Y negociará con el PSOE las enmiendas parciales al proyecto de Ley

Hacienda incluirá en los Presupuestos los 3.850 millones extra de “inversión social” prometidos a C’s

Superavit
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (d) y el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. (Foto: EFE)
Comentar

El Gobierno incluirá en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 un desembolso extraordinario para financiar partidas de gasto por un importe de 3.850 millones de euros, que irán destinadas a las familias de clase media y a las personas con menos recursos. El pacto alcanzado con Ciudadanos para garantizar el apoyo a la investidura de Mariano Rajoy como presidente será respetado en las cuentas públicas del próximo año, según ha confirmado el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro.

“Los pactos están para cumplirlos”, indicó el pasado jueves Montoro en un momento de su larga comparecencia en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados. El ministro hizo especial referencia al acuerdo con Ciudadanos, que incluye también la exigencia de no subir el IVA ni el IRPF, un compromiso que también cumplirá el Ejecutivo, según ha podido saber OKDIARIO. Montoro no quiere dejar de lado Ciudadanos tras los contactos que ha iniciado con responsables autonómicos socialistas, que están empezando a dar sus frutos, aunque desde Ferraz se escenifique lo contrario.

El tercer elemento para que Ciudadanos apoye los PGE es que no se produzca una reducción del gasto en sanidad, educación y dependencia. Hacienda también coincide en este punto y, de hecho, si se analizan las cifras de 2016 se comprueba como los mal llamados “recortes” no se han producido.

Según las cifras de avance de cierre de año que maneja el departamento ministerial que dirige Montoro el gasto destinado a sanidad, educación y protección social (incluyendo las pensiones y las ayudas a la dependencia) ha sido en 2016 el mayor de la historia, superando los 300.000 millones de euros. Seis de cada diez euros del presupuesto total ha sido destinado al denominado “gasto social”.

De esta forma, el gasto en educación es hoy 1.800 millones de euros mayor que en 2007, mientras que en sanidad el incremento es de 7.000 millones y en protección social la subida alcanza los 49.000 millones de euros. La reducción del déficit  hasta el 4,6% del PIB se ha producido rebajando el gasto en otras rúbricas, como en de la inversión pública.

Una vez cerrado el apoyo con Ciudadanos, en el Ministerio de Hacienda el principal objetivo es lograr que el proyecto de Ley pase su primer trámite en el Congreso y negociar después las enmiendas parciales con el resto de grupos parlamentarios, incluido el socialista.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Pedro Saura, ha dicho por activa y por pasiva que su grupo presentará una enmienda a la totalidad de los PGE que presente el PP, pero eso no supone que se tumbe el proyecto. Si el PNV finalmente decide apoyar a los populares, los 175 votos que sumará el PP también con Ciudadanos y Coalición Canaria serán suficientes para que el PSOE no tumbe los Presupuestos. De esta forma los socialistas no tendrán que volver a abstenerse y evitarán una fractura interna como la experimentada en la investidura de Rajoy.

El último paquete de medidas fiscales, cargando el peso de los mayores ingresos por la vía de la recaudación del Impuesto de Sociedades ha sido un claro gesto del Gobierno para captar el apoyo del PSOE. De hecho, el propio Montoro dijo en diciembre, tras el Consejo de Ministros que dio luz verde a esta batería tributaria, que las citadas medidas han sido “contrastadas” con los socialistas, en lo que supone una “gran oportunidad” para alcanzar un acuerdo de Estado en materia presupuestaria.

Además, las conversaciones para la reforma de la financiación autonómica están facilitando el acercamiento de posiciones entre el Ejecutivo y los barones socialistas, justo en un momento en el que el PSOE se encuentra a la espera de un nuevo líder con una gestora más preocupada por salvar al partido de las batallas internas que por hacer oposición al Gobierno.

Una vez superado el primer escollo en el trámite parlamentario (la aprobación del techo de gasto para 2017 y los objetivos de déficit y deuda pública) el PP confía en que el proyecto de Ley de los PGE sortee la enmienda a la totalidad del PSOE y será entonces cuando comience la verdadera negociación. Tal como avanzó OKDIARIO podrían ser incluso necesarias hasta tres votaciones para que el texto supere este fase, pero en las filias populares se da este hecho por descontado.

En caso contrario, si PNV no respalda al proyecto de Ley presupuestario y el PP no alcanza los 175 votos, entonces Mariano Rajoy disolverá las Cámaras y convocará nuevas elecciones generales en mayo. Las fuentes gubernamentales consultadas indican que este escenario no es el preferido por el inquilino de La Moncloa, pero si no hay nuevos Presupuestos los españoles volveremos a las urnas.

Últimas noticias