La propuesta de Podemos sobre pensiones costaría más de 65.000 millones y nos devolvería al 10% de déficit

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.
Comentar

La reforma de las pensiones que propone Podemos costaría 65.000 millones. Entre sus recetas estrella, la formación morada defiende subir las pensiones al ritmo de la inflación, aumentar la cuantía de las pensiones más bajas y permitir la jubilación a los 61 años a todas aquellas personas que alcancen los 35 años cotizados. Las pretensiones del partido de Pablo Iglesias incrementarían en 8 puntos el déficit y devolvería a España al 10%, incurriendo en riesgo de default.

Asimismo, Podemos reclama que la financiación de la Seguridad Social se cargue al Presupuesto cuando las cotizaciones sociales no alcancen al gasto de las pensiones.

Unas propuestas inviables con la situación actual del Estado de Bienestar. Con más de 9,5 millones de pensiones contributivas, 454.960 no contributivas y 194.874 prestaciones familiares, además de a 633.415 pensiones de clases pasivas, la factura fiscal de las propuesta de Podemos ascendería a 80.000 millones de euros.

Indexar las pensiones a la inflación

Revalorizar las pensiones tomando como referencia la inflación significa aumentar un 1,6%, en lugar del 0,25% que aprobó el Ejecutivo el pasado 1 de enero. Un porcentaje que traducido a euros supone un alza fiscal de 2.100 millones de euros.

En caso de ligar esta revalorización al IPC, la proposición de ley de Unidos Podemos tumbada por el Congreso, generaría un aumento del gasto cuantificable en 2.175,28 millones de euros en 2018 por la “paga adicional” correspondiente a la variación del IPC en 2016 y 2017.

Tras la subida de las pensiones de enero, las prestaciones mínimas de jubilación para los menores de 65 años sin cónyuge alcanza los 598 euros; mientras que los que tengan cónyuge a cargo les corresponde 739,5 euros. Se trata de una cantidad similar al salario mínimo interprofesional (SMI) fijado para este año de 735,9 euros al mes y que podemos propone subir.

Una propuesta prácticamente inasumible con el envejecimiento de la población y la esperanza de vida si se tira sólo de cotizaciones.

 Pese a que los ingresos por cotizaciones sociales alcanzaron en 2017 el máximo histórico de 109.166 millones de euros, (por primera vez las cotizaciones sociales crecieron por encima del gasto en pensiones), la Seguridad Social no tiene la fortaleza suficiente para hacer frente a adelantar la edad de jubilación a los 61 años.

Quizás por ello, el partido liderado por Pablo Iglesias apuesta por que la financiación de la Seguridad Social se cargue al Presupuesto cuando las cotizaciones sociales no alcancen. O lo que es lo mismo, un cargo que se traduce a una subida de impuestos.

Cuestiona la utilidad del Pacto de Toledo

El pasado martes, la diputada de Podemos,  Meri Pita puso en entredicho la utilidad del  Pacto de Toledo si no sirve para tal mandato, recogido en la propia Constitución. Aseguró que “el marco del Pacto de Toledo sólo nos va a servir si garantiza el precepto constitucional, no si es capaz de defender unas pensiones dignas y redistributivas. No es de recibo que se estén vetando leyes que responden demanda ciudadanas”, ha dicho.

Últimas noticias