Mujeres con TalentOK

“Queremos implantar la accesibilidad universal en Almería y luchar contra las barreras cognitiva”

Comentar

Imaginen que viajan a Rusia y están intentando localizar una zona para visitarla. Los carteles sólo están en ruso y no comprenden el idioma, lo que dificulta localizar el lugar. Imaginen que están recorriendo su propia ciudad, pero tienen discapacidad cognitiva y no son capaces de entender un letrero. Para luchar contra estas barreras cognitivas, Milagros Torres ha puesto en marcha el proyecto ‘OLA’ para crear una Oficina de Lectura Fácil y Accesibilidad.

Esta emprendedora almeriense, que se clasificó como una de las finalistas de las Becas Aquarius que entrega Coca-Cola, ha puesto en marcha este proyecto piloto en algunos municipios de la ciudad andaluza. Desde la asociación han contactado con la Diputación de Almería, que gestiona ayuntamientos con menos de 20.000 habitantes, y ya está en conversaciones con ochenta diferentes. Pero, la meta es infinita. “En un principio el sueño era conseguir la ciudad de Almería, pero ya se ha puesto en contacto la Junta de Andalucía con nosotros para poner en marcha un proyecto piloto. Y de aquí al infinito”, cuenta a OKDIARIO.

Todo este proyecto con miras al mundo encuentra su razón de ser en la experiencia personal de Milagros. “Soy consciente del problema porque tengo una hija con discapacidad cognitiva y llevo 27 años luchando contra las barreras, desde siempre. No se me había ocurrido emprender para combatirlas, pero cuando me enteré de que había salido una normativa europea que exigía a las administraciones públicas que cumplieran con la accesibilidad, monté un grupo de trabajo para implantar la accesibilidad en Almería”.

Diagnóstico y solución

“El que identifica el problema es el que lo tiene. Las personas con discapacidad cognitiva recorren la ciudad y localizan los problemas , después explican cómo les gustaría que fuese la solución: aportan ideas creativas y el equipo después le da forma a lo que ellos aportan”, explica.

Una vez identificada y planteada la solución, desde la asociación se lo plantean a los ‘clientes’, que van desde la Oficina de Turismo, pasando por los museos o los monumentos. 

El objetivo: transformar la ciudad para que sea accesible para todos. Los discapacitados no son los únicos beneficiados, también los turistas. “Los visitantes que hablan alemán, sueco, tienen las mismas dificultades que nuestros chicos. No entendían los letreros o los folletos. En este sentido, a la ciudad le conviene porque es un sector que está en crecimiento y es dinero para la ciudad, es vida, es trabajo y también ayudamos de paso a esos turistas”.

Para ello, apunta, no necesitan la última tecnología. Las cosas son mucho más sencillas para esta emprendedora, que quiere que su hija y todo el mundo sean capaces de admirar las ciudades.

Últimas noticias