Deutsche Bank se prepara para otro golpe de las agencias de calificación

Deutsche Bank
Una oficina de Deutsche Bank.
Comentar

Parece que el mercado no está por la labor de darle una tregua a Deutsche Bank. Mientras continúa, semana tras semana su castigo bursátil, nuevos elementos se incorporan a la ecuación. Por un lado, la agencia de calificación Moody´s ha alertado de que podría recortar la calificación del gigante germano.

Según fuentes consultadas por OKDIARIO, estos anuncios de las agencias se hacen para que el mercado las vaya digiriendo pero cuando te alertan sobre lo que van a hacer, lo único de lo que se trata es de un adelanto sobre lo que va a ocurrir, es decir, bajará su calificación crediticia sí o sí.

Parece, tal y como recogía la agencia de calificación en un comunicado, que “desde el cambio de liderazgo en junio pasado y el ajuste en su plan estratégico de noviembre, el entorno operativo se ha agravado para Deutsche Bank”. En Román paladino que la situación internacional sigue muy revuelta y por tanto tendrá más dificultades de las previstas para cuadrar sus cuentas.

Por si tienen alguna duda la propia Moody´s lo corrobora: “Esto está aumentando ya el alto nivel de desafíos a los que se enfrenta para abordar sus problemas de costos estructurales y el logro de su nuevo plan estratégico”. O lo que es igual, que le costará más dinero sanear el balance a un banco que ya de por sí arrastra importantes desajustes.

Para llevar a cabo todos estos ambiciosos planes es fundamental renovar la plataforma tecnológica del banco, como fuente clave en el ahorro de costes, y que con estos problemas añadidos puede retrasarse su implementación así como otros detalles que se han vendido por parte de la entidad a la opinión pública y que al final habrá que ver sí se cumplen.

Tanto que Moody´s considera que los vientos en contra de ingresos y gastos pueden retrasar una mejora de la rentabilidad, añadiendo que el plan de reestructuración, el potencial de ingresos más débil y el riesgo de más litigios siempre crean incertidumbres.

Es la propia agencia la que informa de que el recorte podría ser de tan sólo un escalón. El problema es que en la actualidad, la deuda sénior de Deutsche Bank es Baa1, todavía tres niveles por encima del bono basura pero a la vista de los acontecimientos aproximándose peligrosamente. Por su parte, la calificación de los depósitos del otrora mayor banco de Europa es a largo plazo de A2.

Últimas noticias