Cuentas Públicas

SE CUMPLIRÁ EL OBJETIVO DE DÉFICIT SIN NUEVOS AJUSTES

La buena marcha de la recaudación permitirá a Hacienda no aprobar subidas fiscales en 2017

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (Foto: EFE)
0 Comentar

La excelente evolución que está teniendo la recaudación tributaria va a permitir al Ministerio de Hacienda no aprobar ajustes fiscales para cumplir el objetivo de déficit público pactado con Bruselas. El mayor crecimiento económico en lo que va de año (que ha permitido al Gobierno elevar sus estimaciones para el conjunto de 2017) será suficiente para llegar al final del ejercicio con una brecha fiscal no superior al 3,1% del Producto Interior Bruto (PIB).

Así lo han confirmado fuentes del departamento que dirige Cristóbal Montoro a OKDIARIO tras observar las últimas cifras de ingresos fiscales relativos al cierre del mes de julio que todavía no se han hecho públicas y que confirman que la recaudación sigue creciendo a buen ritmo alimentada por la fortaleza de la recuperación económica.

En la primera mitad de 2017 los ingresos del Estado crecieron un 5,3%, situándose en los 74.223 millones de euros. Destaca, en cuanto a los principales tributos, la recaudación por IVA repunta a un ritmo del 6,6% anual, aportando la mitad de todos los ingresos fiscales.

Al cierre del sexto mes del año el déficit público se situó en los 13.252 millones de año, lo que implica una reducción de casi el 40% respecto al contabilizado en el mismo periodo de 2016. Y esta tendencia va a continuar en los próximos meses, lo que dará margen al Ministerio de Hacienda para no adoptar las medidas de ajuste que incluyó en el plan presupuestario enviado a Bruselas, en el que destaca el paquete de fiscalidad medioambiental y la tasa a las bebidas azucaradas.

Con las citadas dos medidas el departamento que dirige Montoro indicó a la Comisión Europea que se podrían recaudar 500 millones extra si eran necesarios para cumplir el objetivo de déficit. Sin embargo las fuentes consultadas descartan su creación y consideran que no será necesario adoptar subidas de impuestos este año. El ministro ya había avanzado su disconformidad con la adopción de la tasa que penalizara las bebidas azucaradas porque es “perturbadora”, aunque no se había pronunciado sobre la batería fiscal medioambiental.

“La recaudación sigue marchando y las medidas que se plantearon a Bruselas se pusieron para asegurar que se cumplía el objetivo de déficit al cierre del año. Por ahora no hacen falta”, añaden desde Hacienda.

Aunque no habrá subidas fiscales el Gobierno quiere penalizar a las empresas que no cumplan la Ley de Morosidad con sus proveedores, aunque el eventual incremento de los ingresos que se generara por esta vía no tendrá un fin recaudatorio, sino que será un factor disuasorio para que estas empresas no eludan sus obligaciones a la hora de realizar los pagos a su suministradores de bienes y servicios.

Además, el otro elemento que se temía que pudiera impactar sobre la evolución de las cuentas públicas –el rescate de las autopistas radiales quebradas– tampoco supondrá un quebradero de cabeza para el Ministerio de Hacienda. Estas infraestructuras se nacionalizarán en la primera mitad de 2018 y volverán a privatizarse (mediante procesos de licitación) antes de que termine el año, teniendo un impacto neutro sobre la caja pública estatal.

Últimas noticias