, se venden billetes de trasporte público, sellos, artículos de papelería, regalos y otros productos que son adquiridos por todo tipo de clientes, entre ellos los millones de menores y mayores no fumadores que se encuentran, quieran o no, con esta publicidad”.

“Sin duda se trata de un reclamo publicitario muy atractivo que invita a todos los clientes de la expendeduría a coger el folleto sin ningún tipo de control, ni siquiera una advertencia indicando claramente que es una promoción de tabaco, con las implicaciones legales que ello conlleva”, indica la asociación.

Solamente una vez leída la publicidad, al final del texto explicativo de las condiciones de participación para acceder al premio, es cuando aparece en la letra pequeña que se trata de una promoción para mayores de 18 años fumadores. Esta circunstancia es la que, según la AEPVR, entra en conflicto con las exigencias legales del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y constituye el motivo de la denuncia.

Facilitan que los menores de edad accedan libremente a la publicidad

“En pocas palabras, se está facilitando a los menores de edad que accedan libremente a esta publicidad de tabaco”, lo que es ilegal según la Ley 28/2005.

La citada norma indica que está prohibido el patrocinio y la publicidad de los productos del tabaco, excepto en los estancos que están capacitados para que haya promoción de dichos productos “siempre que no tengan como destinatarios a los menores de edad”. Para la AVPR esta campaña, así como otras de Altadis en las que se utiliza la misma técnica para ofrecer viajes a Londres o Nueva York, son ilegales y “suponen un posible ataque a los intereses de la Salud Pública.

Altadis
Carátula de folleto publicitario de Altadis.

El CMT es el organismo encargado de asegurar el cumplimiento de la legislación en el sector tabaquero español. Entre sus funciones está específicamente la de “velar por que el contenido de las campañas publicitarias se ajuste a lo permitido por la Ley, especialmente en materia de Sanidad.” Además, debe “recibir las denuncias que se presenten por presunta violación de los principios y de las reglas de libre competencia en el mercado de tabacos y remitirlas a los órganos competentes para su tramitación y resolución”.

Si el organismo dependiente del Ministerio de Hacienda decide no abrir una investigación entonces la AEPVR estudiará presentar una denuncia en la Fiscalía Anticorrupción, como ha hecho en otras ocasiones.

Fuentes de la asociación explican a este diario que se puede producir un aluvión de denuncias ante los gobiernos autonómicos si las autoridades estatales deciden no realizar las comprobaciones oportunas para determinar si hay delitos. Las sanciones pueden alcanzar los 600.000 euros por cada campaña publicitaria realizada de manera ilegal por las tabaqueras.

El CMT no investiga la financiación de la patronal de estancos

No es la primera vez que la AEPVR presenta una denuncia ante el CMT. El pasado enero acusó en un escrito documento a la Unión Asociaciones de Estanqueros de España de “financiarse de forma encubierta” a través de una revista sectorial a la que las compañías tabaqueras pagan por inserciones publicitarias. Sin embargo, el organismo supervisor ha rechazado abrir una investigación y el caso ha terminado siendo denunciado también ante la Fiscalía Anticorrupción.

En concreto, la AEPVR señala que la Unión de Estanqueros es el socio único de la empresa Gestora de Servicios para Estancos S.L., sociedad cuyo presidente es el mismo en ambos casos: Mario Andrés Espejo Aguilar. Según la denuncia a la que ha accedido OKDIARIO, “la principal fuente de ingresos de la citada Gestora de Servicios para Estancos es la revista que edita Mundo Estanco”, una publicación sectorial en la que se anuncian los fabricantes de tabaco.

La asociación considera que “existen indicios suficientes” para probar que las empresas tabaqueras “están pagando por los anuncios en la citada revista 8 veces más del valor de mercado” que tienen las inserciones publicitarias en otras publicaciones”. “Además, esta publicidad aparentemente sobre pagada por los fabricantes no tiene ninguna razón de ser, ya que los comerciales de estas compañías tabaqueras visitan los estancos de España, por lo que son sus propios comerciales los que informan de los nuevos productos y promociones (…) por lo que llama aún más la atención el precio que presuntamente están pagando”.

La cúpula del CMT Imputada por prevaricación y estafa

Todo esto se produce en un momento muy delicado para el organismo supervisor, ya que tanto Manuel Cuevas (inspector jefe del CMT) como José Luis Nieto (el presidente del Comisionado) se encuentran imputados junto a Philip Morris en el procedimiento de diligencias previas seguidas en el Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, por supuestos delitos de prevaricación, estafa y falsedad documental “al haber presuntamente preconstituido pruebas para imponer sanciones de más de 120.000 euros a estanqueros por recibir retribuciones de los marquistas”.

El Juzgado ha estimado que existen indicios suficientes para considerar que este organismo supervisor puede haber prevaricado en su política de sanciones e, incluso, puede haber pactado con las tabaqueras para que éstas les entregaran datos confidenciales de los propietarios de estancos y máquinas expendedoras violando la ley, tal como avanzó en exclusiva OKDIARIO. Desde entonces las sanciones están paralizadas por parte del Ministerio de Hacienda, que ha tomado cartas en el asunto ante la posibilidad de que las sanciones sean irregulares.

Últimas noticias

Lo más vendido