Emprendedores

Cómo negociar con empresarios estadounidenses

Gekko
Gordon Gekko, protagonista de la película Wall Street.
Comentar

Como los alemanes, dan mucha importancia al tiempo: no soportan que se llegue tarde o que la reunión no esté preparada

Estados Unidos es la principal economía mundial. Las grandes multinacionales estadounidenses son conocidas por todo el mundo y han sido capaces de crear una imagen que las hace atractivas a muchos públicos.

Hasta ahora, era el país paradigma de la economía liberal, con fronteras abiertas y una población poco ahorradora y con altas tasas de consumo. Pero desde la llegada de Donald Trump la imposición de aranceles a determinados productos ha generado un clima de incertidumbre con unas consecuencias que, sobre todo en un medio plazo, pueden hacerse visibles.

Aun así, Estados Unidos continúa siendo un país atractivo para la inversión y es por ello que empresas de todo el mundo intentan ofertar sus productos allí. En relación con sus empresarios, tenemos la imagen que nos llega de las producciones que poder ver en televisión, pero la realidad es un poco distinta. Así pues, los puntos a considerar para entablar una relación con empresarios estadunidenses son los siguientes:

Amplia cordialidad en el trato. Son muy respetuosos a la hora de tratar a la otra parte y acostumbran a recibir al otro con una sonrisa y una fuerte y convencida encajada de manos. Es su forma de transmitir seguridad y de mostrar que existe voluntad de llegar a un acuerdo.

Preocupación por el tiempo. En ese sentido, muestran un comportamiento parecido a los alemanes. Otorgan una gran importancia al tiempo y no soportan que alguien llegue tarde o no lleve correctamente preparada la reunión.

Directos a la hora de expresarse. Son sinceros a la hora de mostrar su estado de ánimo y opiniones. No tienen ningún problema en expresar contrariedad en caso de que alguna propuesta no haya sido de su agrado. Pueden llegar a marchar a media reunión si creen que no es posible llegar a un acuerdo fructífero. Del mismo modo, puede ocurrir lo contrario: si están de acuerdo con una propuesta, enseguida preguntan a la otra parte si también lo ve correcto y quieren firmar al momento la documentación par cerrar el trato.

Evitar propuestas alejadas de su posición. A la hora de negociar, es mejor no mostrar una primera propuesta que se entienda muy por debajo de las condiciones de mercado. Si ello sucede, pueden sentirse ofendidos y perder toda confianza con nosotros.

Búsqueda del mejor precio. Aunque, evidentemente, también esperan recibir la mejor calidad posible, ponen mucho énfasis en el precio. Al final, su objetivo máximo es maximizar el beneficio y, para ello, deben de soportar los menores costes posibles.

Últimas noticias