Anuncia un Libro Blanco para estudiar cómo será el "empleo del futuro"

Báñez recibe el respaldo de sindicatos y patronal para que la recuperación se traslade a la sociedad

Báñez
Fátima Báñez, conversa con los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez (c), y CCOO, Unai Sordo, durante el acto de presentación del libro "El futuro del trabajo que queremos". (Foto: EFE)
Comentar

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha logrado acercar posturas entre las organizaciones patronales y los sindicatos que van a permitir que, al menos durante 2018, haya paz social logrando que la recuperación económica se traslade a los trabajadores con mejoras en sus condiciones laborales.

En la presentación del libro El futuro del trabajo que queremos ( fruto de la Conferencia Nacional Tripartita de marzo de 2017) los máximos responsables de CCOO, UGT, CEOE y Cepyme han constatado que existe diálogo fluido para cerrar acuerdos, un acercamiento en el que mucho tienen que ver las actuaciones del departamento que dirige Báñez en los últimos meses.

El esperado incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y la subida de sueldos hasta el 2,5% para los convenios colectivos que están a punto de pactar patronal y sindicatos son dos de los elementos que han desengrasado el denominado “diálogo social”. Todo ello acompañado de la mayor creación de empleo de la historia española, con más de 611.000 nuevos puestos de trabajo en 2017 en términos netos.

Báñez ha aprovechado su intervención para anunciar que España elaborará  un Libro Blancsobre el futuro del trabajo que sirva de aportación a los debates que tendrán lugar en el marco del G-20, y hasta 2019 con ocasión del centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que “contribuyan a la definición de la política socio laboral para afrontar los nuevos retos del mercado laboral“.

Este Libro Blanco, que se nutrirá también de los trabajos ya realizados que se encuentran publicados en El futuro del trabajo que queremos, analizará el impacto de las distintas tendencias que inciden en el mercado de trabajo y la economía para valorar el efecto real sobre su futuro, y señalará los principales ámbitos de acción y las cuestiones sociales fundamentales relativas al mundo del futuro del trabajo, para asegurar una “transición inclusiva, hacia un trabajo de calidad; fortaleciendo las capacidades de los trabajadores; y garantizando la protección social.”

Para realizar esta tarea, el Gobierno ha propuesto a los interlocutores sociales la creación de un grupo compuesto por expertos de reconocido prestigio en el ámbito laboral, económico, sociológico y tecnológico y empresarial, cuya composición se conocerá las próximas semanas.

“Esfuerzo y compromiso de los españoles”

Durante su intervención Báñez ha destacado que “gracias al esfuerzo y compromiso de millones de españoles, trabajadores, empresarios, autónomos, funcionarios, desempleados, pensionistas, y sin duda, gracias a la responsabilidad de los interlocutores sociales, España vive una recuperación económica que, poco a poco, está contribuyendo a mejorar los indicadores de situación social”.

Así, en 2017 se han creado exactamente 611.200 empleos en nuestro país, 1.700 al día. Y, según los últimos datos de Eurostat, conocidos esta semana, son ya 49 los meses que España lleva encabezando la reducción de paro de la zona euro. Desde noviembre de 2013 el 45,9% de los españoles que han abandonado el paro lo han hecho en España.

“Y estas mejorías en el mercado de trabajo se están trasladando a los indicadores de situación social. Así, desde 2014 hasta 2016, 587.000 españoles han dejado de tener pobreza material severa, el 32% de la reducción de la zona euro”, según ha indicado la ministra.

Una recuperación que, aunque se está trasladando al ámbito social, todavía no ha permitido que a los 3,4 millones de parados registrados en los Servicios Públicos de Empleo puedan volver al mercado laboral. Por ello, Báñez ha admitido que “queda mucho trabajo por hacer” y que las futuras decisiones se adoptarán con acuerdos con grupos parlamentarios, gobiernos autonómicos y los interlocutores sociales.

La ministra ha recordado que, mientras se consolida esa recuperación económica y social, el Gobierno quiere acompañar a los trabajadores en este proceso de recuperación, con el horizonte de los 20 millones de empleos en 2020, en las transformaciones necesarias para abordar los retos de la digitalización, la globalización, las transformaciones productivas o la llamada economía colaborativa, y por supuesto el reto demográfico.

“Para ello, debemos seguir sumando: con sociedad civil, con interlocutores sociales, con comunidades autónomas, con grupos políticos. Y con política con mayúsculas, con altura de miras, con responsabilidad y con el mismo compromiso que ha hecho posible ese cambio”, ha remarcado.

El futuro de trabajo que queremos

El libro presentado en la sede del Ministerio en un acto que ha contado con la participación de los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez y CCOO, Unai Sordo, y de los presidentes de CEOE, Juan Rosell y Cepyme, Antonio Garamendi, así como con una comunicación en video del director general de la OIT, Guy Ryder, supone, en palabras de la ministra “la primera aportación española al debate internacional sobre el futuro del trabajo”.

En las conclusiones de la conferencia, la posición de España supone un enfoque prospectivo prudente y equilibrado ni optimista ni pesimista, que reconociendo la inevitabilidad de los cambios, invita a identificar los riesgos y oportunidades y a diseñar una estrategia que sitúe a nuestro país en la era digital.

Y ante este reto, plantea la necesidad de que el objetivo de pleno empleo y del trabajo decente de calidad para todos y de la protección social, deben estar en el centro de las actuaciones de Gobierno e interlocutores sociales.

Báñez ha señalado que el debate,  diálogo y estudio del futuro del trabajo iniciado con este documento y que se impulsa ahora con el inicio de la elaboración del Libro Blanco “ayudará a superar la visión de lo meramente coyuntural para situarnos en una perspectiva a largo plazo y de visión estratégica, para que España compita en talento: atrayéndolo y reteniéndolo”.

“Porque un mundo del trabajo bien diseñado puede ofrecer un enorme potencial de crecimiento económico y de empleo para esa España abierta y plural, próspera e inclusiva, moderna y de talento que queremos”, ha concluido la ministra.

Últimas noticias