Videoconsolas trampantojo: el ‘retrogaming’ lleva marca española

videoconsolas
Time Traveller Kit de Viaje (Foto: TimeMachine)

Aunque nuestro día a día esté marcado por las nuevas tecnologías, los últimos modelos de smartphones, las versiones mejoradas de las tabletas u ordenadores, lo antiguo siempre tiene un hueco en nuestras vidas. Lo retro, lo tradicional siempre ha captado todas las miradas. Por eso, Juan y Germán crearon las videoconsolas trampantojo, que evocan al pasado e incorporan las últimas novedades del mercado. “A los dos nos encanta la tecnología y nos apasiona el retrogaming por lo que unimos varias pasiones y creamos nuestras retroconsolas. Además, en el mundo en el que vivimos donde ayer ya es pasado decidimos apostar por el concepto de slow technology, para demostrar que innovación y tradición pueden ir de la mano”, cuenta Juan José Ovies, socio y fundador de la compañía.

Estas consolas no sólo son vintage por su apariencia. Su sistema operativo les permite admitir todo tipo de videojuegos clásicos y disfrutar de los nuevos. “Vienen cargadas con 400 juegos clásicos de los años 70, 80 y 90 y muchos realizados por programadores homebrew nacionales. Además, es la única del mercado que cuenta con la posibilidad de que los usuarios descarguen gratuitamente todos aquellos juegos que deseen”.

Desde que nacieron en 2015, han vendido ya más de 1.200 retroconsolas en España y fuera de nuestro país. Sus creaciones han llegado a las casas de Italia, Alemania, Francia, Suiza, Noruega y países de Latinoamérica.

Made in Spain

Si el retrogaming tiene marca, es española. “Desde Gijón realizamos el diseño y ensamblaje de las retrocomputadoras. Combinamos materiales naturales (madera de okume de 4 y 5mm sin tratar) con componentes tecnológicos de última generación”, indica Juan. Sólo tardan en hacerse 90 minutos (más secado, testeo y packaging).

Todo este sueño ha sido posible gracias a una campaña de crowdfunding. Consiguieron 3.045 euros y fue su primer apoyo financiero. Con esta cifra, hicieron malabares pero para poner en marcha sus obras maestras necesitaron el impulso de algo más: “los fondos FEDER de la UE nos apoyaron para desarrollar nuestra variante del software y, más que dinero, nos dieron la confianza en el proyecto. Cuando el CEEI (Centro Europeo de Empresas e Innovación) nos apoyó se abrieron muchas puertas pues no éramos percibidos como cuatro locos con ideas peregrinas”, cuenta.

El espíritu emprendedor no es algo nuevo para Juan y Germán. “A pesar de nuestra edad (47 y 48 años cada socio) no hemos dejado de emprender desde 1996. Las TIC no te permiten quedarte quieto. Siempre tenemos que reinventarnos. Fundamos nuestra empresa como proveedora de acceso a internet y hemos ido evolucionado sin para desde entonces. Creemos que emprender es una palabra de moda, nunca hay que dejar de innovar”.

Un producto intergeneracional

Sus productos, ahora, se pueden comprar en su página web, pero también han llegado a tiendas especializadas y a plataformas como Amazon o Etsy.

Aunque sus principales compradores son hombres y mujeres de 25 a 55 años, la mayoría “nos comentan que los compran para jugar con sus hijos y nietos con lo que considero que es un producto intergeneracional”.

Pese a los obstáculos, -“hemos sudado tinta china y hemos pasado noches en blanco como todo desarrollador”-, sin duda ha merecido la pena. “Poder combinar nuestra vieja pasión con nuestro trabajo y el hecho de haber conocido y conectado con tantos entusiastas del retrogaming en toda España, ha sido una de las mejores experiencias de nuestra vida profesional.

Comentar

Últimas noticias